COVID-19: De 1 mil 350 historias de vida, muy poco se conoce en GT

Foto ilustrativa. Una mujer en las cercanías del Cementerio La Verbena espera el ingreso a ese lugar del cuerpo de una familiar que falleció a causa del COVID-19. Foto La Hora/Moises Castillo/AP

POR GRECIA ORTÍZ
gortiz@lahora.com.gt

Han transcurrido más de cuatro meses desde que se registró el primer caso de COVID-19 y ahora la cantidad de personas infectadas y fallecidas ha incrementado considerablemente, al punto que hasta el 15 de julio, las defunciones por complicaciones relacionadas a la enfermedad que ha reportado el Gobierno llegaron hasta 1 mil 350 personas.

Debido a la emergencia y siguiendo los protocolos oficiales, la mayoría de los sepelios se han realizado en silencio, sin que los deudos puedan despedir a sus seres queridos como normalmente lo hacen y las redes sociales, a la vez, se han convertido en un aliciente para estos o quienes necesiten expresarse en momentos en el que el distanciamiento social es lo recomendado.

UNA HIJA QUE EN TWITTER RELATÓ SU DOLOR

Desde su cuenta de Twitter, Alejandra Rojas hija del médico Edgar René Rojas, compartió la difícil noticia de la muerte de su padre quien luchó contra la enfermedad.

Rojas publicó hace algunas semanas con usuarios de esa red social sus preocupaciones previo a la muerte de su padre, de quien esperaba se recuperara; la joven también pidió que compartieran uno de sus tuits para que este llegará hasta el cantante español José Luis Perales y con una de sus canciones le diera ánimos.

LEA: Usuaria en Twitter se despide de su padre y médico fallecido a causa del COVID-19

Días después, la guatemalteca informó que su padre había fallecido, “mi héroe, mi trotamundos, mi papito, este viaje, aún no te tocaba y no de esta manera. ¡Lo extraño miles! Agradezco la infinidad de muestras de cariño y mensajes; daría tanto por tenerlo conmigo”, mencionó en su oportunidad.

Posteriormente la joven compartió otro mensaje en el que expresó el dolor por la partida de su padre y pidió por la paz y resignación para todas las personas que están destrozadas a causa del COVID-19.

COMPARTE RECUERDOS Y LAS ENSEÑANZAS QUE SU PADRE LE DEJO COMO LEGADO

Rojas también ha compartido varios de los recuerdos con su padre, así como algunas fotografías mencionando todas las enseñanzas que les dio a sus hijos.

“Agradecida con la vida, por la calidad de papá que me permitió tener. Gracias porque incluso en sus últimos momentos, nos enseñaste que la familia es primero”, afirmó en uno de los múltiples mensajes que ha compartido la usuaria de Twitter.

Una de sus últimas publicaciones hacía énfasis en lo difícil que era hacer algunos de los trámites necesarios por la muerte de su padre y nuevamente reiteró su solidaridad con todas las familias que están pasando un momento similar a causa del virus.

REDES SOCIALES UNA VÁLVULA DE ESCAPE

Pero en las últimas semanas, estos mensajes en redes sociales han sido comunes, padres, hermanos, madres, hijos, compañeros o amigos, expresando lo difícil que ha sido enfrentarse al duelo en silencio, algunos comparten anécdotas de sus seres queridos previo a su fallecimiento.

Aunque al inicio de la pandemia este tipo de mensajes se leía en usuarios de otros países, con el correr del tiempo, fueron más frecuentes en Guatemala.

SE SIENTE CANSADO PERO ANIMA A LAS PERSONAS A CUIDARSE

Otros en tanto, pedían apoyo para personas afectadas, una de ellas es el usuario identificado como @DrTalamo en Twitter, un médico que también compartía relatos e información de infectados y quien pedía ayuda para amigos.

“Falleció mi otro compañero enfermero, perdió la batalla, yo sigo luchando, me siento un poco cansado. ¿Pero el gobierno que hace? Parece una maldita pesadilla de esas que jamás terminan. Si usted y su familia están en casa respirando bien denle gracias a Dios porque son muy afortunados”, mencionó.

Hace algunas horas también agradeció las muestras de apoyo que ha recibido y pidió que las personas se sigan cuidando.

Así que las historias de fallecidos y también de quienes sufren por la enfermedad son más frecuentes, muchas de ellas siguen en silencio, sin ser contadas, pero la población es consciente de lo que ocurre en el país.

SE QUEDAN SIN DESPEDIRSE DE SUS SERES QUERIDOS

Ivett, una guatemalteca que se recuperó del virus dijo que es lamentable la forma en que deben afrontar el duelo las personas en la pandemia, de hecho, contó que un familiar de su novio paso por algo similar pero no pudieron despedirse de su ser querido como hubieran querido.

En el caso de su familia, destacó que se sienten muy afortunados porque todos lograron recuperarse y los síntomas que experimentaron del virus fueron bastante leves.

En ese sentido, María, otra guatemalteca expresó que es triste que las personas no se puedan despedirse bien de sus seres queridos.

“Es triste que a uno lo entierren y nadie este con uno, que uno este solo muy solo, porque uno se queda muy triste que no se puede hacer nada, además de ver como fue el entierro”, mencionó.

La situación, dijo que es compleja, porque deben enfrentarse a la soledad y sin despedirse como esperarían de sus seres queridos.

LEA: Galería: Una dura realidad, incrementa demanda de ataúdes por la pandemia

Lo que ocurre con las historias de quienes han muerto a causa de la COVID-19, también se asemeja a lo que viven muchas de las familias que han perdido a alguien a causa de la violencia en Guatemala, por lo repentino que puede resultar un fallecimiento abrupto.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) y con el reporte de necropsias realizadas del 1 de enero al 31 de diciembre de 2019, por causas asociadas a hechos de violencia como arma de fuego, arma blanca, estrangulación y seccionamiento o desmembramiento, se tuvieron 3 mil 818 muertes en los diferentes departamentos del país.

ROMPEN EL SILENCIO

El 4 de mayo, La Hora publicó el reportaje “Una familia afectada por el COVID-19 rompe el silencio: “esto es muy duro”, en la que *Vivian, relató cómo enfrentó junto a su familia, la pérdida de su esposo, luego que fuera diagnosticado con COVID-19, y tras días de lucha perdiera la vida a causa del virus. “Esto es muy duro” expresó en esa ocasión.

LEA: Una familia afectada por el COVID-19 rompe el silencio: “esto es muy duro”

“No saben lo que se sufre, hasta que llega ese impacto, ese momento es cuando uno empieza a cuidarse y no, desde ya tenemos que cuidarnos y hacer caso a la autoridad”, reiteró.

“Nos comunicamos por teléfono con mis hijos, yo sabía que solo Dios podía hacer la obra. Le dije a mi esposo, te voy a entregar en el nombre de Dios. Hablamos con él, oramos juntos, desde allí hasta que falleció”, fue parte del relato que dio a La Hora.

Tras días de estar en el intensivo les comunicaron el fallecimiento de su ser querido. La instrucción fue de realizar el sepelio de inmediato, sin velatorio y sin poder recibir el apoyo de las personas, como regularmente se acostumbra en este tipo de situaciones.