DEBE PREVALECER LA MADUREZ POLÍTICA

Decisiones de Morales marcan un retroceso de décadas para el país

Por Eder Juárez
ejuarez@lahora.com.gt

Ante la crisis generada por el Gobierno al decidir dar por finalizado el acuerdo de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), analistas consideran que dichas decisiones marcarán un retroceso al país.

El analista independiente Renzo Rosal indicó que Guatemala a nivel internacional se ve con un Gobierno impresentable y un Estado que al desatender sus compromisos y mandatos de su propia Constitución e imponer líneas de arbitrariedades de orden autoritario “es evidente que el Gobierno se convirtió en un Estado impresentable”.

Agregó que uno de los legados del presidente Jimmy Morales será el nivel de retroceso que llevó al país, y salir de esto va a ser difícil e implicaría varias décadas el poder recuperarnos, siempre y cuando haya un alto en el camino a partir del cual se pueda llevar a cabo este proceso de reconstrucción.

Según Rosal, estas acciones nos ponen a nivel del Gobierno de Nicaragua, “hace algunos minutos me enteré por ejemplo que en Canadá en alertas que tienen los países para sus connacionales, hoy por hoy para los canadienses hay una alerta roja de venir a Guatemala al igual que hay una alerta para ir a Nicaragua, lo que significa que algo que no queríamos se logró en poco tiempo”.

DEBE PREVALECER LA MADUREZ POLÍTICA

Por su lado, Geidy de Mata, del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (IPNUSAC), señaló que es desafortunada la decisión del Presidente, sin embargo, debe prevalecer la madurez política y más cuando el Presidente es el encargado de conducir al Estado de Guatemala y debe considerarse el derecho internacional acatando las resoluciones de la Corte de Constitucionalidad (CC).

De Mata indicó que es claro que el convenio finaliza en septiembre y entonces las acciones que el Presidente está tomando carecen de un fundamento legal. Agregó que ante las acciones de amparo en la CC, se estaría esperando que se genere ese ordenamiento, “haríamos un llamado al diálogo y a la reflexión, para que el Secretario General de las Naciones Unidas pueda establecer comunicación directa con el Presidente en aras de solucionar esta controversia a nivel internacional, porque fija un mal precedente”.