Tras el anuncio de Café Tía Lita, muchas personas consultaron para adquirir el producto y no se dieron abasto, pero tendrán más en los próximos meses. Foto: La Hora/Cortesía

Los sueños de la familia Sil Pineda se hicieron realidad, ya que con su esfuerzo emprendieron “Café Tía Lita”, en la aldea Pueblo Viejo, Santa Rosa de Lima del departamento de Santa Rosa. Con este negocio esperan no solo superarse, sino llevar el sabor del café de la región a la mesa de miles de guatemaltecos y ¿por qué no?, también al extranjero.

Miles de personas se dedican a la siembra y cultivo del café en las aldeas de Santa Rosa de Lima y la mayoría de las familias son conocidas por dedicarse a esa actividad; en algunos casos es un trabajo que se hereda y el esmero para hacerlo bien es de todos los días.

Desde su cuenta de Facebook, Arminda Sil explicó cómo surgió el sueño de la familia que, así como el café, llevó su tiempo para germinar, cortar y prepararse.

La idea de este emprendimiento surgió aproximadamente hace un año, porque el papá de Arminda, don Jorge Alberto Sil Urías, ha cultivado y cuidado con mucho amor el café con el apoyo de su esposa y madre de Arminda, la señora Angela del Rosario Pineda Samayoa.

“Para él es su vida, desde que nosotros con mis hermanos éramos unos niños él le dedicaba su tiempo a esta hermosa plantación de café, crecimos ayudando, abonando, cortando el cafecito y tomando lo que cultivamos. El año pasado pensamos en algo diferente en crear nuestra propia marca, para que otras personas puedan degustar el fruto de lo que se produce en esta tierra bendita que Dios nos dio”, mencionó.

Imagen de una de las presentaciones del Café Tía Lita. Foto: La Hora/Cortesía

 

 

ASÍ NACIÓ CAFÉ TÍA LITA

Pero ¿por qué el nombre de Café Tía Lita?, Arminda responde que cuando le preguntó a su papá qué nombre quería para su marca, él respondió que este debía ser en honor a su mamá, porque siempre la ha apoyado, desde el día que plantó la primer matita de café y lo sigue haciendo en todo lo que necesita para lograr una cosecha.

En la familia, explicó que a su mamá la conocen como Tía Lita y por eso nombraron al café de esa manera. La entrevistada, también destacó que su papá tiene más de 20 años de dedicarse al cultivo del café.

Pensando en grande y en el futuro, la entrevistada resaltó que ya son una marca registrada, hicieron todo lo que establece la ley para ello: “Oficialmente somos Café de Tía Lita y es un gusto compartir nuestro producto elaborado por Naomi Sil Pineda, Dina Pineda, Edward Latorre, Mirna Lucía Sil Pineda”.

Foto: Varias personas participan en la producción de este producto. La Hora/Cortesía

SIGUIERON SOÑANDO

En entrevista para La Hora, Arminda comentó que sus papás se mostraron sorprendidos ante la respuesta que han recibido en redes sociales por su emprendimiento.

“La mayoría de las personas que cultivamos café se lo venden al de beneficio y ellos lo pagan como quieren y a veces los precios no están buenos, entonces hay que hacer algo diferente y teníamos esa inquietud”, comentó.

Según la entrevistada, tras el anuncio de Café Tía Lita, muchas personas consultaron para adquirir el producto y no se dieron abasto, pero tendrán más en los próximos meses; para estar pendientes pueden consultar en el perfil de Facebook de Arminda Sil Pineda.

MOMENTOS COMPLEJOS

Arminda destacó que, hablando con una amiga, ella le aseguró que su café tenía algo distinto y así surgió todo.

Sin embargo, coincidió con el inicio de la pandemia del Covid-19 y aunque al principio se sentían de alguna manera desmotivados, siguieron soñando.

AMIGOS Y CONOCIDOS LOS APOYARON

Con el apoyo de amigos diseñaron la etiqueta para los paquetes, otros los auxiliaron con las impresiones y de ahí el nombre del café se materializó, “nosotros no sabemos qué proyecto tendremos más adelante, pero ya no tendríamos que hacer otro trámite”.

Arminda cree que la decisión que tomaron es de suma importancia para quienes cultivan café, porque de esta manera logran emprender y superarse, “sí, sería bueno desde mi punto de vista que las personas se involucren”.

“Gracias a una familia muy especial Esperanza Betzabé Álvarez Muñoz de Nueva Santa Rosa que nos han dado la asesoría y apoyo en el tema hemos logrado el primer paso”, puntualizó.

Los creadores del Café Tía Lita no dejan de soñar y esperan que su producto sea conocido a nivel nacional. Foto: La Hora/Cortesía

 

Grecia Ortíz
Periodista y Comunicadora de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Reportera para el Diario La Hora desde 2015. En la actualidad realiza contenido para La Hora Voz del Migrante, en temas de interés para la comunidad migrante en Estados Unidos.
Artículo anteriorMedias Rojas superan a Rays en 13 entradas y con polémica
Artículo siguienteSydney reabre economía a vacunados luego de más de 100 días