Según la medida, buscan concentrar sus esfuerzos en este momento en determinar prioridades. Foto La Hora/AP

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

A través de un comunicado el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés), confirmó que, durante cien días a partir del 22 de enero de 2021, esa institución detendrá las deportaciones de ciertos ciudadanos.

La medida aplica en migrantes cuya deportación haya sido ordenada para garantizar que se tenga un sistema de aplicación de la ley de inmigración justo y eficaz, centrado en proteger la seguridad nacional, fronteriza y pública.

A la vez, DHS mencionó que el secretario interino, David Pekoske, firmó el memorando dirigido a todo el personal del Departamento, incluyendo Aduanas y Protección Fronteriza, Inmigración y Control de Aduanas y Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos.

LEA: Biden firma sus primeros decretos en la Oficina Oval

El fin de lo anterior, es que se pueda revisar y restablecer las políticas de cumplimiento y establecer políticas, provisionales, mientras el Departamento desarrolla sus prioridades finales.

Es decir que esta pausa permitirá al DHS garantizar que sus recursos se dediquen a responder a los desafíos más urgentes que enfrenta Estados Unidos, incluidos los operativos inmediatos en la frontera suroeste en medio de la crisis de salud pública mundial más grave en un siglo, indicaron en el comunicado.

“Durante este período interino, el DHS continuará haciendo cumplir nuestras leyes de inmigración”, mencionaron.

En su primer día, Biden ha realizado varias acciones que empiezan a marcar el rumbo de su gobierno. Foto AP
Grecia Ortíz
Periodista y Comunicadora de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Reportera para el Diario La Hora desde 2015. En la actualidad realiza contenido para La Hora Voz del Migrante, en temas de interés para la comunidad migrante en Estados Unidos.
Artículo anteriorAlcalde de Ocós es detenido en Panamá con fines de extradición a EE. UU.
Artículo siguienteGuatemala, el país de la eterna indiferencia