Un hombre, con mascarilla para protegerse del coronavirus, camina cargado con bolsas por una vereda en Beijing. Foto la hora: Andy Wong/AP

Una segunda ciudad en el sureste de China registró un incremento en los casos de COVID-19 en un brote impulsado por la variante Delta que comenzó a finales de la semana pasada.

La Comisión Nacional de Salud dijo hoy que se identificaron 59 nuevos casos en las últimas 24 horas, lo que elevó el total de contagios a 102. Todos ellos están en la provincia de Fujian, en la costa este del país.

La ciudad portuaria de Xiamen confirmó 33 casos en los dos últimos días, y había otros 59 en Putian, una ciudad a unos 150 kilómetros (90 millas) al norte, donde se detectó el brote.

Xiamen impuso un confinamiento en los vecindarios afectados, cerró locales de entretenimiento y gimnasios y canceló actividades en grupo incluyendo el próximo festival de otoño. El servicio de autobuses de larga distancia a otras partes de la región quedó suspendido.

China ha frenado en su mayoría la propagación del COVID-19 pero registra brotes esporádicos. En julio y agosto, la variante Delta afectó a varias provincias, elevando la preocupación sobre variantes nuevas y más contagiosas.

Agencia AP
Associated Press es una organización de noticias global independiente dedicada a la información fáctica, fundada en 1846 y ahora con presencia mundial.
Artículo anteriorGiammattei pide dejar divisionismo y hacer frente a un enemigo en común, la pandemia
Artículo siguienteNuevo iPhone es similar al anterior, pero con más memoria