Crisis económica en la provincia afecta, pero no detiene a guatemaltecos trabajadores

Una vendedora ambulante diariamente prepara 25 elotes para vender a Q3 cada uno y aunque antes lograba venderlos rápido, ahora le lleva más horas venderlos. Foto: Cortesía/Ruben Carías

Por Margarita Girón
jgiron@lahora.com.gt

A días de cumplirse cuatro meses desde el primer caso de COVID-19 en el país, y con 28 mil 598 casos confirmados hasta el 10 de julio, la población guatemalteca se ha enfrentado a un desafío sin precedentes. La falta de actividad económica debido a las restricciones establecidas para evitar la expansión del virus, no solo ha afectado a la población del área metropolitana, sino también en el interior de la República.

Sin embargo, el emprendimieno, la innovación, organización comunitaria y solidaridad, ha hecho que en el interior la crisis se convierta en una oportunidad para salir adelante. Desde varios departamentos, pobladores han compartido con La Hora, cómo viven la pandemia en sus comunidades y cómo día a día, los guatemaltecos trabajan para salir adelante pese a las limitaciones y complicaciones derivadas de la emergencia que ha cobrado 1 mil 172 muertes en el país.

SANTA ROSA: DESEMPLEO Y FALTA DE INGRESOS HA GOLPEADO ECONOMÍA EN CHIQUIMULILLA

Ruben Carías, quien desde Chiquimulilla, Santa Rosa, se ha dedicado desde hace unos años a canalizar apoyo enviado por migrantes que residen en el extranjero hacia las comunidades más vulnerables del municipio, comentó que la situación del desempleo ha afectado a algunas personas que han quedado sin empleo debido a la pandemia.

“Hay algunos conocidos que me han llamado para ver si sé de algún trabajo porque se han quedado sin empleo, algunos de ellos fueron despedidos de las cañeras, además ahora está complicado que consigan”, puntualizó.

El Ministerio de Salud habría indormado que se condicioó el Centro Universitario en Santa Rosa para pacientes asintomáticos de COVID-19. Foto: Ministerio de Salud

Carías agregó que, ante la emergencia, algunos comerciantes han cambiado el giro de sus negocios, “la mayoría de negocios está con servicio a domicilio, no son trabajos estables, pero sí les da para ir saliendo y aparte dan trabajo porque contratan motoristas”, mencionó.

Además, destacó que la ayuda del Gobierno para la población vulnerable ha sido escasa y la gente está comenzando a perderle el miedo al virus y ha salido de sus casas para volver a generar ingresos, por lo que más, que el virus, la economía y el desempleo, son los factores que más ha afectado a la comunidad.

“La gente le perdió el miedo al virus, aunque ya se han dado casos en la gente y el personal de salud que también ha sido afectado. En las comunidades alejadas de la cabecera municipal hay personas que se han enfermado, pero no quieren salir a los hospitales ni a las clínicas por temor”, dijo.

Rubén citó el caso de una vendedora ambulante que diariamente prepara 25 elotes para vender a Q3 cada uno y aunque antes lograba venderlos rápido, ahora le lleva más horas venderlos y por ello decidieron ayudarla con víveres.

“Antes los vendía luego, ahora le llegan hasta las 12 del mediodía y en ocasiones no vende nada. Antes salía todos los días, ahora ya no vende nada”, enfatizó.

QUICHÉ: “ORGANIZACIÓN Y CONCIENCIA HAN PERMITIDO AYUDARNOS ENTRE TODOS”

Carol Rojas, quien reside en Quiché, comentó que la organización y conciencia de las personas les ha permitido ayudarse unos a otros y también a personas con mayor vulnerabilidad, “aquellas personas que han pedido ayuda, gracias a que muchos pobladores se han puesto la mano en conciencia han recibido apoyo”, dijo.

Agregó que, las primeras semanas fueron las más difíciles, con relación a acatar los lineamientos del Gobierno debido a cierres totales y los cambios de horario laboral, ya que las jornadas se limitaron; sin embargo, ahora han podido cerrar comercios a las 17:00 horas y eso ha permitido que, en el casco central, no se vea tan afectada como en otras comunidades.

La mayoría de personas no cuenta con un empleo formal, debido a que no hay industria, ni hay fábricas y es a través del comercio informal que la mayoría de la población sale adelante. Foto: La Hora/Archivo

Agregó que, en el departamento, la mayoría de personas no cuenta con un empleo formal, debido a que no hay industria, ni hay fábricas y es a través del comercio informal que la mayoría de la población sale adelante, en medio de la pandemia.

“Muchos han tenido que innovar, aquí las empresas en su mayoría son familiares y como somos una ciudad pequeña, nos conocemos y tratamos de conocer las necesidades de los demás y ayudarnos.

Además, mencionó que, aunque se han observado banderas blancas en algunos sectores de la cabecera municipal, las personas que más lo necesitan no lo hacen.

“Muchas organizaciones y la iglesia, han recolectado víveres y han aportado a los más necesitados”, dijo Carol.
Al tener un negocio familiar, Carol mencionó que también han tratado de colaborar y pese a que las ventas han disminuido, no se han visto en la necesidad de recortar personal.

