EE. UU. aplica deportaciones expeditas a guatemaltecos; retornados ven con desesperanza el futuro

Los guatemaltecos que fueron deportados de los Estados Unidos llegan a la Fuerza Aérea. FOTO LA HORA/MOISÉS CASTILLO/AP

Por Margarita Girón
jgiron@lahora.com.gt

Luego de la llegada a Guatemala de Timothy S. Robbins, director ejecutivo asociado interino de la División de Control y Operaciones de Deportación (ERO, por su nombre en inglés) del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por su nombre en inglés), esa entidad reveló más detalles de su visita, uno de ellos, que han aplicado un mecanismo de deportación expedita para los guatemaltecos.

Recientemente, la Embajada de EE. UU. en Guatemala publicó un comunicado del Home Land Security (DHS por sus siglas en inglés), en el que anuncia los resultados de un mes de funcionamiento de un proceso de deportación expedita para adultos y familias guatemaltecas que llegan a la frontera de los Estados Unidos.

Según detallan, desde julio, Guatemala y los Estados Unidos han ejecutado un nuevo proceso para deportar de manera más expedita a los migrantes que no tienen alguna base legal que apoye su permanencia en los Estados Unidos.

“Esta cooperación mejorada resulta en que ciudadanos guatemaltecos permanezcan menos tiempo bajo custodia de DHS, mientras que le permite a los Estados Unidos cumplir su misión de deportar a quienes están presentes de manera ilegal, sin tener que usar recursos para albergar a extranjeros indocumentados, ni tener que gestionar sus casos mientras esperan, fuera de custodia, la resolución de procedimientos de inmigración o de deportación”, se lee en el pronunciamiento.

Según indican, el proceso incluye que DHS determine la ciudadanía guatemalteca de las personas que serán deportadas y que avise a funcionarios guatemaltecos quiénes están siendo deportados. Además, se agrega que Guatemala debe confirmar las identidades de los migrantes después de que han sido retornados. “En la actualidad, sólo unidades familiares y adultos que llegan solos a la frontera son elegibles para un proceso más expedito”, enfatiza el comunicado y agregan que el mismo replica la manera como DHS trabaja con México para efectuar deportaciones.

Timothy S. Robbins, encargado de las deportaciones que realiza ICE a su llegada al país. FOTO LA HORA/MOISÉS CASTILLO/AP

LA DESESPERANZA DE ESTOS RETORNADOS

Al conocer la noticia del retorno de su sobrino y por no contar con recursos propios, rentaron un vehículo para viajar a la capital desde San Marcos, salieron a las 3 de la mañana y se instalaron frente a la Fuerza Aérea Guatemalteca (FAG), ubicada en la zona 13, a esperar que saliera por una pequeña puerta el familiar que según les habían notificado, llegaría este martes al país deportado de los Estados Unidos.

En el interior de la FAG, aterrizaba a las 11 horas un avión con al menos 120 guatemaltecos; en su mayoría unidades familiares, según declaraciones de Timothy Robbins, director ejecutivo interino de ERO, quien arribó al país en el mismo avión que trasladaba a los guatemaltecos.

Mientras el funcionario estadounidense daba declaraciones a la prensa y advertía con deportaciones a quienes piensen en migrar de forma irregular, los guatemaltecos en su mayoría unidades familiares descendían del avión, algunos con niños en brazos y otros de la mano, eran guiados hacia el espacio destinado para el registro, previo a la puerta de salida hacia la avenida.

Afuera, cada cierto tiempo se informaba a los familiares sobre el avance en el trámite de salida de los deportados, “Ya dijeron que allí viene, que dentro de una hora sale”, dijo uno de los miembros de la familia, que cruzaba constantemente la Avenida Hincapié para ver si había alguna información sobre su familiar.

