Preparación de la vacuna contra el Covid-19. Foto la hora: Junta de Andalucía / Europa Press/dpa

Los anticuerpos en las vías respiratorias disminuyen rápidamente tras la infección por el SARS-CoV-2, pero la vacunación provoca un fuerte aumento de los niveles de anticuerpos, especialmente tras dos dosis, según un nuevo estudio del Karolinska Institutet de Suecia publicado en la revista ‘JCI Insight’.

Los resultados de esta investigación sugieren que recibir una segunda dosis de la vacuna también después de recuperarse de la COVID-19 puede ser importante para protegerse de la reinfección y prevenir la transmisión.

«Lo que hace que el estudio sea único es que hemos analizado muestras tanto de la sangre como de las vías respiratorias, lo que nos ha proporcionado nuevos conocimientos sobre la respuesta inmunitaria local en el lugar donde el virus infecta. Como es más difícil tomar muestras de las vías respiratorias, sabemos mucho menos sobre los niveles de anticuerpos allí que en la sangre», afirma la coautora del estudio, Anna Smed-Sörensen, docente y jefa de grupo de investigación del Departamento de Medicina de Solna del Karolinska Institutet.

En su estudio, los investigadores examinaron cómo los niveles y la durabilidad de los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 diferían entre los individuos que tenían COVID-19 leve o grave. Se reclutaron 147 pacientes entre marzo y mayo de 2020 y se les hizo un seguimiento de hasta ocho meses después de la infección.

En 20 de los pacientes, también estudiaron los niveles de anticuerpos tras la vacunación (con la vacuna de AstraZeneca, Pfizer-BioNTech o Moderna) y compararon los resultados con un grupo de control que no había tenido COVID-19 previamente.

Sus resultados muestran que los individuos que sufrieron la enfermedad de COVID-19 más grave tenían niveles de anticuerpos más altos tras la recuperación en comparación con los individuos con enfermedad leve.

Los anticuerpos en la sangre se mantuvieron en niveles medibles durante al menos ocho meses, mientras que los de las vías respiratorias (por ejemplo, la nariz) eran de corta duración y desaparecían ya a los tres meses.

«La noticia positiva es que los anticuerpos volvieron rápidamente después de la vacunación en quienes habían tenido previamente COVID-19, no sólo en la sangre sino también en las vías respiratorias. Descubrimos que los niveles de anticuerpos en las vías respiratorias después de dos dosis de la vacuna eran a menudo incluso más altos que durante el curso de la enfermedad. Las personas que no habían tenido COVID-19 antes de la vacunación tenían niveles mucho más bajos o indetectables», dice Smed-Sörensen.

En los pacientes con COVID-19, la segunda dosis de la vacuna no tuvo un efecto tan fuerte en los niveles de anticuerpos en la sangre. Esto está en consonancia con estudios anteriores sobre la respuesta de anticuerpos en la sangre, en los que las personas que habían recibido previamente la COVID-19 mostraron un fuerte aumento de anticuerpos tras la primera dosis de la vacuna, pero sólo un pequeño aumento -si es que lo hubo- tras la segunda.

Aún se desconoce el nivel de anticuerpos necesario para la protección contra la infección, así como si el rápido descenso de los niveles de anticuerpos en las vías respiratorias permite la reinfección. Los investigadores continuarán ahora analizando muestras de puntos temporales longitudinales adicionales y examinarán el entorno inflamatorio en las vías respiratorias durante la infección, la convalecencia y después de la vacunación.

Agencia DPA
La Agencia Alemana de Prensa es una organización independiente, flexible y eficiente dedicada a la producción y distribución de contenidos multimedia. Como líder del mercado alemán y una de las mayores agencias de noticias internacionales, dpa suministra temas actuales a medios de comunicación en todo el mundo.
Artículo anteriorModerna: dosis reducida de vacuna funciona en niños de 6-11 años
Artículo siguienteRelación médico paciente: De más de dos sale la solución