El diputado Armando Castillo se pronunció al respecto. Foto: La Hora/Archivo.

Hace una semana fue aprobado el Decreto Número 11-2021, Ley de Emergencia Nacional para la Atención de la Pandemia por COVID-19 para dotar de recursos al sistema de salud, sin embargo, no ha sido sancionada por el Ejecutivo y tampoco publicada en el Diario de Centro América para que cobre vigencia.

De acuerdo con Armando Castillo, tercer vicepresidente del Congreso de la República, la normativa fue enviada a la Presidencia el 16 de septiembre y considera que es «urgente que entre en vigencia».

El diputado recordó que en la elaboración de la normativa estuvo presente el actual ministro de Salud, Francisco Coma, así como otros representantes del Ejecutivo, por lo que es «muy extraño» que el presidente, Alejandro Giammattei no sancione y publique la ley.

Castillo resaltó que la legislación no es un asunto de Ejecutivo o Legislativo, sino que «es una cuestión para que el pueblo de Guatemala pueda tener acceso a la salud en estos momentos tan difíciles».

Reiteró que le “sorprende» que una norma tan importante para enfrentar la crisis sanitaria no cobre vigencia y espera que, al regresar de Nueva York, el presidente Alejandro Giammattei la sancione y publique a la brevedad.

Con la ley se facilitaría la adquisición de insumos y personal para que el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social haga frente al aumento de los casos de coronavirus.

La Ley de Emergencia Nacional para la Atención de la Pandemia surgió después de que el Congreso rechazó aprobar dos Estados de calamidad emitidos por el mandatario en consejo de ministros.


PRESIDENTE EN NUEVA YORK

Giammattei se encuentra fuera del país, ya que asistió el fin de semana a la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en México.

Para la presente semana se tiene contemplada su participación en la 76 asamblea de las Naciones Unidas a desarrollarse en New York, Estados Unidos.

Sara Solórzano
Periodista profesional egresada de la Universidad de San Carlos de Guatemala, futura abogada y notaria. El centro de mi vida es Dios. Comprometida con la verdad y la justicia. Amante del buen café
Artículo anteriorErupción volcánica en una isla española continúa sin heridos
Artículo siguienteAnímese al cambio señor Ministro de Salud