“Hay sectores que sí se han visto perjudicados como quienes trabajan en la elaboración de trajes de convite, discotecas, vendedores ambulantes, pero ante la crisis, ahora los vemos haciendo otra actividad”.

PASACO, JUTIAPA: NEGOCIOS HAN TENIDO QUE CERRAR

Mariela Barillas, quien labora como maestra en Pasaco, Jutiapa, señaló que debido a la pandemia muchos negocios han tenido que cerrar en el municipio y otros han disminuido sus ventas ante la falta de ingresos que afecta a las personas.

“La verdad es que sí ha afectado la pandemia, porque la ayuda del gobierno no ha llegado a todos, y muchas personas no tienen trabajo, los comercios han sido afectados porque han cerrado y las personas no salen a comprar por falta de dinero”, dijo.

Claudia Hernández-Herrera se refirió a la situación del país frente a la pandemia. En la imagen una guatemalteca espera en una fila para recibir alimentación escolar para sus hijos. Foto La Hora/Moises Castillo/AP

Detalló que, las personas en las aldeas se encuentran preocupados por falta de trabajo y sin ayuda, “algunas familias han recibido pequeñas ayudas, pero no es de siempre”, agregó.

En el municipio se confirmaron los primeros casos positivos esta semana, situación que ha incrementado el temor en la población, que se según comentó Barillas, se había mantenido guardando todas las medidas establecidas por las autoridades.

CHIQUIMULA: CON DIFICULTADES TRATAN DE SALIR ADELANTE

Jorge de León, reside en Chiquimula y según manifestó, el mayor temor actualmente es que el virus se expanda en los municipios más vulnerables, en donde las personas viven en condiciones vulnerables y de mayor pobreza. Sin embargo, en el casco urbano la economía se ha transformado y aún con dificultades tratan de salir adelante.

“Quienes han logrado mantenerse han tenido que recurrir al trabajo informal y quienes tenían negocios formales han tenido que cerrar, una cadena de restaurantes regional cerró sus puertas y era grande; sin embargo, lo que están haciendo los emprendedores aquí para salvar su economía es improvisar negocios de comida casera a domicilio”, dijo.

De acuerdo con el entrevistado, los comerciantes dejaron de rentar locales y ahora trabajan desde sus domicilios. Desde ventas de verduras a domicilio, gente que sale a las calles a vender su producto, o como repartidores, las personas tratan de salir adelante en medio de la crisis.

Jorge de León, reside en Chiquimula y según manifestó, el mayor temor actualmente es que el virus se expanda en los municipios más vulnerables. Foto La Hora/Moisés Castillo/AP

“La gente del casco urbano ha tomado la estrategia de trabajar desde sus casas, hay personas que se dedican a hacer mandados y tratan de salir adelante, pero en las áreas rurales la situación no es tan sencilla”, dijo de León.

El panorama para las áreas vulnerables de la cabecera municipal, a decir de Jorge, ha sido complicada, ya que muchas personas que laboran como albañiles, ayudantes de buses y agricultores, se han visto afectados ante la falta de ingresos.

SANTIAGO ATITLÁN, SOLOLA: POBLADORES SALEN ADELANTE POR SU PROPIA CUENTA

En Santiago Atitlán, Isaías Sisay precisó que la situación que se vive en el municipio se ha tornado difícil, y existe un decaimiento social quienes se han visto afectados sobre todo en la economía local. Sin embargo, han tomado la iniciativa de realizar ventas desde sus casas y por su propia cuenta.

“Los sectores rurales son los más vulnerables, los agricultores, apicultores, jornaleros, pescadores que son la fuente económica de Santiago se han visto afectados, pero también se ha visto cómo salen adelante, algunos salen a traer leña o caminan todo el día por las calles ofreciendo sus productos”, puntualizó.

Sisay indicó que en el municipio hay familias numerosas y existe la necesidad de subsistir y tener ingresos económicos para solventar sus necesidades básicas. Foto: La Hora/Archivo

Añadió que en el municipio hay familias numerosas y existe la necesidad de subsistir y tener ingresos económicos para solventar sus necesidades básicas y eso motiva a las personas a trabajar en una u otra cosa.

Sisay enfatizó que los programas sociales han sido débiles y ejemplo de ello es que el Bono Familia no llegó a todas las personas necesitadas. “Existe vulnerabilidad en cuanto al apoyo sobre cómo aplicar a los programas de gobierno en las áreas rurales, cuando las familias supieron lo del bono, no supieron qué hacer porque muchos no cuentan con celulares o con internet y no pudieron inscribirse para poder recibir la ayuda”, refirió.

Además, destacó que hay organizaciones privadas e iglesias que se han organizado para entregar víveres, pero ha sido complicado que llegue a todos por el tema del distanciamiento social.

“Los pobladores están actuando por sus propios medios para salir adelante y hacer valer sus voces, hay abuelos y abuelas que viven solos y no hay recibido ningún apoyo social”, dijo Sisay.