Los restaurantes han tenido una variación positiva en lo que va la pandemia teniendo recuperación económica. Foto: La Hora/José Orozco

La pandemia del COVID-19 afectó a la mayoría de los sectores económicos del país, en especial en servicios como hospedaje y gastronomía, que resultaron más afectadas por las medidas de confinamiento. Aunque para este año el aumento de movilidad nacional apoyó fuertemente la recuperación financiera de algunos sectores, hoteles y restaurantes permanecen en niveles por debajo de los observados en 2019.

De acuerdo con información del Banco de Guatemala (Banguat), al analizar las actividades de “Alojamiento y Servicios de comidas”, en el segundo trimestre de este año de forma conjunta mostraron un crecimiento del 64%, al compararse con el mismo trimestre de 2020. Es la primera variación positiva después de cinco trimestres consecutivos de contracción en este importante sector de servicios, como se observa en la gráfica siguiente:

 

Es importante destacar que la variación positiva es una buena señal para esa industria, luego de haberse enfrentado a la crisis economía del 2020 que, a su vez, impactó negativamente en empleos, proveedores de suministros, arrendadores de inmuebles, así como a comensales y huéspedes que no podían hacer el uso acostumbrado de los servicios.

Este importante incremento en el sector puede deberse a que la población se siente más segura para alojarse en hoteles y acudir a restaurantes, pero también significa que los propietarios hicieron nuevas inversiones en la infraestructura de sus negocios.

Con la apertura del turismo y el avance de la vacunación en los centros urbanos todo parece apuntar a que para el segundo semestre del año la actividad continuará en la ruta de la recuperación. Sin embargo, este buen avance que las estadísticas del Banguat muestran, no son sinónimo que el sector salió de la zona de peligro.

Al análisis el rubro de Hoteles (alojamiento) y Comidas (restaurantes o comida fuera de casa), se aprecia que la destrucción de valor fue tan fuerte en 2020 que, a pesar del incremento en la demanda en el segundo trimestre del 2021, aún no alcanzan los niveles previos a la pandemia. Lo anterior puede examinarse en las gráficas siguientes:

De acuerdo con el Producto Interno Bruto actual, a nivel general, la economía guatemalteca alcanzó los niveles previos a la pandemia, desde el cuarto trimestre de 2020, no obstante actividades de hostelería y gastronomía no han logrado emparejarse con dicho índice.

 

INGRESOS AÚN NO ALCANZA EL POTENCIAL

Según la información estadística de Recaudación de Ingresos Tributarios de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), se registró que los niveles de tributación de estos sectores continúan, a septiembre del presente año, por debajo de los meses prepandemia, lo cual es un indicador que de la facturación e ingresos aún no alcanzan el potencial de dichas industrias.

Tomando como referencia los datos de diciembre de 2018, se refleja que ninguno de los 23 meses que lo preceden lo ha alcanzado o superado en cuestión de tributación.

En el 2018, la recaudación tributaria anual de Hoteles y Restaurantes ascendió a Q842.5 millones, en el 2019 la tendencia se dio a la baja recolectando Q772.1 millones, y justo en el 2020 la cifra descendió a Q459.23 millones, secuencialmente en lo que va del presente año se han tributado Q334.22 millones.

Lo anterior se traduce en una variación interanual menor entre 2021 y 2020 del 27%; 56% respecto al 2019 y 60% con el 2018.

Por otro lado, los datos de Instituto Nacional de Estadística (INE), en la división por gastos del Índice de Precios al Consumidor (IPC), a octubre de 2021, el gasto referente a los Restaurantes y Hoteles fue el 5to en presentar mayor variación con un ritmo inflacionario de 2.24 y una variación a nivel general de precios de la inflación de 0.59%.
CÁMARA DE TURISMO: “SE NECESITA VOLUNTAD POLÍTICA”

En La Hora consultamos a Rolando Schweikert, presidente de la Cámara de Turismo de Guatemala, sobre como la lenta recuperación de los sectores de hotelería y restaurantes perjudican directamente al turismo.

De acuerdo con Schweikert, el Consejo Mundial del Viaje y el Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial del Turismo (OMT), han pronosticado que sin el apoyo de los gobiernos la recuperación puede tardar de 4 a 7 años. Por esa razón, “se necesita voluntad política para priorizar al turismo como política pública”.

Agregó que, a principios de este año, como sector organizado priorizaron 11 acciones, de las cuales, la única atendida fue la incorporación del turismo en la fase 3ª del Plan Nacional de Vacunación.

“En agenda legislativa vemos que lamentablemente la iniciativa 5857 “Ley para la reactivación del turismo en Guatemala” continúa sin ser conocida en el pleno del Congreso”

Rolando Schweikert, presidente de la Cámara de Turismo de Guatemala

A su vez, el presidente de la Cámara dijo que una de las consecuencias de la crisis, es que se ha perdido mucho capital humano capacitado, que ante la falta de trabajo ha tenido que ubicarse en otras actividades y en otros casos han recurrido a la migración.

Enfatizó en que el turismo, comercio, eventos y restaurantes han sido responsables con los aforos, protocolos y aperturas de la mano del Sistema de Alerta Sanitaria e inclusive, el turismo implementó un Sello de Bioseguridad.

“El turismo interno ha sido clave para muchos destinos, sobre todo para los hoteles. Hemos visto a lo largo de esta pandemia como algunos negocios han logrado transformarse e innovar”, agregó.

Además, Schweikert destaca la necesidad de flexibilizar el Sistema de Alerta Sanitaria (semáforo). “Como todos sabemos, cuando se creó el semáforo no existían grupos vacunados. Hoy por hoy, los turistas que están viajando ya están vacunados y nuestra solicitud puntual es que se modifique el mismo”, demandó.

 


EXIGEN SOLUCIONES

Desde inicios del año, varias organizaciones del gremio de restaurantes se han presentado a la Plaza de la Constitución para manifestar y exigir al gobierno del presidente Alejandro Giammattei soluciones y no restricciones para el sector.

En su momento, Abraham Az, quien se identificó como portavoz de los agremiados, indicó que más de 200 mil familias dependen de los trabajos que genera esta industria.

También habían expresado su descontento hacia la Ley Seca, que limita el consumo de bebidas alcohólicas a partir de las 9:00 pm, porque restringe la capacidad de servicio, que repercute en los trabajadores y en la estabilidad financiera de los negocios. El horario fue modificado de 11 de la noche a las 6.00 am a partir de este 11 de noviembre.

 

Andrea Solórzano
Estudiante de periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala y amante del cine. Creo en la importancia de educarnos y comprender todos los aspectos de la colectividad e individualidad, desde los derechos humanos, la política, la economía, las ciencias exactas y sociales hasta el arte; especialmente desde un punto de vista humano para formar una sociedad más consciente y empática.
Artículo anteriorEspaña deja atrás a Suecia en eliminatorias europeas
Artículo siguienteLH explica: ¿Podría la inflación en Estados Unidos afectar los precios en Guatemala?