EE.UU. busca retener más tiempo a familias migrantes

En esta foto de archivo del 28 de junio de 2019, el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, hace una pausa durante una conferencia de prensa en la ciudad de Washington. (Foto AP/Carolyn Kaster)

El gobierno de Estados Unidos podrá detener a familias y niños migrantes por más de 72 horas, acabando así con el Acuerdo de Flores de 1997, que no le permitía a la Patrulla Fronteriza mantener a los migrantes detenidos más de ese lapso.

Con esta nueva medida, la administración del presidente, Donald Trump podrá detener a migrantes menores de edad por más de 20 días e incluso por más tiempo. El cambio entrará en vigencia dentro de 60 días.

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

La regla termina con el Acuerdo de Flores (FSA por sus siglas en inglés) y permitirá a su vez que el DHS y el HHS respondan a los cambios estatutarios y operativos significativos que han ocurrido desde el acuerdo se suscribió, incluidos los aumentos dramáticos en el número de niños no acompañados y unidades familiares que cruzan hacia los Estados Unidos.

“Un gran número de familias de migrantes ingresan ilegalmente a través de la frontera sur, con la esperanza de que sean liberados en el interior en lugar de ser detenidos durante sus procedimientos de expulsión”, informó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) en un boletín divulgado.

Según el secretario interino de DHS Kevin McAleenan, con la emisión de esta regla, mantendrán “unidas” a las familias.

“Esta regla permite al gobierno federal hacer cumplir las leyes de inmigración aprobadas por el Congreso y garantiza que todos los niños bajo custodia del gobierno de los Estados Unidos sean tratados con dignidad, respeto y preocupación especial por su vulnerabilidad particular”, anotó el secretario interino.

Asimismo, el Departamento de Salud y Servicios Humanos, está implementando las partes relevantes y sustantivas del Acuerdo de Liquidación de Flores, con lo que se continuará protegiendo la seguridad y la dignidad de los niños extranjeros no acompañados.

Según cita Univisión, el acuerdo de Flores, ha sido atacado por Trump desde que asumió el mando y era uno de los principales obstáculos para el mandatario en su intento de negar asilo en la frontera y acelerar las deportaciones.

Hasta julio, del año fiscal 2019, la Patrulla Fronteriza detalla que han sido detenidas más de 399 mil 496 unidades familiares, principalmente originarias de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Además, han sido capturados 58 mil 317 menores de edad no acompañados, que incluyen a menores de edad provenientes del Triángulo Norte.

¿QUÉ ES EL ACUERDO DE FLORES?

De acuerdo a DHS, el acuerdo debía permanecer vigente por no más de cinco años a partir de su creación en 1997, pero en 2001 se acordó que finalizaría después de una reglamentación final.

A partir de 2005, las administraciones anteriores anunciaron repetidamente planes para una regla, no obstante DHS anota ninguna emitió una regla final, hasta ahora.

El Acuerdo de Flores, establecía que la Patrulla Fronteriza, debía en un plazo de 72 horas entregar a los menores de edad capturados en la Frontera de EE.UU. y México., y el mismo buscaba protección para los niños migrantes.

Establecía además que EE.UU. debía facilitar instalaciones adecuadas para detener las familias y no debe privarlas de libertad por más de 20 días, así como los protocolos de atención, algunos relativos a alimentos, cuidados de salud y otros.

En septiembre del año pasado, Trump publicó una propuesta destinada a la modificación del acuerdo y que fue divulgada por el Registro Federal, para que luego se entrara a un período de 60 días y de ahí iniciar los cambios y comentarios que hoy se concretaron.
Además en junio pasado, la administración de Trump ya había pedido a una Corte Federal en California, la suspensión provisional del acuerdo, para que con ese amparo pudieran detener a niños junto a sus padres.

El nombre del acuerdo, “Flores”, se estableció tras la de la detención de la joven migrante Jenny Lisette Flores de 15 años, que huyó de El Salvador en 1985, según explica Univisión.