Bella Macario, con el corazón en GT, obtuvo su residencia y trabaja duro por los suyos

0
3800

Bella Macario llegó a Estados Unidos en 2016 desde El Nuevo Palmar, Quetzaltenango, en búsqueda de un mejor futuro para ella y su familia. En la actualidad trabaja seleccionando artículos de segunda mano que luego son distribuidos a tiendas para su venta, tarea que asegura a La Hora Voz del Migrante disfruta, pues la entretiene y sobre todo le permite sacar adelante a sus seres queridos.

Ella migró únicamente con su hijo de 16 años y hace algunos meses se reunió con otro de sus hijos que estaba en Guatemala, quedando pendiente de reencontrarse con su hija y un nieto.

Bella vive en Virginia y reconoce que el cambio de país sí se le dificultó un poco, el idioma representó una barrera, además que estar sin documentos añadía complicaciones a su permanencia en ese territorio.

 

 

 

LOGRA LA RESIDENCIA

Sin embargo, recientemente obtuvo la residencia en ese país, lo cual le permite acceder a mejores oportunidades de vida. “Guatemala es diferente a este país, más que todo con las personas que uno se va a relacionar”, destacó.

Al establecerse se percató que desenvolverse sería muy diferente, además, migrar no estaba en sus planes, pero diversas situaciones la llevaron a tomar esta decisión por el bien de los suyos.

En la conversación telefónica, enfatiza en que su primer empleo fue en una tienda, en donde vendían artículos fabricados en China, lo cual le sorprendió por la variedad de enseres que distribuían y que exportan a diferentes países. “Fue una experiencia buena y me adapté rapidito”, recalcó.

Pero no era su único trabajo, también se encargaba de la limpieza de unas oficinas.

Y esto lo hizo porque en Estados Unidos destaca que todos deben pagar sus cuentas y en su caso debían seguir procesos migratorios con abogados, tenía que cancelar esto.

 

ENCONTRÓ APOYO DE OTRA CONNACIONAL

La comida y su alimentación es un aspecto que le hizo falta, pues en Guatemala consumía artículos orgánicos comprados con productores locales, “cuando estábamos en Guatemala consumíamos todo más natural, eso fue un cambio total de uno”.

Bella explica que desde que llegó encontró mucho apoyo en la guatemalteca Letty Barán, también oriunda de El Nuevo Palmar, “ella fue una gran persona para mí, no era mi familia, pero fue quien me ayudó, ella sirve a la gente de nuestro país”, resaltó.

 

LE GUSTA SU EMPLEO ACTUAL

En la conversación mencionó que ahora trabaja en una tienda en donde venden artículos de segunda mano, “Unique”, “se reciben donaciones y nosotros lo clasificamos y sacamos lo mejor, ese trabajo siempre me ha gustado porque llegan cosas de diferentes países”.

En ese lugar, ha tenido la oportunidad de encontrarse artículos de moda o joyería y eso la entretiene, “lo mío es de clasificar, buscar lo mejor, siempre me gustó atender”, reiteró.

 

PIDE A CHAPINES MANTENER A GUATEMALA EN EL CORAZÓN

Lejos de Guatemala, Bella trata de recrear la comida tradicional de Guatemala, así que en Acción de Gracias y otras fechas, ella elabora pepián, tamales, chuchitos y otros platos, los preferidos de sus hijos, “hacemos lo tradicional de nosotros”.

“Yo estoy en este país por la economía de mi familia, pero realmente a Guatemala uno no lo debe de sacar de su corazón, yo soy de Guatemala y allá son mis costumbres y principios”, remarcó.

Bella le envía un mensaje a los connacionales para que mantengan las tradiciones y la esencia de su origen, “recuerden que su familia, valores y principios es lo más importante… a Guatemala siempre lo tenemos que llevar en el corazón, estemos en donde estemos, porque hay muchos que se avergüenzan”, lamentó.