From Trash To Treasure permite crear elementos originales como esta bolsa. Foto La Hora/Camino Seguro

Por Haydeé Archila
harchila@lahora.com.gt

¿Se imagina que residuos de vinilo o bolsas de plástico de comida para perros, tela de muebles viejos y listón de regalo se transformen en prendas a la moda, listas para estrenar?

Esto es una realidad gracias a la colaboración de más de 30 diseñadores (principalmente guatemaltecos), quienes unieron su talento para apoyar la labor que realiza Camino Seguro, en la actividad “From Trash To Treasure” (De basura a tesoro).

Así que los participantes se involucran y han donado sus aptitudes, pero también todo lo que cada prenda recaude a través de una subasta en línea, para que 500 niños y jóvenes continúen con sus estudios.

 

La organización ofrece la vía de la educación para salir de la pobreza, y se enfoca en las más de 60 mil personas que viven en condiciones de extrema pobreza en la comunidad de basureros de Guatemala. Actualmente, más de 500 estudiantes, con edades comprendidas entre los 3 y los 21 años, están matriculados en Camino Seguro. Casi 70 papás y abuelos participan en la educación de adultos y 140 madres son miembros de Creamos.

Uno de los ejemplos de los diseños que forman parte del proyecto, lo retrata el trabajo que realizó el costarricense Toribio Donato, de blusa y pantalón monocromático, fabricado al cien por ciento con botellas de plástico transformadas en tejido, no solo por un proceso reciclado, sino libre de micro plástico.

“En la actualidad, más de 5,210 botellas de plástico flotan a la deriva en el océano. Son desechadas sin consideración y representan uno de los muchos problemas creados por los humanos que más impacto ocasionan en los ecosistemas. Su impacto en la fauna marina es voraz”, expresa Donato, quien se suma a la actividad para “crear conciencia y reflexión”.

Prenda hecha con productos de Tetra Pack. Foto La Hora

Otra pieza, un bolso transparente, bautizado como “Arunima”, que significa brillo y aurora, según explica su creador el guatemalteco David Luna, de SGN Studio, fue realizado con trozos de nailon que se utilizaban para cubiertas de muebles. Entre los objetos que incorporó fueron cadenas, cascabeles y anillos.

Todas las piezas tienen historias similares: fueron fabricadas a mano y a la medida con materia prima que se encuentra en el vertedero de Guatemala.

Los organizadores crearon una lista de materiales que normalmente se encuentra en el relleno sanitario y que las personas que trabajan allí ordenan y clasifican. Esa lista fue compartida a los diseñadores para que ellos las consiguieran donde les fuera posible. De esa cuenta, hasta uno de los diseños se hizo con radiografías.

AQUÍ PUEDE VER ALGUNAS DE LAS PRENDAS

DONAR PARA EDUCAR

Una de las particularidades de la comunidad Safe Passage (Camino Seguro) es el voluntariado. Es el caso de María Barton, estudiante de secundaria de Portland, Maine, Estados Unidos, quien durante un mes realizó sus prácticas de último año como voluntaria. Se alojó con una familia en Antigua y viajó a la ciudad de Guatemala en autobús.

En su caso, ayudó principalmente en una de las dos clases de segundo grado. “Me gustaría compartir una reflexión. Estos niños tienen muchas cosas que hacer en su vida fuera de Camino Seguro. Verlos entrar por las puertas con sonrisas en sus rostros, escuchar las risas y disfrutar de su tiempo en la escuela es muy humilde”, relata la joven desde su blog.

Las subastas comienzan a partir de los US$50, por cada prenda o accesorio reciclado. Lo que se recaude se usará íntegramente en la educación de los niños y jóvenes que viven en los alrededores del denominado relleno sanitario en la zona 3, y se extenderá a todos los pilares de la asociación (Lea el recuadro: Mujeres transformando basura), para que puedan romper el ciclo de la pobreza a través de la formación, haciendo hincapié en sus habilidades para la vida y la perseverancia con el fin de prosperar en el trabajo y contribuir a su comunidad.

Las prendas destacan también por su calidad y diseños únicos. Foto La Hora/Camino Seguro

 

MUJERES TRANSFORMANDO BASURA

En 2008 surge el emprendimiento social Creamos, que comenzó con un grupo de madres convirtiendo las bolsas de plástico desechadas en bolsos, y el papel reciclado en joyas. Para estas mujeres la basura del vertedero es un salario honesto, experiencia empresarial, autoestima y respeto.

La actividad de “From Trash To Treasure” repercutirá en todos los proyectos de Camino Seguro, especialmente en Creamos, que también es una ONG guatemalteca. En el Programa de Educación de Adultos participan 70 estudiantes adultos (muchas señoras), en ejercicios diarios de lectura y escritura, tutorías y formación en informática para prepararse para la graduación.

 

Para conocer más de la fundación ingrese aquí

 

Haydeé Archila
Desde hace más de una década me desarrollo en el mundo del periodismo guatemalteco, haciendo lo que más me gusta que es escribir, hacer reportajes y entrevistas a personalidades. Desde hace algún tiempo, me desarrollo como influenciadora de moda y estilo de vida, a través de mi página de Facebook e Instagram. Redes sociales: @queenandtrendy (Instagram y Facebook)
Artículo anteriorCanadá retirará personal no esencial de su embajada en Haití
Artículo siguienteDecenas de evacuados por incendio en refinería en Indonesia