Definir la motivación es un concepto cambiante y dependerá de cada persona y sus intereses; asimismo, existen muchas razones por las cuales una persona podría perder la motivación en sus proyectos, trabajo, estudios o hobbies. Si bien no existe una fórmula milagrosa para atender este fenómeno, se han recopilado algunos consejos para entender esta condición y recuperar el ímpetu.

La motivación, para algunos, es como un motor que permite a las personas avanzar pese a las circunstancias, tanto día con día como a futuro plazo.

ENTENDIENDO LA MOTIVACIÓN

Antes de conocer las posibles soluciones, es pertinente comprender el fenómeno de la motivación. En esencia podría decirse que es el antónimo de la desmotivación, pero, en un contexto más amplio existen dos tipos de motivación según el psicólogo Stefano I. Di Domenico.

El investigador motivacional de la Universidad de Toronto explicó que el primer tipo es la motivación controlada. Esta es la que proviene de factores externos como un bono salarial y recompensas. La segunda motivación es la autónoma, la que se busca por cuenta propia; sucede al tener una afinidad natural con la tarea en cuestión, o cuando se realiza una actividad considerada como valiosa.

Así como existe la motivación controlada existe una desmotivación por no controlar los factores externos. A menudo, cuando la gente dice que ha perdido la motivación, “lo que realmente quiere decir”, en palabras de Di Domenico, “es ‘hago esto porque tengo que hacerlo, no porque quiero’”. Del mismo modo, algunas personas pueden padecer una desmotivación desde sí mismas, es decir, el no sentir deseos por realizar acciones por convicción propia.

La desmotivación antes descrita puede trascender a la languidez, una molesta sensación de estancamiento y vacío existencial. A continuación, cuatro consejos para recuperar la motivación.

 

1.¿CÓMO SOBRELLEVARLO?

Cada solución a la desmotivación dependerá de la persona que la padece, pero, una primera recomendación es asociar pequeñas recompensas inmediatas con una tarea.

El estudio “Por el gusto de hacerlo: aprovechar las recompensas inmediatas para aumentar la persistencia en los objetivos a largo plazo”, señala que traer recompensas inmediatas a alguna actividad aumenta la persistencia.

Estas pequeñas recompensas no deben ser precisamente monetarias, pueden incluir un tiempo de relajación, un espacio en la agenda para ver películas o realizar hobbies, o incluso tiempo adicional de sueño.

2. MINIMIZAR EL CONTACTO CON UN AMBIENTE NEGATIVO

Otra sugerencia es tratar de alejarse de los factores negativos, ya sea el ambiente, personas u objetos. Cabe resaltar que esto no siempre es posible, pero se recomienda hacerlo mientras sea una opción.

De manera contraria, es sugerirle crear espacios y vínculos sanos, es decir, con personas positivas. Los grupos de relacionamiento sano pueden servir como apoyo bilateral, donde una persona ayude a la otra y puedan contagiar la motivación.

3.ENCONTRAR APOYO EN RECURSOS

Aunque no es muy popular en nuestra cultura, existen bastantes recursos relacionados a la motivación y la salud mental. Es recomendable avocarse a libros, ensayos para obtener mejores tips de motivación; para aquellos que prefieran el material audiovisual existen videos, películas y podcasts.

A veces es necesario conocer otras perspectivas para encontrar la motivación.

4. ENTENDER QUÉ ES LO CONTROLABLE Y QUÉ NO

Iván Misner, redactor para el medio Entrepreneur identificó como un factor importante para la motivación el diferenciar los factores controlables de aquellos fuera de nuestro alcance.

Como se mencionó anteriormente, algunas personas asocian la desmotivación con un evento donde no pueden controlar los resultados, por ello es necesario identificar las áreas de la vida donde sí se puede intervenir. Por ejemplo, el trabajo y los productos finales pueden ser controlados por cada persona, pero no podemos controlar la reacción de otros individuos ante ello.

En ese sentido, es vital comprender que nuestra perspectiva puede no coincidir con otras visiones. El autor recomienda elaborar una lista con las actividades en las que se pueda ejercer control y tratar de no centrarse únicamente en aquellas incontrolables.

“Cómete el elefante un bocado a la vez. Toma esa lista que has creado y abórdala cada día. Si realmente te comprometes a hacerlo, te asombrarás de lo mucho que puedes conseguir. Entre más consigas hacer, mejor te sentirás. Esto alimentará tu motivación”, recomienda.

La Felicidar Crece en la tierra del sí se puede.
La Felicidar es dar.
La Felicidar se encuentra en IRTRA.
Para más información visita: irtra.org.gt

Jeanelly Vásquez
Estudiante de periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala y entre ratos podcaster. Creo en el feminismo y la lucha por la igualdad social; me interesa la política, medio ambiente y derechos humanos. Estoy comprometida con concienciar a mi generación sobre la importancia de una participación ciudadana activa.
Artículo anteriorSalud sumó 26,526 dosis administradas en domingo; 13,671 son esquemas completos
Artículo siguienteLas más vulnerables en Guatemala son ellas, las niñas