De Juanes a los Rolling Stones, Cuba emerge como nuevo escenario

Por Guillermo Nova
La Habana
Agencia/dpa

Clásicos del rock mundial como “Sympathy For The Devil”, “Start me up” o la legendaria “(I Can’t Get No) Satisfaction” sonarán en Cuba el próximo 25 de marzo. Los legendarios Rolling Stones ofrecerán un concierto gratuito en la isla donde durante décadas han mandado los ritmos latinos.

“Hemos tenido actuaciones en muchos lugares especiales durante nuestra larga carrera, pero este espectáculo en La Habana va a ser un gran evento para nosotros y esperamos que también para todos nuestros amigos en Cuba”, aseguraron los Rolling Stones en un comunicado de prensa.

El concierto será gratuito en la Ciudad Deportiva de La Habana el próximo 25 de marzo, justo tres días después de la visita histórica que realizará a Cuba el presidente estadounidense, Barack Obama.

La parada en Cuba forma parte de la gira “América Latina Olé Tour” que ha tenido conciertos en Santiago de Chile, Buenos Aires o Río de Janeiro, entre otras ciudades.

“Era más fácil pensar en una nave extraterrestre descendiendo en el Comité Central del Partido Comunista de Cuba”, escribió tras el anuncio el cineasta cubano Eduardo del Llano en el medio digital “OnCuba”.

Hasta hace muy poco una actuación de las “satánicas majestades” en la isla era visto como algo insólito.

“Todavía no me lo creo, han sido la banda sonora de mi paso por el bachillerato y ahora los voy a poder ver en directo y gratis ¿Quién me lo diría?”, afirmó a dpa Giovanni Hernández, un joven universitario.

Desde el triunfo revolucionario de 1959, el Gobierno cubano llegó a vetar en radio y televisión la música rock por considerarla “punta de lanza” de la cultura capitalista y contrarevolucionaria. En la isla todavía los medios mantienen altas cuotas de música nacional en su programación.

Después de décadas de rechazo del rock por las instituciones revolucionarias, en el año 2000 el propio Fidel Castro inauguró una escultura de bronce en honor de John Lennon en un parque de La Habana, coincidiendo con el 20 aniversario del asesinato del músico de Liverpool.

Muy cerca de la estatua dorada del mítico guitarrista de The Beatles se encuentra la sala de conciertos “El submarino amarillo”, el mayor punto de referencia para los apasionados al rock en la isla.

“A mí me siempre me ha gustado la música rock, pero en los 70 y 80 los discos me los traía un tío que era marino mercante, porque aquí no se encontraban, todo era salsa y son cubano”, recuerda Alberto, un veterano asiduo de “El submarino amarillo”, en diálogo con dpa.

La nueva visión hacia el género musical llevó en 2007 a la creación de la Agencia Cubana del Rock, una entidad oficial que promociona a las bandas de la isla, que suelen ofrecer conciertos en el teatro Maxim Rock, reservado al centenar de grupos rockeros cubanos.

Cuba empezó a contar de nuevo como escenario de la música internacional en 2009. Más de un millón de cubanos asistieron al histórico concierto “Paz sin Fronteras” para escuchar al cantante colombiano Juanes junto a invitados como Olga Tañón, Miguel Bosé o Luis Eduardo Aute, entre otros.

El escenario elegido por Juanes fue la histórica Plaza de la Revolución, el lugar donde se han dado durante décadas las marchas de apoyo al Gobierno cubano, algo que le provocó críticas de sectores anticastristas de Miami. Sin embargo, el músico colombiano insistió en el caracter despolitizado del concierto.

En diciembre de 2015, la mítica banda de rock ZZ Top participó en el Festival Internacional Jazz Plaza y anteriormente también aterrizaron en La Habana otros grupos como The Dead Daisies.