China promete actuar sobre acuerdo con EE. UU., no da detalles

Por JOE McDONALD
BEIJING
Agencia (AP)

China emitió una promesa optimista pero vaga hoy de materializar una tregua arancelaria con Washington, pero no ofreció detalles que puedan ayudar a disipar la confusión sobre lo acordado por los presidentes Xi Jinping y Donald Trump en su reunión en Argentina.

Beijing todavía no confirmó la afirmación de Trump de que China se comprometió a reducir los aranceles a los autos y a comprar de inmediato más productos agrícolas estadounidenses. Esto, sumado a las declaraciones contrastantes de Trump y funcionarios estadounidenses, provocó una fuerte caída de las acciones en Estados Unidos ayer entre dudas de que el acuerdo forjado el pasado fin de semana llevará a una solución duradera en una batalla sobre tecnología que amenaza con congelar el crecimiento económico global.

“China empezará a implementar asuntos específicos en los que se ha alcanzado un consenso, y cuanto antes, mejor”, dijo el Ministerio de Comercio chino en un comunicado hoy, sin concretar cuáles son esos temas.

Las dos partes tienen un “calendario claro y una hoja de ruta” para las conversaciones, dijo el ministerio, que no respondió a preguntas enviadas por teléfono y fax.

El silencio chino generó preguntas acerca de las declaraciones de Trump, de que Beijing prometió compras más productos estadounidenses y negociar sobre las quejas de que roba tecnología.

Los mercados subieron el lunes después que funcionarios en Washington calificaron el acuerdo de avance histórico. Pero cayeron en picada ayer cuando Trump se autocalificó en un tuit de “Hombre de los Aranceles” y reiteró las amenazas de aplicar tarifas punitorias.

Paciencia, pidió el especialista en comercio Ma Hong, de la Universidad Tsinghua en Beijing. Dijo que el gobierno chino hace bien en mostrarse cauto frente a los detalles contenciosos.

La demora en las conversaciones “no es una señal de rechazo sino de cautela”, aseguró.

“Estados Unidos ha presentado muchos reclamos, no todos los cuales son razonables”, prosiguió. Las negociaciones deben avanzar “paso a paso, no basadas en el ritmo de Estados Unidos”.