Las mujeres han tomado la decisión de dejar sus tierras en busca de nuevas oportunidades. Foto: CBP

Recientemente Catholic Relief Services (CRS), destacó en un estudio que existe una feminización de la migración en Centroamérica, es decir, que las mujeres jóvenes con mayor nivel de estudio y escolaridad son las que están tomando cada vez más la decisión de dejar sus territorios, lo cual también implica una “fuga de cerebros”.

Isabel Aguilar, asesora técnica de Catholic Relief Services, se refirió al análisis “Entre el arraigo y la decisión de migrar”, el cual enfatiza que las mujeres con mayor nivel de escolaridad, incluso algunas con estudios universitarios iniciados, están tomando la decisión de migrar.

“Otro tema importante es que una de las variables con mayor poder predictiva de migración es la ocupación y en este caso las dos ocupaciones que tienen más tendencia a querer migrar son los jornaleros, agrícolas y de la construcción y las empleadas domésticas”, anotó.

 

Sobre el empleo doméstico, recalcó que hay otras encuestas que revelan cómo este tipo de empleo es precario y las mujeres que se dedican a esto son víctimas de jornadas muy intensas, discriminación y en ocasiones abusos sexuales.

También destaca que las personas que no se sienten tomadas en cuenta o valoradas en sus comunidades, casi un 50%, considerarían migrar.

Aguilar agregó que la violencia doméstica, así como la discriminación en contra de las personas LGBTIQ, son importantes componentes que están influyendo en que las personas migren.

SE REQUIEREN POLÍTICAS ASERTIVAS

La feminización del fenómeno migratorio a consideración de la entrevistada ha empeorado y se ha ido estudiando y significativamente incrementándose.

 

Una de las conclusiones es que se debe llegar a los territorios donde más están migrando, procurando generar todas las condiciones para que los pobladores tengan una vida digna.

“La idea de este estudio es poner sobre la mesa que se requieren políticas, programas y proyectos que aborden una perspectiva más asertiva sobre el tema”, anotó.

A la vez, destacó que se abordaron otro tipo de recomendaciones, entre ellas, que las personas jóvenes tengan acceso a empleos que estén relacionados a lo que estudiaron, además, con la posibilidad de optar a una carrera y “tiene que ser un empleo decente”.

 

ES IMPORTANTE QUE SE HAGAN VINCULACIONES

Iván Palma gerente de comunicación y Marketing de CRS, agregó que otro de los hallazgos del estudio es que cuando los jóvenes se capacitan o estudian alguna actividad que no tiene vínculo con trabajos formales, el riesgo que decidan migrar aumenta.

Palma añadió que es relevante que organizaciones y sociedad logren vincular las capacitaciones, estudios y trabajo.

Grecia Ortíz
Periodista y Comunicadora de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Reportera para el Diario La Hora desde 2015. En la actualidad realiza contenido para La Hora Voz del Migrante, en temas de interés para la comunidad migrante en Estados Unidos.
Artículo anteriorCáncer y edad de Powell lo hicieron vulnerable al COVID-19
Artículo siguiente¿Por qué octubre es el mes de la lucha del Cáncer de Mama?