Canela y los Arzú: un pleito entre examigos

Pedro Pablo Marroquín

pmarroquin@lahora.com.gt

Esposo, papá, abogado y periodista. ¡Si usted siempre ha querido un mejor país, este es su momento de actuar!

post author

Pedro Pablo Marroquín Pérez
pmarroquin@lahora.com.gt
@ppmp82

Álvaro Arzú Jr. publicó un post en el que criticaba a Roberto González “Canela” por una alusión que hizo de su padre con un asistente a un mitin. Canela le contestó y luego Roberto Arzú también atacó al candidato de CREO y éste respondió diciendo que leyera lo que le había contestado a su hermanastro (es medio hermano en realidad) y aprovechó para decirle al mayor de los Arzú, en pocas palabras, que era un sinvergüenza.

Canela, también aprovechó a decirle a Arzú Jr. “que ha vivido de la caja chica municipal” y luego en un video llamó a los Arzú “autonombrados herederos del poder municipal”, dijo que no tiene problema con los muertos, pero sí con los vivos (usando el término en buen doble sentido) “que se aprovechan diariamente de los recursos municipales para su propio beneficio o para hacer campaña, con los abusos o el nepotismo que consideran normal, los vivos que por la corrupción evitan que llegue agua a sus hogares…”.

Canela le dijo sus verdades a los Arzú y llama la atención que lo haga porque ¿quién puede olvidar cuando fue el candidato a la presidencia de Arzú, las campañas en que nunca los atacó o hasta los bautizos de amigos en común que compartió tan amenamente en tiempos pasados con Arzú Jr.?

Canela bien haría en responder y contar de qué ha vivido los últimos 8 años que ha sido candidato y no se le ha conocido mayor actividad empresarial privada (al punto que ni los menciona en sus nuevos videos), se ha sabido que ha permanecido muy cerca del poder y de los eternos financistas; en estos momentos en los que pide el voto, estos son detalles que no pueden ni deben pasar desapercibos y más cuando por fin se animó a atacar a aquellos con los que trabajó de la mano y hasta defendió.

Y los Arzú, claro está, guardan silencio porque las cuentas de TU MUNI no cuadran. Arzú era Presidente y vivía en Las Conchas, luego se mudó a un lugar (en el que también viven otros miembros de su familia) pero cuando se suman los ingresos, simplemente no cuadran; tampoco cuadra ver cómo viven sus gerentes (Alfredo Guzmán es el mejor ejemplo). Sencillamente no hay congruencia alguna entre los ingresos y los egresos y como es dinero público, el tema es un asunto de todos.

El Alcalde (con todo y todo) gana alrededor de Q45 mil, según una fuente de TU MUNI y al hacer las “mates” no me dieron los números para la vida que llevan, para las casas que han comprado, para tener hijos estudiando en el extranjero, para comprar negocios, para los yates y gustos de los diferentes gerentes de TU MUNI, más un enorme etcétera.

Por eso es que no hay que echar en saco roto las denuncias de Canela porque todo eso lo supo él cuando fue aliado de Arzú padre en la política y el hecho que ahora se anime a decirlo y denunciarlo nos da luces de que no está perdido y sabe lo que habla.

Por eso insisto que Canela también necesita salir al paso y atajar esas dudas respecto a su vida los últimos 8 años. De los Arzú ya se sabe que no van a contestar. Se limitan (la MUNI y el Presidente del Congreso) a decir que quienes los atacan solo quieren protagonismo y nunca terminan aclarando nada y se entiende porque no hay cómo aclarar el hecho que TU MUNI la han agarrado como una linda caja chica, al igual que agarraron la presidencia con un cuello blanco muy preciso.

TU MUNI es un nido de corrupción y opacidad que, gracias a la cooptación del sistema, ha facilitado enormes negocios de familia al tiempo que ha limitado las soluciones del municipio y ciudades aledañas. Hay cosas que se hicieron bien pero que se pudieron haber hecho mejor si no fueran acompañadas de tanta falta de transparencia y arrogancia, pues como bien reconocen algunos, el anterior Alcalde no daba información porque simplemente no se le daba la gana, ya que al fin y al cabo, hizo de la política y de las instituciones, sus mejores empresas.