AGRICULTORA DICE QUE QUINTAL DE CAFÉ SE COTIZABA A UN MEJOR PRECIO HACE VEINTE AÑOS

Bombas de tiempo que pueden incrementar la migración: pequeños productores de café y Corredor Seco

LA ECONOMÍA DE LOS AGRICULTORES ES LA QUE MÁS SUFRE ANTE SEQUÍA Y BAJOS PRECIOS

“Digamos que un quintal de café maduro se consigue de unos Q100 a Q125, es un precio bajo a lo que uno le invierte”, explica Mirna Cruz,  del departamento de Jalapa, a La Hora Voz del Migrante al contar cómo su familia y comunidad tratan de salir adelante con la ayuda de la cosecha del café.

Mirna y otros entrevistados relatan cómo por años tratan de sobrevivir con sus cultivos de café, afectados ahora por la sequía y enfermedades como la roya, razón por la cual muchos buscan una respuesta a sus necesidades en la migración a otros departamentos y principalmente Estados Unidos.

Analistas económicos y de migración sugieren que mientras no se logre solucionar las problemáticas que afectan a las familias -una de ellas la pérdida de cultivo de café y los problemas en el Corredor Seco- con el impulso de verdaderas políticas públicas, la migración continuará y podría aumentar.

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Por años el café había sido parte de la vida de Margarito. La cosecha y su habitual corte en noviembre ya eran parte de la vida de la familia que vive en una pequeña aldea del municipio de Santa Rosa.

Viajar hasta una de las barrancas del lugar era común para él, estaba acostumbrado y todos convivían en el trabajo del corte de café.

El fruto rojo destacaba entre lo verde de la vegetación, luego el pago para los trabajadores de la jornada y finalmente la venta al  beneficio de café más cercano.

Sin embargo, con los años la situación cambió, el guatemalteco relató que la imposibilidad de adquirir un crédito, porque no tenía como sustentar una formar de pago, le impidió que pudiera  invertir en fertilizantes y la plaga de la roya acabó con su fuente de ingresos.

Ahora aquel cafetal en el que la familia depositaba sus esperanzas ya no tiene el color rojo que lo caracterizaba, y con el tiempo lo dejaron en el abandono.

El agricultor se dedica ahora a la siembra de maíz y frijol que también trata de comercializar en el Mercado de La Terminal de la zona 4, no obstante las canículas y sequías prolongadas también lo han afectado y muestra de ello es que sus milpas se perdieron.

Por ello refirió, que antes tenía un ingreso alternativo y ahora sobrevive de otros trabajos, por lo que cada vez la agricultura le deja menos recursos que antes.

Si pudiera, expresó, buscaría migrar a otro país, pero ante la falta de recursos económicos que le permitan completar su viaje no se ha atrevido a hacerlo.

PEQUEÑOS CAFICULTORES SUFREN EN EL CORREDOR SECO

Santa Rosa ha experimentado parte de la sequía intensa en Guatemala durante la canícula. Sin embargo, otros departamentos como Jalapa, también han experimentado situaciones similares.

En Guatemala se estima que son unas 125 mil familias las que se dedican a la producción y corte de café, sector que a decir de la Asociación Nacional del Café (Anacafé) genera unos 500 mil empleos entre directos e indirectos.

Por otro lado, según Gerardo Alberto de León, Gerente de Comercialización de la Federación de Cooperativas Agrícolas de Productores de Café de Guatemala, R.L. (Fedecocagua. R.L.), son alrededor de un millón de personas las que se benefician de manera directa por la economía del café, entre productores grandes, medianos y pequeños, además de quienes se encargan del corte.

De León agregó, que una cifra similar también se beneficia de manera indirecta y son quienes también se ven afectados por la baja en precios.

El café hasta julio de este año en la bolsa de valores de Nueva York se promediaba en US$111.51, según un dato proporcionado por Fedecocagua.

