El objetivo de estos llamados es el cuidado de las personas para evitar o tratar a tiempo esa enfermedad. Foto La Hora

Por Redacción La Hora
lahora@lahora.com.gt

Cada 24 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Tuberculosis. Durante 2020, el diagnóstico de nuevos casos se redujo entre un 15 y 20% en las Américas debido a la pandemia, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En el marco del Día Mundial de la Tuberculosis (TB), que tiene lugar hoy, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió que el diagnóstico de nuevos casos de la enfermedad en las Américas se redujo entre un 15 y 20% durante 2020 respecto del año anterior debido a la pandemia por COVID-19, situación que hace peligrar el progreso hacia el fin de la TB.

“La tuberculosis sigue teniendo un costo devastador en el mundo, es inaceptable que la gente sufra y muera por algo prevenible y curable”, afirmó la directora de la OPS, Carissa F. Etienne, quien remarcó que los servicios de salud han sufrido durante la pandemia.

“Tenemos que hacerlo mejor. Tenemos que diagnosticar a más personas para que puedan ser tratadas y curadas. Tenemos que mantener nuestros compromisos para reducir la carga de la tuberculosis en nuestra región y en todo el mundo”, remarcó.

En los datos preliminares resaltan casos no diagnosticados por los servicios de salud el año pasado en la región y una continuidad en la transmisión de la infección. Afortunadamente, para el último trimestre del 2020 en varios países la notificación de casos se ha venido recuperando gracias a los esfuerzos realizados por los programas nacionales de TB de reactivar las intervenciones de búsqueda, explicó la OPS

En Guatemala, hasta el 2019, la carga de tuberculosis se ha mantenido estable. La incidencia fue de 3,568 personas con una tasa de 22 casos por cada 100 mil habitantes. Los departamentos que concentran mayor carga de esta enfermedad son: Escuintla, Retalhuleu, Suchitepéquez, San Marcos, Guatemala e Izabal, según datos del Programa de Tuberculosis del Ministerio de Salud Pública (MSPAS).

LEA: Menkos presenta el libro Sexta Avenida: “Escribir me limpia el espíritu”

SIN DATOS SOBRE EFECTOS DE LA PANDEMIA EN TB

La OPS estima que las medidas preventivas de protección respiratoria -como el uso de mascarilla- adoptadas ampliamente por la población para prevenir la COVID-19 podrían haber contribuido a una menor transmisión de la TB y otras infecciones respiratorias a nivel de la comunidad. Sin embargo, aún no se tienen datos que lo corroboren.

Durante el último año de pandemia, los determinantes sociales de la tuberculosis, como la pobreza, la desnutrición, el desempleo y las condiciones de vivienda, se habrían deteriorado en poblaciones en situación de marginalidad y vulnerabilidad social, algo que puede facilitar el desarrollo de la enfermedad. Hasta el momento no hay información sobre el efecto de la pandemia en la mortalidad por TB, pero se espera que al igual que con la detección de casos, haya un impacto negativo.

“Necesitamos garantizar el acceso a los servicios esenciales de diagnóstico y tratamiento oportuno de la TB para salvar vidas y evitar la tuberculosis multirresistente, que es más difícil de tratar”, manifestó Rafael López Olarte, asesor regional en tuberculosis de la OPS/OMS, y destacó las acciones tomadas por los países para mantener el tratamiento de los pacientes durante la pandemia, como tratamiento directamente observado por video y seguimiento por llamadas telefónicas, así como dispensación de medicamento semanal o mensual sin que el paciente tenga que recurrir al establecimiento de salud.

Funcionarios de salud revisan las listas de personas a quienes les deben realizar la prueba de COVID-19, VIH y tuberculosis, en el centro de Johannesburgo, Sudáfrica. Foto La Hora/AP/Jerome Delay.

MEDICINA DE PRECISIÓN Y TECNOLOGÍA, INSTRUMENTOS PODEROSOS

Aproximadamente un 25% de los habitantes de todo el mundo están infectados por la bacteria que flota en el aire y causa la tuberculosis, afección que está entre las 10 primeras causas de muerte en países de ingresos bajos y medios, según la OMS. Esta enfermedad suele atacar los pulmones, pero también puede afectar al cerebro, la columna vertebral y los riñones.

El trabajo del Centro para Tuberculosis en Mayo Clinic consiste en establecer un medio de instrucción médica continua sobre la tuberculosis, el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y otras afecciones relacionadas, en un programa que incluye ofrecer consultas sobre casos complejos y asistencia técnica a las instituciones participantes. El programa no solamente cuenta con un profesorado multinacional y multidisciplinario, sino que se relaciona laboralmente con organizaciones en Latinoamérica, el Caribe, África, India e Inglaterra.

Actualmente, la lucha contra la tuberculosis cuenta ahora con algunos instrumentos poderosos, como la medicina de precisión que ya se aplica para personalizar el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades no contagiosas, como el cáncer, o también la telemedicina con capacidad de avanzar en la prevención y el tratamiento de esta enfermedad, descubierta en 1882 por el doctor Robert Koch.

El Centro para Tuberculosis en Mayo Clinic colabora con la Organización Mundial de la Salud (OMS) así como otras instituciones de todo el mundo para mejorar la calidad de la atención médica de los pacientes, afirma el doctor Zelalem Temesgen, experto en enfermedades infecciosas y director médico del Centro para Tuberculosis de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

LEA: Presentan #GuateSeLevanta para la reactivación económica solidaria

El tiempo corre, el lema del Día Mundial de la Tuberculosis del 2021

• La tuberculosis es una de las infecciones que más muertes causan en el mundo.
• Según los últimos datos disponibles, se estima que 290 mil personas enfermaron de TB en 2019 en las Américas, y que, de ellas, 54 mil no fueron diagnosticadas o sus casos reportados.
• Brasil, Perú, México, Colombia y Haití concentraron casi el 70% de los casos notificados. Además, 22 mil 900 personas murieron en 2019 por TB en la región, de las cuales 5 mil 900 vivían con VIH.

Ana Lucía González
Periodista guatemalteca apasionada por contar historias de la realidad nacional. En ser voz de los que no tienen voz. Afanada en un aprendizaje constante. Me debo a los lectores y a mis valores y principios.
Artículo anteriorBoston hace historia con primera alcaldesa de raza negra
Artículo siguienteEstudio de Asies sitúa a GT entre los 10 peores países para los trabajadores