La familia estaba conformada por al menos 6 personas, entre niños, adolescentes y adultos, la mayor de ellas dijo que ahora la situación estaba difícil y quienes migraban tenían que aprovechar el tiempo que estuvieran allá (en Estados Unidos), porque en cualquier momento “los regresaban”.

Doña Josefa*, dijo que esperaban a su sobrino y habían viajado todos sus familiares a recibirlo, aunque no sabían en qué vuelo llegaría, “salimos a las 3 de la mañana de San Marcos, pagamos un carro para que nos trajera a todos”, indicó la entrevistada.

Mientras los guatemaltecos retornados empezaban a salir de las instalaciones de la FAG, la familia esperaba ansiosa y observaba a las familias reunidas, nerviosos huían de las cámaras de los medios de comunicación y manifestaban su preocupación por las familias que habían sido retornadas.

“Ellos no se ponen a pensar en que aquí la gente no tiene trabajo y peor ahora que dicen que van a venir de otros países, se va a poner peor, no hay esperanza de que las cosas mejoren”, dijo uno de los adultos jóvenes.

De acuerdo con Robbins, las deportaciones continuarán y superarán los números de 2018, como parte de las medidas en materia migratoria dispuestas por el presidente estadounidense Donald Trump para desanimar la migración irregular.

Todo esto en un contexto en el que Estados Unidos y Guatemala firmaron un convenio para convertir a este en un Tercer País Seguro, propuesta que ha sido fuertemente criticada a nivel nacional e internacional por las circunstancias en las que se ha suscrito, la opacidad y las dudas sobre la capacidad del país para dar acogida a migrantes de otras nacionalidades.

Según un comunicado de prensa, ICE ha deportado a casi 49 mil guatemaltecos, incluidas más de 1 mil 500 familias. FOTO LA HORA/MOISÉS CASTILLO/AP

LAS EXPECTATIVAS CON EL NUEVO MECANISMO

De acuerdo con los datos de ICE, ERO, desde que inició el Año Fiscal 2019, se han efectuado, en promedio, unas 30 deportaciones semanales de miembros de unidades familiares (padres/tutores legales y sus hijos) a Guatemala.

“La semana pasada, ICE repatrió a 238 miembros de unidades familiares. Se emitieron órdenes definitivas de deportación a todos estos individuos. ICE deportó a más de 50 mil guatemaltecos en el Año Fiscal 2018, incluyendo mil miembros de unidades familiares”, señalan.

Además, detallan que, en el Año Fiscal 2019, ICE ha deportado a casi 49 mil guatemaltecos, incluyendo a más de 1,500 miembros de unidades familiares, lo que se traduce en un aumento del 50 por ciento de deportaciones de miembros de familias con respecto al año anterior, según los datos proporcionados por ICE.

“Esta nueva cooperación mejorada es sólo una de las muchas maneras en la que los Estados Unidos y nuestros aliados centroamericanos están trabajando para abordar el flujo de migrantes hacia los Estados Unidos y para combatir a las organizaciones criminales despiadadas que participan en el contrabando humano”, enfatizan.

Asimismo, afirman que ICE continúa enfocando sus recursos de aplicación de la ley en individuos que presentan una amenaza para la seguridad nacional, la seguridad ciudadana y la seguridad fronteriza.

Finalmente, señalan que ICE ya no exime clases o categorías de extranjeros indocumentados de la potencial aplicación de la ley. “Todos quienes violan las leyes de inmigración pueden estar sujetos al arresto migratorio y detención y si reciben orden definitiva de deportación, la expulsión de los Estados Unidos”, puntualizan.

¿QUÉ DICE GUATEMALA?

Se consultó a Marta Larra, vocera de Cancillería quien tiene a cargo este proceso por parte del Gobierno de Guatemala y cómo es que se está implementando el mismo, además de aclarar si es parte de los acuerdos migratorios suscritos recientemente con Estados Unidos; sin embargo, al cierre de esta nota, únicamente leyó el mensaje enviado vía WhatsApp, pero no hubo respuesta.