Cocinera del Mercado Central relata dificultades, pero sigue luchando

Foto La Hora: José Orozco

POR REDACCIÓN LA HORA
lahora@lahora.com.gt

Mientras la pandemia del COVID-19 sigue afectado a Guatemala, las medidas de restricción aún se encuentran vigentes, entre ellas, la venta de alimentos en restaurantes y comedores únicamente está autorizada para llevar, algo que asegura Lupita Cano, una cocinera de un local en el Mercado Central, le ha dificultado salir adelante durante estos meses por la reducción de las ventas, aunque no deja de luchar para generar ingresos, esperanzada que esta situación pase.

Cano trabaja en ese lugar desde hace casi 30 años pero ahora se encuentra preocupada y comentó a La Hora que la situación es difícil desde que el coronavirus empezó a afectar al país y espera que todo cambie más adelante.

“No hay venta, la gente no quiere para llevar, ellos quieren para comer aquí, dan la vuelta y la gente se va, pedimos a Dios mucho que esto se arregle, esta duro, no hay para los pagos…aquí he estado luchando”, manifestó.

“Esperamos que pronto pase esto, que diosito nos haga el milagro y todos estemos libres de contagio”, puntualizó sin quitarse la mascarilla que es obligatoria utilizar para evitar la propagación del virus.

Ayer Guatemala superó los 21 mil casos de COVID-19 y el presidente Alejandro Giammattei también hizo referencia en declaraciones al proceso de reactivación de la economía.