EN MEDIO DE HERMETISMO

Dos hondureños y un salvadoreño arriban al país por el ACA

Foto La Hora/Archivo

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

En medio de hermetismo se conoció de la llegada de tres personas más al país bajo el Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA), entre ellos dos hondureños y una persona de origen salvadoreño, en un vuelo de retornados procedentes desde Mesa Arizona, mientras sigue sin conocerse el contenido de los anexos del convenio que el ministro de Gobernación Enrique Degenhart dijo que se compartirían pronto.

Desde la llegada del primer solicitante de asilo de origen hondureño, José Ardón al país, no se había conocido del arribo de más personas bajo el convenio ACA.

Sin embargo, hoy se confirmó la llegada de tres centroamericanos, de las cuales, según explicó una fuente a La Hora, dos hondureños pidieron volver a su país y una más de origen salvadoreño habría solicitado asilo en Guatemala.

Al igual que en la primera ocasión, la información surgió en medio de hermetismo y sin la confirmación de las autoridades de Gobierno.

EL VUELO VENÍA DE MESA ARIZONA

Previo a conocerse del arribo de los migrantes centroamericanos, se le consultó a Alejandra Mena, portavoz del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM), y respondió que no tenían información relacionada al tema, posteriormente lo terminó confirmando.

“Se confirma la información, fueron trasladadas dos personas de nacionalidad hondureña y un salvadoreño”, dijo Mena.

Mena añadió que el vuelo ingresó de Mesa, Arizona a las 9:00 horas y en el mismo retornaron 84 guatemaltecos.

“Asimismo, fueron trasladados 2 hondureños y 1 salvadoreño, quienes podrían solicitar ser retornados a su país de forma voluntaria y asistida, solicitar protección internacional (refugio) u optar por regularizar su situación migratoria dentro de lo establecido en el acuerdo regional CA4”, afirmó posteriormente.

SE SIGUE SIN CONOCER CONTENIDO DE ANEXOS

Hasta ahora han llegado al país un total de cuatro personas bajo el ACA, y se desconoce el contenido de los Anexos del acuerdo que firmó Guatemala y Estados Unidos a finales de julio.

Con la llegada de José Ardón, tanto el ministro de Gobernación Enrique Degenhart y la canciller Sandra Jovel, explicaron que se daba por implementado el acuerdo, sin que este hubiera sido conocido por el Congreso, como lo había determinado en una resolución la Corte de Constitucionalidad por una revocatoria de amparo solicitada por el Ejecutivo.

Para esta semana, se conoció que se esperaba un total de quince vuelos con personas deportadas procedentes desde Estados Unidos, aunque en principio el IGM, argumentó que no darían el horario del resto de vuelos debido a que algunos estaban siendo cancelados.

EXCANCILLERES PRESENTARON MEMORIAL ANTE LA CC

Ayer un grupo de ex cancilleres guatemaltecos presentaron ante la Corte de Constitucionalidad (CC), un memorial para que se incorpore al expediente en donde se les otorgó un amparo provisional sobre el Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA).

El escrito que presentó el excanciller Gabriel Orellana, se efectúo luego de las declaraciones ofrecidas por la Canciller, en las que afirmó que ese convenio ya había entrado en vigencia, hecho que calificó como grave y peligroso para Guatemala.

En el memorial, se destaca que las declaraciones de Jovel, denotan un desconocimiento del principio de Derecho Internacional que condena los tratados internacionales que se celebran en secreto y que lo dicho por Jovel resulta vinculante para Guatemala a la luz del Derecho Internacional.

“La República de Guatemala –como consecuencia de tales declaraciones-encara hoy el gravísimo peligro de que los Estados Unidos de América le exija cumplir con las obligaciones que le impone el Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA)”, afirma el documento entregado.

Además, afirmaron que sus declaraciones no se ajustaban a la normativa constitucional.

Al ser consultada por periodistas Jovel dijo la semana pasada que el acuerdo con EE. UU., había entrado en vigencia porque ya se había realizado el intercambio de notas diplomáticas y sin que el Congreso lo conociera y aprobara.