Cobarde trato

Desde hace algún tiempo los diputados del Pacto de Corruptos, pero especialmente Alejos y Arzú, vienen dando un trato de acoso y agresión a la reportera de La Hora que cubre la fuente del Organismo Legislativo, aprovechando cualquier oportunidad para dirigirse a ella en forma denigrante y cobarde tomando en cuenta que ella simplemente es la periodista encargada de dar seguimiento a las noticias que se producen en el Congreso de la República.

La situación ha sido puesta en conocimiento de las instituciones competentes porque constituye una clara intimidación que pone serias cortapisas al libre acceso a las fuentes de información consignadas en la Constitución Política, artículo 35, toda vez que la hostilidad en su contra repercute en su desempeño como periodista que debe tener ese acceso sin limitaciones a donde se genera la noticia.

Sobre la reportera de La Hora se vuelca la animadversión que esos diputados tienen a Diario La Hora que ha publicado noticias que detallan la forma en que se ha usado el poder del Congreso para proteger a diputados que han llegado a negociar sus antejuicios con magistrados a cambio de la aprobación del Presupuesto del Poder Judicial, como se evidenció en la noticia publicada sobre el caso Alejos. O diputados que han incumplido la ley otorgando indemnizaciones ilegales a empleados simplemente para allanar el camino para contratar a sus allegados, a un altísimo costo para el erario y que contraviene lo que expresamente dice la Carta Magna respecto al monto máximo de la indemnización a los servidores públicos, noticia también difundida por La Hora.

Descargan contra la reportera el odio que les ha generado el que este medio de comunicación haya descubierto el pago de seiscientos mil quetzales que se hizo a la indigna Asociación de Dignatarios de la Nación antes de que ésta se prestara para presentar acción de antejuicio contra los tres magistrados de la Corte de Constitucionalidad que consistentemente han votado en contra de los intereses del Pacto de los Corruptos.

Entendemos el malestar de los diputados por las publicaciones en las que han sido evidenciados como lo que son, pero consideramos que es indigno, además de cobarde, el acoso y la agresión en contra de la reportera de Diario La Hora que por razones de oficio tiene que tratar de manera cotidiana con esos especímenes que arremeten en su contra. El trabajo que hemos hecho para descubrir vicios en la administración pública continuará a pesar de los berrinches insolentes de quienes pretenden prorrogar el imperio de la impunidad en el país.