Carlos Solórzano y las nuevas generaciones

Daniel Alarcón Osorio

Tríptico, publicado por el Fondo de Cultura Económica, 2011, reúne la obra de nuestro compatriota y maestro, Carlos Solórzano. Incluye Los falsos demonios (novela), Las manos de Dios, Cruce de vías, Los Fantoches, El zapato (teatro). El libro suma 558 páginas, cuya lectura no es una pérdida de tiempo.

Al llegar a mis manos este libro, pensé en los estudiantes que comienzan el segundo semestre del 2020 o aquellos que tengan interés por leer autores nacionales. Por los compromisos asumidos con las nuevas generaciones y su formación universitaria, como catedrático titular del Departamento de Letras, jornada nocturna, Facultad de Humanidades, Usac, escribo estas líneas para quienes se están preparando para ser personas críticas y responsables con su realidad y su tiempo.

Nada hace más feliz a quienes ejercemos la docencia universitaria que el compartir libros leídos e invitar a estudiantes y público en general; a buscar libros como si se trataran de diamantes. Un libro es un diamante que nos ilumina el camino en nuestra formación.

La condena de los autores más importantes que nuestro país le ha dado a la Patria Grande (América Latina, por si quedan dudas) es que su trayectoria es conocida y reconocida en otros países, más generosos con la actividad artística e intelectual; pero en el nuestro, con suerte, se les dedica un foro o una plática al que no asisten ni diez personas.

En esta ocasión no se puede alegar inexistencia de las obras del prolífico autor guatemalteco, ya que el Fondo de Cultura Económica pone este libro a disposición de quienes tengan interés en cultivar el pensamiento crítico.

La relectura constituye viaje nuevo y diferente. Encontrar en quienes vivir fuera de Guatemala fue boleto de vida y asfixia permanente y que los obligó a constituir diferencia y relevancia es oxígeno para el cultivo de nuestro criterio.

Carlos Solórzano fue biznieto del expresidente Justo Rufino Barrios. Hijo de padres hacendados. Nació en San Marcos (1922), Guatemala. Creció bajo la educación feudal y religiosa. Vivió su infancia y parte de su adolescencia en ambiente de opresión. Realizó estudios en Francia. Ocupó puestos importantes en la Universidad Nacional Autónoma de México. Innovador del teatro latinoamericano. Premio Nacional de Literatura, Miguel Ángel Asturias (1989). Junto a Manuel Galich, Hugo Carrillo y Manuel José Arce, es de lo más notorio en la dramaturgia guatemalteca.

A Carlos Solórzano lo conocí en un anaquel de biblioteca. Me atrapó su teatro con Las manos de Dios. A partir de estudios formales tuve la oportunidad de conversar con él en sus cortas estadías en Guatemala y la Facultad de Humanidades, Usac.

En la novela Los falsos demonios, el narrador personaje y protagonista, José Elías Canastuj, se ralentiza en lo existencial y psicológico con el telón de fondo de las dictaduras de Estrada Cabrera y Jorge Ubico.

En Las manos de Dios, Cruce de vías, Los fantoches, El zapato (teatro breve), presentes de forma punzante y cuestionadora la existencia, la opresión y la denuncia social.

Cuando se presentó la oportunidad de conversar y preguntarle si seguía creyendo en lo expresado en Las manos de Dios, sobre Guatemala. Con su bastón, lleno de sabiduría, me electrizó tocándome el hombro, al decirme: “¡Aquí ni para Dios hay lugar!”.

Esta obra forma parte del catálogo del Fondo de Cultura Económica, que se puede consultar en www.fceguatemala.com y a través de WhatsApp 5017-3130 o mensaje directo en redes sociales: FCE Guatemala. El Envío es gratis en compras mayores de Q. 100.00, dentro del perímetro de la ciudad de Guatemala. Pregunte por las ofertas de la semana.

Los anormales, de Michael Foucault
El curso sobre los anormales, dictado en el Collège de France entre enero y marzo de 1975, prolonga los análisis que Michel Foucault consagró desde 1970 a la cuestión del saber y el poder. A partir de múltiples fuentes teológicas, jurídicas y médicas, Foucault enfoca el problema de esos individuos peligrosos a quienes, en el siglo XIX, se denominaba “anormales” y los define en tres figuras principales: los monstruos, los incorregibles y los onanistas.

Benzulul, de Eraclio Zepeda
Los cuentos de Benzulul tratan sobre todo del mundo indígena. Universo reducido al parecer, habitado por los antiguos dioses mayas, benéficos y crueles, y que en forma inquietante dilata sus límites de modo que el lector moderno puede sumergirse dentro de él y reconocerse. Los cuentos tienen lugar en Chiapas, sus personajes son indígenas. Benzulul es el primer de los ocho cuentos y también da título al libro.

Las crónicas de Harris Burdick, de Chris Van Allsburg
El libro Los misterios del señor Burdick está diseñado para dejar al lector con más preguntas que respuestas, pero también para plantear un sinfín de historias; las imágenes, sugerentes y hasta perturbadoras, funcionan como detonantes en la imaginación. En Las crónicas de Harris Burdick, se reúnen 14 escritores para escribir un cuento sobre cada enigmática ilustración

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorFuerte y claro
Artículo siguienteLeonel García invita a su sala entre semillas y calaveras