Por DEB RIECHMANN
WASHINGTON
Agencia (AP)

El exvicepresidente Dick Cheney dijo que Estados Unidos debería reanudar las prácticas severas de detención e interrogatorio aplicadas a los sospechosos de terrorismo después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y pidió al Senado que ratifique a Gina Haspel como titular de la CIA.

Las prácticas brutales de interrogatorio están prohibidas actualmente en la ley estadounidense, pero la controversia al respecto resurgió durante el proceso de confirmación de Haspel porque alguna vez estuvo implicada en el programa de interrogatorios de la CIA.

Haspel, directora interina de esa agencia, dijo el miércoles a miembros de la comisión de inteligencia del Senado durante su audiencia de confirmación que, si es ratificada, no reanudará el programa. Trump, cuyo punto de vista coincide con el de Cheney, afirmó durante su campaña política que la “tortura funciona”.

Cheney indicó a Fox Business que, si de él dependiera, tendría el programa activo y listo para emplearse si se necesita. Señaló que el programa fue necesario para salvaguardar a Estados Unidos de ataques y que no cree que las técnicas utilizadas sean equiparables a tortura.

“A mi parecer, las técnicas que empleamos no son tortura. Muchas personas intentan describirlas así, pero no se les consideraba tortura en su momento”, declaró Cheney. “Mucha gente quiere regresar y tratar de reescribir la historia, pero si por mí fuera, lo volvería a hacer”.

Se prevé que la comisión de inteligencia del Senado, controlada por los republicanos, dé el visto bueno a Haspel, pero los senadores aún están sopesando si la ratificarán durante la votación del pleno del Senado en las próximas semanas.

“Creo que sería una gran directora de la CIA”, afirmó Cheney en referencia a Haspel. “Creo que ha hecho un gran trabajo en función de la carrera que se ha construido, y a las personas que conozco en la agencia les entusiasma mucho tener a una colega, por decirlo así, al frente de la CIA”.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorVaticano fija dura postura para reunión con obispos chilenos
Artículo siguienteInundaciones en Montana cerca de su mayor nivel en 100 años