Croacia ante un futuro incierto: ¿se apaga la generación de Modric?

Moscú
DPA

Los miembros de la selección de fútbol de Croacia serán héroes para la eternidad entre sus compatriotas, pero el futuro se avizora incierto para el equipo subcampeón del mundo.

El cerebro del equipo y Balón de Oro del Mundial, Luca Modric, podría perfectamente haber disputado su último Mundial a la edad de 32 años, el arquero Danijel Subasic tiene 34 y el centrocampista Ivan Rakitic, con 30, y el delantero Mario Mandzukic, con 32, están aproximándose también al ocaso de sus carreras.

“Ojalá todos tuviéramos 24. Todos. Y especialmente Luka”, dijo el defensa Dejan Lovren, de 29 años. “Pero hay un momento en el que todo termina”, advirtió.

Tampoco está claro si el seleccionador, Zlatko Dalic, continuará después de conducir al equipo a la final del Mundial de Rusia, donde cayó derrotado por 4-2 ante Francia.

“Para lo que estoy listo ahora es para descansar. Ha sido un período duro, pero también genial. Voy a tomarme un respiro. Nunca tomo decisiones inmediatas”, advirtió.

Dalic se hizo cargo del equipo en octubre, en un momento complicado, justo antes del último partido de la eliminatoria ante Ucrania, en el que el equipo necesitaba cumplir para meterse en el playoff clasificatoria a Rusia. Una vez allí, Croacia superó a Grecia y logró el boleto.

El técnico de 51 años ha recibido numerosos elogios por liderar al equipo hasta la final, pero quizá ahora piense en aceptar un empleo en el extranjero, donde Dalic cree que los entrenadores croatas no están aún suficientemente valorados.

El técnico podría así seguir los pasos de otros exseleccionadores, como Slaven Bilic, que se puso al frente del West Ham United entre 2015 y 2017, o Niko Kovac, nuevo estratega del Bayern Múnich tras liderar al Eintracht Frankfurt a la conquista de la Copa alemana.

“Siempre suelo decir: ‘Denme al Real Madrid o al Barcelona y ganaré títulos”, dijo la semana pasada Dalic, cuya experiencia en el extranjero es en lugares como el Cercano Oriente.

Dalic ha recibido el apoyo de sus jugadores por su estilo y decisiones, que incluye haber mandado a casa al defensa Nikola Kalinic tras negarse a entrar en el campo en la parte final del partido ante Nigeria alegando un dolor de espalda.