El entrevistado refirió que desde hace tres años, no se veían estos precios en el café y, que podrían influir en que las personas tiendan a migrar hacia Estados Unidos, “el impacto realmente es social”.

Desde el caserío El Duraznito de la aldea con el mismo nombre, en Jalapa, Mirna Cruz, de la Asociación local de Esperanzas del Futuro, integrada por mujeres de la comunidad que se unieron en la búsqueda de mejores condiciones para ellas y sus familias y comunidades, relató las carencias por las que atraviesan con el cultivo y siembra de café.

En los últimos días se ha hablado de la baja en el precio del quintal del café, sin embargo, esa es una situación frecuente para los pequeños agricultores en el lugar, comentó la entrevistada.

“Digamos que un quintal de café maduro se consigue de unos Q100 a Q125 el precio, es un precio bajo a lo que uno le invierte… nosotras lo vendemos molido porque le ponemos el valor agregado para vender un poquito mejor el trabajo de las mujeres”, indicó.
Para cultivar este producto, Cruz explicó que los agricultores deben considerar la aplicación de abono, insecticidas, además del trabajo que lleva la producción del café.

PENSARON QUE PROYECTO LES TRAERÍA MÁS BENEFICIO

La entrevistada señala que la situación no siempre fue así, pues hace unos veinte años el quintal se cotizaba por un mayor precio, por lo que los beneficios eran mayores para las familias que recibían mayores ingresos económicos, recordó.

“Ahora somos diez familias las que estamos juntando el producto y vendemos nuestro café a cinco quetzales más en el mercado local, porque también le compramos a los pequeños agricultores a quienes les pagamos más por el quintal a ellos”, dijo.

Cruz explicó que han tenido apoyo en donativos para la compra de herramientas que siempre se necesitan y 500 árboles de café para cada socio.

Por el momento están tratando de sobrevivir con lo que logran vender, porque reconoce que no hay mucho mercado, aunado que a las familias del lugar no les gusta el café para hervir, sino el instantáneo y eso limita sus ganancias.

“Con este proyecto nosotros al principio pensamos que nos traería mucho trabajo y desarrollo -cosecha y corte de café-, pero el mismo dinero que recibimos lo vamos invirtiendo y ya tenemos designado lo que le toca a cada una por el trabajo que vamos haciendo”, comentó.

La aldea se encuentra ubicada en uno de los departamentos del llamado Corredor Seco, que cada año está a merced del fenómeno El Niño, que con los años pobladores creen que se ha intensificado.

Este año, además de la difícil situación que atraviesan en el caserío, Mirna comentó que perdieron la mayor parte de los sembradíos de maíz por la sequía que aún está presente en el lugar, tema por el que, incluso, les solicitaron fotografías, porque algunas instituciones no creen en las pérdidas que sufrieron.

Asimismo, añadió que esas mismas condiciones han motivado en los últimos años la migración de adultos y niños, ya sea a otros departamentos y principalmente a Estados Unidos.

FAO: FALTA DE OPORTUNIDADES DEL ÁREA RURAL, UN DETONANTE DE LA MIGRACIÓN

Diego Recalde, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) en Guatemala, señala que el precio del café a nivel internacional ha experimentado una caída severa que ha alarmado a diferentes sectores y gremios.

“La baja en los precios implica menores ingresos para las familias, dado que ya muchos de estos productores de café viven en condiciones económicas difíciles.  Esta disminución de sus ingresos puede incrementar los niveles de pobreza e inseguridad alimentaria, generar emigración y mayor endeudamiento familiar, entre otros efectos”, explicó.

Recalde añadió que la falta de oportunidades en las áreas rurales es uno de los principales detonantes de la migración hacia centros urbanos o países como Estados Unidos y México, jóvenes en su mayoría.

Por otro lado, hizo énfasis en que son las familias del Corredor Seco las que mayor impacto reciben por las canículas prolongadas ya que la agricultura es su principal o único medio de vida.

