CICIG: Netcenters se dedicaron a atacar la lucha contra la corrupción

Por Redacción La Hora
lahora@lahora.com.gt

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) presentó un informe sobre netcenters, fenómeno que se reforzó en redes sociales a partir de 2016, para atacar a operadores de justicia, líderes de la sociedad civil, periodistas y miembros de la CICIG, actores que lideraban la lucha contra la corrupción.

El comisionado Iván Velásquez inauguró la presentación del informe que contó con los comentarios del Relator para la Libertad de Expresión de la OEA, Edison Lanza y Víctor Abrego, especialista internacional.

Velásquez señaló que el objetivo de la campaña surgida en redes sociales es desacreditar los avances en la lucha contra la corrupción y amedrentar a aquellos que la impulsan.

El informe de CICIG, que consta de 36 páginas, aborda el surgimiento de estos netcenters, cómo operan, cuál ha sido el caso de Guatemala, cómo funciona un netcenter por dentro, así como el discurso de odio que los caracteriza.

Según la información, los netcenters surgieron en las redes sociales tras la presentación del Caso Cooptación del Estado, en junio de 2016 y los describe como “grupos anónimos que crean múltiples cuentas falsas en redes sociales pero que no representan a una persona física”, esto para crear tendencias de opinión en las redes. Escondidos bajo el anonimato, siguen pautas de un relato construido a nivel central, que replican, en contra del combate a la impunidad.

Esto llega a afectar a usuarios reales, buscando modificar o moldear la opinión que tengan respecto a una situación en general.

Según estudios, un usuario que controle un netcenter puede tener un crecimiento de 5 a 10 usuarios falsos por día, que equivale a un crecimiento mensual de 150 a 300 seguidores por mes.

¿CÓMO SE FORMA UN NETCENTER?

El esquema básico que presenta el informe sobre los netcenters es la creación de una “cuenta madre” (la cuenta grande o principal, que genera los mensajes), luego de ello la creación masiva de seguidores a esas cuentas, la arquitectura de contenidos y de difusión, la difusión de noticias falsas o relatos en términos clave, coordinados por un hashtag, el logro de tendencias en redes sociales, los usuarios creen en la información y la comparten.

La CICIG realizó un análisis de cuentas de Twitter de las que se desprendía la mayor parte de tweets vinculados a la CICIG, el análisis comprendió el registro de nivel de actividad, cantidad de seguidores, individualización de usuarios a quienes sigue e individualización de usuarios que siguen.

Según el informe, los detractores de la Comisión crecieron en número de seguidores, de 121 mil 839 usuarios en febrero de 2018 a 157 mil 064 en febrero de 2019.

Respecto a la geocalización de tweets, se cuenta con direcciones IP de los usuarios, que permite ubicar las cuentas. Los tweets están localizados mayormente en la ciudad de Guatemala y con crecimiento significativo en Cobán.

Algunas cuentas son usadas por varios usuarios, que se puede observar cuando los tweets tienen origen tanto en Guatemala como en Estados Unidos.

El informe también resaltó el discurso de odio que proviene de parte de los netcenters, que se traducen en amenazas a la integridad en contra de miembros de la CICIG, como el comisionado Velásquez y/o el vocero de la Comisión, Matías Ponce; la xenofobia, la homofobia y la persecución a defensores de derechos humanos.

La Comisión considera que un aspecto central a la difusión de noticias falsas, instigación al odio y utilización de botcenters, es la multiplicación de los mensajes contrarios al combate a la corrupción e impunidad en medios masivos, lo que llama “transmediatización de la campaña de difamación”.

Esto y las noticias falsas, según el informe, pueden incidir sobre el estado de opinión pública respecto al combate a la impunidad y la corrupción; información que maneja la prensa nacional e internacional sobre la tarea de los esfuerzos del combate a la corrupción e impunidad y sus casos, información que se maneje por parte de litigantes y ataque directo a personeros de la CICIG, el Ministerio Público, defensores de derechos humanos, periodistas independientes y sociedad civil en general.

Según la CICIG, el alcance del informe es un disparador para que se concentren esfuerzos en el seguimiento a los netcenters y núcleos de producción de información falsa, de manera que quede a disposición dicha información como un estudio de caso de cómo las redes político-económicas ilícitas utilizan las redes sociales como medio de propaganda y difusión para procurarse impunidad.

SÍ SE PUEDE INVESTIGAR

Edison Lanza, Relator para la Libertad de Expresión de la OEA, señaló que hay una distinción entre informar, “incluso decir cosas chocantes” a amenazar a alguien o a incitar al odio.

Según Lanza, sí se puede investigar y detectar a alguien que esté amenazando o incitando al odio por Internet. Creo que este caso podría ser un buen ejemplo, si la Fiscalía tomara estas conclusiones e investigara, señaló.

A decir de Lanza, las plataformas de redes sociales pueden hacer más porque muchos de los debates transcurren en la plaza digital y tardíamente han empezado a reaccionar, como Twitter que comenzó a depurar cuentas automáticas y falsas, según cita el informe.

Por otro lado, Lanza advirtió sobre el peligro de que los gobiernos quieran coartar la libertad de expresión con el argumento de los fake news.

LANZA: HAY QUE INVESTIGAR QUIÉN ESTÁ FINANCIANDO LOS NETCENTERS

Luego de participar en la presentación de un informe sobre los netcenters en Guatemala, elaborado por CICIG, Edison Lanza, Relator para la Libertad de Expresión de la OEA, expresó que llaman la atención los recursos financieros detrás de estas actividades e indicó que deben investigarse esas fuentes de financiamiento.

Lanza mencionó esto al preguntarle sobre las similitudes de lo que sucede en Guatemala con otros países. En ese sentido destacó que lo visto en Guatemala es parecido a lo que pasó en las elecciones en Estados Unidos en 2016, la consulta popular por la paz en Colombia, entre otros casos, pero hizo énfasis en la capacidad financiera detrás de los netcenters.

“Lo que sí parece claro es la cantidad de recursos y por ahí también hay que investigar las fuentes de financiamiento ¿quién está financiando a estos centros de mentira y desinformación? eso sería una muy buena cosa para investigar”, resaltó.

Además, dijo que se debe dar a conocer: “Si alguien que tiene poder económico, que tiene poder político y que quiere influenciar justamente lo que piensa la gente, sobre una investigación de los hechos de corrupción, abuso de poder que justamente son protagonistas o son cómplices de esas conductas”.

¿HAY INVESTIGACIONES CONTRA LOS NETCENTERS?

Matías Ponce, portavoz de CICIG, indicó que la Comisión se encuentra facultada para presentar informes sobre el panorama en el país del combate a los cuerpos ilegales y en cuanto a investigar a quiénes están detrás de los netcenters respondió que esa entidad nunca adelanta las pesquisas que podría estar llevando, las cuales se hacen junto al MP y de contar con alguna indagación en su momento se presentará.