Caso La Línea 2: Ocho personas escucharán imputación en su contra

La Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI), a cargo de Juan Francisco Sandoval, requerida que sea ligado a proceso en ambos casos. Foto: La Hora

Por Cristian Velix
cvelix@lahora.com.gt

El Juzgado de Mayor Riesgo “B” llevará a cabo este día la audiencia de primera declaración para ocho señalados en el Caso La Línea Consolidadores. En dicha diligencia, la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) imputará los hechos en contra de ellos.

De esa manera, esa unidad de investigación indicará ante el órgano jurisdiccional, dirigido por el juez Miguel Ángel Gálvez, los actos delictivos en los que pudieron haber incurrido esas personas en torno a una posible defraudación aduanera.

En esa línea, tendrán que comparecer ante judicatura por esta causa penal: Mynor René Cotom Guzmán, Juan Francisco Rodríguez Jacobo, Javier Ayala y Ayala, Edgar Augusto Marroquín Herrera, Edwin Humberto Ruano Martínez.

Lea: Caso La Línea 2.0: allegado del partido TODOS es prófugo de la justicia

Asimismo, la audiencia de primera declaración está programada para Marco Antonio Sagastume López, Salvador Montenegro Brol y Lorena Damaris Túnchez Mejía, quien tiene un permiso para permanecer en su residencia por padecimientos del COVID-19.

En dicha diligencia el juzgador deberá resolver si hay indicios suficientes que refieran que ellos realizaron alguna práctica ilícita para que enfrenten proceso penal o, por el contrario, dictar una falta de mérito y liberarlos de los señalamientos.

CASO

Las investigaciones de la FECI señalan que dichas personas fueron parte de una estructura criminal, en la que se involucraron funcionarios y trabajadores de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), cuyos hechos devinieron en una defraudación de poco más de Q14 millones.

LEA: FECI PRESENTA SEGUNDA INVESTIGACIÓN DE LA LÍNEA: HABRÍAN DEFRAUDADO Q14.3 MILLONES

En ese grupo delictivo se involucraron, según las pesquisas, tramitadores, coordinadores de rampa y vistas aduaneros, quienes presuntamente se comunicaban y respondían directamente a otro grupo de personas particulares que no formaban parte de la SAT.

La FECI sostiene que ese grupo externo de personas particulares realizaban diferentes acciones para influir al interior de la Superintendencia mencionada, con el objetivo de que los vistas aduaneros realizaran ajustes de manera irregular a los importadores, a cambio de un soborno.