Conte: “El Gobierno no puede garantizar la vuelta inmediata a la normalidad” en Italia

El primer ministro italiano Giuseppe Conte (Izq.) llega a una reunión con las instituciones de Milán. Foto La Hora/DPA/Europa Press/Claudio Furlán.

ROMA
Agencia DPA/Europa Press

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha defendido este jueves las decisiones tomadas por su Gobierno para combatir la pandemia del coronavirus, sustentadas en todo momento en las recomendaciones científicas, y ha advertido a los ciudadanos de que “no puede garantizar la vuelta inmediata a la normalidad”, ya que el coronavirus sigue activo.

“Lo digo claramente, a costa de parecer impopular: El Gobierno no puede garantizar de forma inmediata la vuelta a la normalidad”, ha sostenido Conte ante la Cámara de Diputados, defendiendo la decisión de proceder a una reapertura gradual a partir del 4 de mayo.

En este sentido, se ha referido a un informe realizado por el comité técnico-científico que está asesorando al Ejecutivo en la pandemia. “La reapertura simultánea el 4 de mayo de todas las actividades llevaría a una aumento exponencial y descontrolado de contagio”, ha recalcado.

Según dicho informe, cuyo contenido se ha conocido esta semana, con una apertura total del país para el mes de junio serían necesarias 151.231 camas de UCI y para final de año 430.866, algo que el sistema de salud italiano no podría asumir ya que aunque durante la pandemia se han ampliado las plazas, estas se sitúan en torno a 9.000.

El primer ministro ha reivindicado la forma en la que ha actuado el Gobierno durante la pandemia, que deja ya más de 200.000 contagios y casi 28.000 fallecidos. En un momento en el que se debe “proteger la vida de los ciudadanos”, el Gobierno debe dejar de lado las opiniones personales a la hora de tomar decisiones y seguir “las recomendaciones” de los científicos, ha esgrimido.

Por otra parte, ha dejado claro que si se produjera un nuevo aumento en los contagios el Gobierno está “preparado para intervenir”, introduciendo nuevamente medidas “restrictivas” de ser necesario y que, ha admitido, podrían limitarse a “territorios específicos”.

Actualmente, ha destacado, la tasa de contagio por paciente –el llamado índice R– está entre el 0,5 y el 0,7. “Si esta tasa volviera a subir, aunque fuera un poco, se saturarían las UCI de aquí a final de año”, ha prevenido.