China, en el año de la erradicación de la pobreza

Carlos Figueroa

carlosfigueroaibarra@gmail.com

Doctor en Sociología. Investigador Nacional Nivel II del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México. Profesor Investigador de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Profesor Emérito de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales sede Guatemala. Autor de varios libros y artículos especializados en materia de sociología política, sociología de la violencia y procesos políticos latinoamericanos.

post author

Carlos Figueroa Ibarra

El pasado 22 de septiembre formé parte de la delegación de Morena integrada por su secretaría general Yeidckol Polevnsky y René Ortíz, antiguo secretario de mexicanos en el exterior y relaciones internacionales. Asistimos a una reunión informativa convocada por el Partido Comunista de China. La sesión informativa fue presidida por Song Tao, ministro del Departamento Internacional del Comité Central del PCCh y Shen Beili viceministra de dicho ministerio. También contó con la presencia Sun Zhigang, secretario general del PCCh de la Provincia de Guizhou, de Shen Yigin gobernadora de dicha provincia, altos funcionarios del partido, embajadores de América Latina y representantes de los partidos de la Conferencia Permanente de Partidos de América Latina (COPPAL).

El propósito del evento fue informar del avance de la provincia de Guizhou en el abatimiento de la pobreza en el marco del objetivo general de China de abatir completamente la pobreza en este año de 2020. En abril de 2019, en el contexto de un viaje oficial de una delegación de Morena a China, fuimos informados en Beijing que China contaba en ese momento con 17.5 millones de pobres dentro de una población total de casi 1,400 millones de personas. El objetivo que nos fue dicho en aquel momento, es que China abatiría completamente la pobreza en 2020 y adquiriría el estatus de “sociedad medianamente acomodada”. En su discurso de hace unos días, Song Tao nos expresó que en los últimos años más de 700 millones de chinos han salido de la pobreza y que anualmente lo hacían 13.7. En este momento solamente hay 5.5 millones de pobres en China, mientras que al finalizar el año ya no los habrá. Esto sucede en un contexto en que el país, pese a los efectos de la pandemia, está creciendo su PIB al 3.3%. Caso único en un mundo profundamente afectado por la crisis económica provocada por la Covid-19. China logrará en 2020 la proeza de adelantarse 10 años a la meta de la ONU de erradicar la pobreza en 2030.

El motivo de centrar la información en lo que acontece en la provincia de Guizhou (que tiene 37.5 millones de habitantes) es debido a que dicha provincia era antaño una de las más afectadas por la pobreza en el país. Parte importante de la estrategia de abatimiento de la misma en la provincia, ha sido la construcción de 40 mil kilómetros de carreteras que han comunicado a las regiones más aisladas. También la reubicación de 1.8 millones de personas en ciudades sacándolas de zonas marginales. Se ha llevado agua potable a 2.8. Fueron creados 430 mil empleos y se alcanzó la meta de que todas las familias tengan al menos un integrante con empleo formal. La pobreza en Guizhou hace unos años alcanzaba 76.8%, hoy tal porcentaje alcanza 0.5%. En los últimos siete meses no se ha registrado ni un caso de Covid-19 en la provincia. China no pretende ser modelo ni dar recetas a nadie. Pero indudablemente su ejemplo es sumamente asombroso.