“Estas familias suelen producir parte de los granos básicos que consumen, es decir, maíz y frijol, por tanto, si pierden una cosecha, sus reservas de alimentos para los meses subsiguientes se ven mermadas. Con la venta de su mano de obra complementan la compra de granos básicos y el resto de su canasta básica”, anotó.

HAN SUGERIDO MIGRACIÓN TEMPORAL Y REGULADA

El representante de la FAO en Guatemala dijo que los cultivos más afectados son el maíz, frijol, árboles frutales y el café y que a modo de atender las necesidades de la población han recomendado al Gobierno que se analice el impacto de ciclos agrícolas de 2018, en el precio de alimentos de consumo básico.

Entre otras recomendaciones señala la necesidad de implementar acuerdos que permitan la migración temporal regulada, segura y ordenada de personas originarias de las comunidades rurales más afectadas·

SEÑALAN EL FRACASO DE POLÍTICAS PÚBLICAS

Abel Lara, representante del Programa Diálogo Regional Rural, de Centroamérica y República Dominicana, integrado por organizaciones campesinas e indígenas, indicó en el marco del Foro “Agricultura Familiar, diálogo y políticas públicas que las políticas públicas también deben ser enfocadas a sectores.

“Ha quedado demostrado que esas políticas públicas han quedado fracasadas… soy un productor salvadoreño con mucho orgullo, y a partir de ahí reconozco que la política pública ha fracasado, porque este sector demanda mucha agua, tierra”, señaló.

El salvadoreño expresó que si no se enfocan adecuadamente las políticas públicas, los países continuarán en estancamiento político, económico y social.

Considera que la migración de jóvenes genera un retraso en la búsqueda de desarrollo porque el talento se deja escapar.

MAGA: SE PUEDE CONTRARRESTAR LA MIGRACIÓN

Roberto Juárez, asesor de despacho del Ministerio de Agricultura y Alimentación (MAGA), indicó que aparte de que el café es un generador de empleo también es una fuente de mitigación del cambio climático.

“Se ha creído que la caficultura es de los grandes sectores, pero parte de la producción viene de la agricultura familiar”, dijo.

El entrevistado dijo que se manejan políticas públicas a través de la alianza que se tiene con Anacafé, para apoyar a familias que no tienen grandes extensiones de café, “también es importante recordar que en ese cultivo no solo participa el hombre sino la familia”.

Al fortalecer a los pequeños caficultores considera que se fomentan las fuentes de empleo y se puede contrarrestar la migración, “muchas veces migran ya sea a las cabeceras departamentales, a la capital o hacia Estados Unidos, al no haber fuentes de empleo”.

ÚRSULA ROLDÁN: AL QUEBRARSE LA ECONOMÍA CAMPESINA SE GENERA MÁS MIGRACIÓN

Para la directora del Instituto de Investigación y Proyección sobre Dinámicas Globales y Territoriales en Guatemala (IDGT) Úrsula Roldán,  el pequeño agricultor es quien necesita de un apoyo especial de parte del Estado, porque son quienes generan trabajo y alimentos para la familia.

“El problema es que las políticas públicas en Guatemala han estado controladas por la gran empresa y entonces eso nunca ha llegado al pequeño. En el caso de la caficultura yo quisiera recordar que hubo un gran fondo para pagar sus deudas, pero yo quisiera tener un resultado de ese financiamiento de cómo se utilizó”, comentó.
Roldán explicó que al quebrarse aún más la economía campesina, a futuro genera más migración como se está viendo ahora, y muestra de ello es que Guatemala es uno de los sitios con mayor vulnerabilidad en el mundo.

“La pequeña economía, el pequeño agricultor es el más afectado, y creo que el Estado debe tener políticas públicas, pero ojo, porque bajo el pretexto de ayudar al pequeño se pueden beneficiar de nuevo a los grandes, porque eso ya se ha hecho en el pasado”, comentó.

