Luis Fernandez Molina

luisfer@ufm.edu

Estudios Arquitectura, Universidad de San Calos. 1971 a 1973. Egresado Universidad Francisco Marroquín, como Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales (1979). Estudios de Maestría de Derecho Constitucional, Universidad Francisco Marroquín. Bufete Profesional Particular 1980 a la fecha. Magistrado Corte Suprema de Justicia 2004 a 2009, presidente de la Cámara de Amparos. Autor de Manual del Pequeño Contribuyente (1994), y Guía Legal del Empresario (2012) y, entre otros. Columnista del Diario La Hora, de 2001 a la fecha.

post author

Luis Fernández Molina

1. EL 20 DE OCTUBRE. El decreto 42-2010 del Congreso, denominada “Ley para promover el turismo interno” (reformado por Decreto 19-2018), establecía los “puentes laborales” cuando un asueto coincidiera con un día en media semana. Algunos feriados se podían “correr”, entre ellos el 1 de mayo y el 20 de octubre; se plantearon inconstitucionalidades haciendo ver que, por la trascendencia histórica de esas fechas las mismas tenían que conmemorarse en el preciso día. Las acciones fueron resueltas favorablemente y como consecuencia esos dos asuetos quedaron “inamovibles.” Ahora bien, en congruencia con los alegatos de las referidas inconstitucionalidades era de esperar un 20 de octubre pletórico, colmado de celebraciones alusivas a la gesta cívico-militar de esa fecha. Discursos, escritos, marchas (dejando de lado la pandemia), expresiones alusivas, manifestaciones del fervor cívico, parabienes por el triunfo del pueblo sobre la tiranía, el rechazo a la dictadura de Ubico y Ponce Vaides, etc. La nueva juventud debería estar inspirada por ese movimiento popular de 1944 mas ¿qué pasó? Nada. Mínimas referencias. La Revolución tuvo su importancia en años siguientes, cuando aún vivían los actores principales de la gesta o de la población en general. Conforme fueron muriendo así fue muriendo también el recuerdo del movimiento. Bastaría preguntar a la mayoría de jóvenes universitarios o de secundaria ¿Quién era Jorge Ubico? ¿Quiénes fueron los Triunviros? En pocas palabras la conmemoración ha perdido “su ángel”. Solo importa por el asueto. Habría que revisar el fallo de la anterior CC y considerarlo como una fecha movible que esos puentes mucho ayudan a la alicaída industria del turismo.

2. VISAS USA. Cada país soberano es muy dueño que establecer sus políticas migratorias. En eso no hay duda ni queja. Tienen que protegerse y mantener una política de prevención migratoria. Los Estados Unidos como casi todos los países del mundo establecen sus mecanismos para calificar quienes pueden ingresar a su territorio. Ahora bien, debido a la pandemia y al descontrol de la migración irregular ese país ha restringido algunos aspectos en el otorgamiento de visas. Si a usted, estimado lector, cuando en próxima fecha se venza su visa tendrá que pedir fecha para que admitan su caso; seguramente será en algún día de mediados de 2023 (con suerte y salvo caso de excepción). En ese tiempo no podrá viajar a USA, un país amigo, cercano, al que, independientemente de slogans políticos, se le tiene aprecio; en el que muchos tenemos familiares y amigos cercanos. Repito, las autoridades estadounidenses están en todo su derecho pero, a manera de petición, habría que ver de acortar esas fechas guardando todas sus garantías migratorias.

3. TERRORISMO FISCAL. El presidente Giammattei hizo una interesante referencia al “terrorismo fiscal” que se venía practicando. Aplaudo la nueva instrucción a las autoridades hacendarias de ser más efectivos y profesionales en la recaudación de impuestos pero sin recurrir a esas prácticas que mucho se prestaban a “mordidas” y hasta chantajes. Por otro lado, la mayor libertad de acción va a generar más actividad económica y con ello el pago de los impuestos que todos los ciudadanos deben hacer.

4. NICARAGUA. Extraña la abstención de Guatemala en la petición en la OEA, el miércoles pasado, que solicitaba las elecciones libres y la liberación de los presos políticos en Nicaragua –casualmente candidatos a la presidencia– y casualmente por una ley artificiosa que condena las críticas como atentados a la soberanía nacional. Hubo 26 votos a favor y 7 abstenciones.

5. LA MERCED. Ignoro las razones que han motivado la orden de traslado pero quiera Dios que el padre Orlando siga con la misas desde La Merced que muchos tenemos la bendición de seguir gracias a Guatevisión.

Luis Fernandez Molina
Estudios Arquitectura, Universidad de San Calos. 1971 a 1973. Egresado Universidad Francisco Marroquín, como Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales (1979). Estudios de Maestría de Derecho Constitucional, Universidad Francisco Marroquín. Bufete Profesional Particular 1980 a la fecha. Magistrado Corte Suprema de Justicia 2004 a 2009, presidente de la Cámara de Amparos. Autor de Manual del Pequeño Contribuyente (1994), y Guía Legal del Empresario (2012) y, entre otros. Columnista del Diario La Hora, de 2001 a la fecha.
Artículo anteriorDepuración de las postuladoras
Artículo siguienteLa Guerra Fría es babucha