Según un estudio del Instituto de Políticas Públicas de California se observa una pérdida significativa de aprendizaje del lenguaje inglés y en matemáticas. Foto: La Hora/AP.

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Las medidas para frenar el avance de los contagios de Covid-19 en Estados Unidos y el mundo, llevaron a las escuelas a cerrar y a los niños al aprendizaje a distancia y ahora el Instituto de Políticas Públicas de California (PPIC), remarca en un estudio cómo en varios distritos de California, se observa una pérdida significativa de aprendizaje del lenguaje inglés y en matemáticas.

De acuerdo con PPIC, integrado por un grupo de expertos sin fines de lucro y no partidista, los estudiantes afroamericanos de bajos ingresos y los alumnos de inglés se quedan más rezagados.

En particular, mencionan que aumentaron las preocupaciones en torno a cómo la pandemia ha afectado a los estudiantes de alta necesidad y desatendidos, incluidos los niños con discapacidades, en hogares de acogida y las familias de bajos ingresos.

De ese modo, el aprendizaje a distancia ha revelado, además, cuán desigual se distribuyen los recursos educativos, desde el acceso a Internet y dispositivos, hasta la instrucción de los maestros y la participación de los padres, una situación que puede expandir las antiguas divisiones raciales y socioeconómicas de California.

DISPOSITIVOS E INTERNET EN EL HOGAR

En una encuesta de los distritos escolares de California, el PPIC, realizó un análisis en el que se exploró cómo los distritos atienden a las poblaciones más necesitadas y desatendidas.

Dentro de los hallazgos, mencionan que persiste la brecha digital y que un tercio de los estudiantes de bajos ingresos todavía no tiene Internet confiable en casa.

La gran mayoría de los distritos, informaron que la tecnología era una prioridad y gastaron más en dispositivos e Internet en el hogar, según el PPIC.

A la vez destacan que, como resultado, la proporción de acceso adecuado a dispositivos aumentó del 67 al 82 por ciento desde la primavera hasta el otoño de 2020.

Por otro lado, la instrucción presencial no se distribuye de manera equitativa y los distritos de alta pobreza y aquellos con una alta proporción de estudiantes negros y latinos tenían menos probabilidades de estar físicamente abiertos en el primer semestre de 2020-21.

Los distritos con puntajes más bajos en las pruebas antes de la pandemia tenían menos probabilidades de ofrecer instrucción en persona, destacaron.

A la vez, los expertos señalan que la mayoría de los distritos informaron mejoras en el aprendizaje a distancia desde la primavera de 2020.

ESCUELAS NECESITAN APOYAR A ESTUDIANTES

No obstante, a diferencia de la primavera, el 76 por ciento de los distritos requieren que al menos la mitad de la instrucción remota se realice en vivo, “la mayoría proporciona de 3 a 6 horas de instrucción por día, una mejora con respecto a la primavera”.

Las estrategias de pérdida del aprendizaje varían según el tipo de distrito. El setenta y tres por ciento de los distritos de alta población negra / latina proporcionaron currículo suplementario y materiales instructivos. El 61 por ciento de los distritos de alta pobreza proporcionaron programas para abordar la salud mental y mejorar el aprendizaje socioemocional; y el 50 por ciento de los distritos de alta población negra / latina ofrecieron programas de tutoría”, anotaron.

Para reparar el impacto total de la pandemia en el aprendizaje de estudiantes, la organización menciona que las escuelas necesitan apoyar a los estudiantes durante la pandemia y más allá para abordar el impacto continuo de las interrupciones del COVID-19.

Grecia Ortíz
Periodista y Comunicadora de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Reportera para el Diario La Hora desde 2015. En la actualidad realiza contenido para La Hora Voz del Migrante, en temas de interés para la comunidad migrante en Estados Unidos.
Artículo anteriorGiammattei advierte que sin registro no serán vacunados adultos mayores de 70 años
Artículo siguienteVenezuela pone a seis ejecutivos de Estados Unidos en arresto domiciliario