ANDRÉS CANO: SE PONE EN PELIGRO LOS MEDIOS DE VIDA DE FAMILIAS Y ESO MOTIVA LA MIGRACIÓN

Andrés Cano de Socialab, una organización que trabaja con la innovación y el emprendimiento, anotó que por años la inestabilidad en precios ha afectado a los pequeños agricultores porque no tienen las mismas ventajas que antes.

Por ello, Cano cree que el cambio climático, la degradación de los suelos, la falta de agua, pone en peligro los medios de vida de las familias y eso motiva ahora y a futuro la migración, buscando en dónde poder encontrar un retorno digno.

“El riesgo que se asume con el cambio climático no es el mismo de antes, hay más posibilidades de que las cosas se vengan abajo”, dijo.

LUIS LINARES: AGRICULTORES PERCIBEN INGRESOS REDUCIDOS

El analista económico Luis Linares, de la Asociación de Investigación en Estudios Sociales (Asies), dijo que el problema de los pequeños agricultores radica en que los ingresos que producen son reducidos y muchos de ellos venden el café a beneficios, por lo que perciben muy poco del precio que se percibe a nivel nacional o internacional.

A eso se debe añadir el precio del grano que podría bajar, la enfermedad de la roya que afecta a las matas y la poca lluvia.

“Muchos de los pequeños productores ofrecen empleos por pocos días a cortadores de café, entonces al ver reducidas sus expectativas de ingreso pues también no contratan trabajadores u ofrecen salarios bajos e incluso trabajo infantil”, destacó.

EL ÉXODO MIGRANTE DE 2018

Para tener una idea del éxodo de la población guatemalteca hacia ese país, Dirección General de Migración (DGM) señala que hasta agosto de este año la cifra de personas retornadas alcanzaba a unas 57 mil personas, superior a los 39 mil que se tenían a la misma fecha en 2017.

US$473 MILLONES EN EXPORTACIONES DE CAFÉ

En cuanto a exportaciones, el Banco de Guatemala (Banguat), registra que de enero hasta junio de este año el café ya sumaba US$473 millones 972 mil 903.

En ese contexto Sergio Mazariegos, del Comité de Cafés Diferenciados de la Asociación de Exportadores de Guatemala (Agexport),  dijo que resulta preocupante la escasez de agua que existe para el sostenimiento de futuras cosechas de café.

MÁS DE Q9 MILLONES EN CRÉDITOS PARA GANADERÍA, AGRICULTURA Y OTROS

La Superintendencia de Bancos (SIB) destaca que los préstamos realizados durante 2018 fueron destinados a la ganadería, agricultura, silvicultura caza y pesca, aunque no detalla específicamente a qué cultivo es dirigido. Hasta julio se tenían 30 mil 068 créditos que sumaban más de Q9 millones 381 mil.

MIGRANTES SIGUEN INYECTADO REMESAS A ECONOMÍA, PERO DEPORTACIONES AUMENTAN

Lejos de la suma de exportaciones de café, las remesas familiares hasta julio de 2018 registran un total de US$5 mil 217 millones 431 mil 600, cifra que supera lo obtenido en la misma fecha en 2017.

Aunque el registro sea calificado como positivo, el crecimiento comparado a otros años es menor y según el Banguat esto se debe a una “desaceleración”, que se puede traducir en una baja de lo mostrado en años anteriores.

Ante ese panorama existe otra realidad, la Dirección General de Migración (DGM) apunta que hasta los primeros días de agosto el número de personas retornadas al país por la vía aérea y desde Estados Unidos es de 32 mil 366, en tanto el resto, 24 mil 783 lo hicieron de manera terrestre.

Comparado con 2017, las cifras detallan que el incremento alcanza este año a más de 18 mil 041 personas que buscaron migrar, pero no lograron completar su trayecto porque fueron detenidas por autoridades mexicanas y estadounidenses.