China reporta 141 muertos o desaparecidos en inundaciones

BEIJING
Agencia AP

La región del río Yangtsé ha registrado sus segundas precipitaciones más altas en más de medio siglo en lo que va de año, con inundaciones mortales en buena parte de China.

Unas 28.000 viviendas han sufrido daños y 141 personas han muerto o están desaparecidas en las inundaciones desde el mes pasado.

Casi toda la China continental se ha visto afectada, salvo por zonas remotas en el oeste como Tíbet y Xinjiang, según el viceministro de Gestión de Emergencias, Zheng Guoguang.

El río Yangtsé, el más largo de Asia, y partes de su cuenca, han registrado las segundas precipitaciones más abundantes desde 1961 en los últimos seis meses, dijo Zheng a periodistas.

Se estima que los daños rondan los cientos de millones de dólares, añadiendo presión sobre una economía muy afectada por la pandemia del coronavirus, que ha supuesto cierres de actividad y la pérdida de mercados en el extranjero.

La provincia de Hubei, por la que pasa el Yangtsé y famosa por sus numerosos lagos y ríos, se ha visto especialmente amenazada. La capital de la provincia, Wuhan, fue el epicentro del brote del nuevo virus en China, que parece estar contenido en su mayoría.

Las aguas han anegado pueblos del sur y el centro de China, obligando a los trabajadores de emergencias a reforzar diques y excavar canales para evitar desbordamientos. Los aumentos de caudal en 433 ríos han superado los niveles de alerta y 33 registraron caudales récord, dijo Zheng. Además del Yangtsé, otros lagos y sistemas fluviales han registrado crecidas, incluidos el Río Amarillo en el norte, el Zhujiang en el sur y el Taihu, el lago de agua dulce más grande de China, al oeste de Shanghái.

Las inundaciones de la semana pasada obligaron a reprogramar parte del crucial examen nacional de acceso a la universidad, que dura cuatro días y ya había sido aplazado un mes por el brote de coronavirus.

Varios destinos turísticos importantes en el sur del país han sufrido daños por inundaciones, agravando las penurias económicas causadas por el brusco descenso de visitantes.