Edith González

hedithgonzalezm@gmail.com

Nací a mediados del siglo XX en la capital, me gradué de maestra y licenciada en educación. He trabajado en la docencia y como promotora cultural, por influencia de mi esposo me gradué de periodista. Escribo desde los años ¨90 temas de la vida diaria. Tengo 2 hijos, me gusta conocer, el pepián, la marimba, y las tradiciones de mi país.

post author

Edith González

“La vacuna no va a impedir que nos enfermemos, pero nos protege de morir”
Dra. Iris Casali

Finalmente y pese a su negativa expresa de instaurar medidas drásticas, nuevamente el presidente Giammattei decretó ayer 13 de agosto a las 20:30 horas, Estado de Calamidad Pública en Guatemala, por un mes. Exactamente a un año y cuatro meses de declarar la pandemia en el país.

Y es que entre que nos falta información sobre lo que verdaderamente está ocurriendo, si hay o no vacunas, debo registrarme o puedo solo llegar a vacunarme, si esta es mejor que la otra, si puedo elegir una u otra, si me va dar efectos secundarios,… Los guatemaltecos hemos estado acudiendo a los sitios de vacunación, pero muchos sin la información necesaria para saber que una dosis no es suficiente y que no debemos relajarnos y dejar de usar la mascarilla

Hay quienes creen que la vacuna puede matarles, o producirles tremendo daño en su organismo que prefieren no vacunarse. Algunos se han encerrado, aunque no lo suficiente porque siempre alguien de la casa entra y sale y ha ingresado el virus. Y no nos faltan los escépticos que piensan que de algo tenemos que morir y prefieren arrepentirse de su decisión cuando ya poco o nada se puede hacer por su vida.

«La vacuna no es una garantía para no infectarse o no tener complicaciones. Las personas estarán más protegidas si tienen las dos dosis», detalló la directora general del hospital temporal, Dania Hernández.

Y ante el temor al hospital las personas contagiadas están acudiendo muy tarde a los centros hospitalarios cuando ya las complicaciones son tan graves que pueden causarles la muerte.

El número de infectados diarios se ha ido elevando, sólo ayer 4 mil 216 personas, el 35.41 % de los hisopados dieron positivo, y es que la falta de vacunas ha llevado al país a escalonar su distribución por lo que en los últimos días los pacientes que están llegando al hospital tienen entre 25 y 45 años, personas sin vacuna, además de que hay muchos niños contagiados y las pediatrías de los hospitales empiezan a ser insuficientes.

También es importante reconocer que muchas de las personas contagiadas han adquirido el virus en reuniones familiares o de amigos, al relajarse y creer que allí todo está bien y abandonan las medidas de bioseguridad.

El Estado de Calamidad entre otros, limita la locomoción entre las 10 de la noche y 4 de la mañana del día siguiente, prohíbe las reuniones, y actividades de cualquier tipo.

El presidente puede o no prohibir, pero es cada uno de nosotros, quien debe valorar su vida, asumir su responsabilidad y cumplir su misión de proteger a su vida y a la humanidad.

Hemos abandonado el miedo, pero no hemos adquirido la conciencia clara de estar enfrentándonos a una emergencia sanitaria mundial que requiere de nuestra responsabilidad y colaboración para lograr salir adelante. Lo que lograremos con madurez, enfrentando la realidad, no evadiéndola.

No es el momento de salir de paseos o de compras, aunque estemos vacunados. Vivamos sin miedo, pero con precaución.

Lo importante es informarse, concientizarse y actuar. VACUNARSE.

Edith González
Nací a mediados del siglo XX en la capital, me gradué de maestra y licenciada en educación. He trabajado en la docencia y como promotora cultural, por influencia de mi esposo me gradué de periodista. Escribo desde los años ¨90 temas de la vida diaria. Tengo 2 hijos, me gusta conocer, el pepián, la marimba, y las tradiciones de mi país.
Artículo anteriorDía para elogiar a las personas zurdas
Artículo siguienteAsuntos varios de hoy