Barreda espera juicio; estrena paternidad

Por REDACCIÓN LA HORA
lahora@lahora.com.gt

Roberto Estuardo Barreda, el principal sospechoso en el femicidio de su esposa Cristina Siekavizza, se convirtió en padre el año pasado, mientras espera ser juzgado por separado de los demás sindicados en este caso.

La Hora tuvo acceso a documentos que confirman que Barreda se convirtió en el padre de una bebé nacida el 2 de octubre de 2017.

La defensa de Barreda ha insistido que Cristina no está muerta sino que está “desaparecida”. Mientras hace esas afirmaciones, él ha comenzado a reconstruir su vida y es padre de una criatura.

Esto se da en el marco del proceso que continúa en contra de Barreda por ser el principal sospechoso de la muerte de Ziekavizza, en junio de 2011.

Después de conocerse más detalles de la desaparición de Siekavizza, Barreda huyó a México donde se llevó a sus dos hijos y estuvo prófugo por casi dos años. Fue ubicado por las autoridades guatemaltecas en ese país en noviembre de 2013.

Según testimonios y pesquisas recabadas por el MP, Siekavizza era violentada constantemente por Barreda de forma física, psicológica y económica.

La madre de Barreda, Beatriz Ofelia de León, expresidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), figura entre los sindicados que esperan ser juzgados en 2019.

LO ÚLTIMO DEL CASO

La semana pasada el Tribunal de Mayor Riesgo “C”, que preside el juez Pablo Xitumul, aceptó que Roberto Barreda sea juzgado por separado de los otros cuatro acusados.

El tribunal también informó que se estima que el juicio contra los otros sindicados podría iniciarse en marzo del próximo año.

Esto se dio tras la petición de la Fiscalía Especial con el fin de agilizar el esclarecimiento del caso que ya lleva más de siete años en impunidad.

Con la separación de Barreda en el proceso, el juicio podría avanzar contra Beatriz Ofelia De León, madre del principal sindicado, Joaquín Flores González, Javier Mendizábal Ruiz y el investigador privado José Celada Cuevas.

El caso de Barreda quedaría pendiente porque planteó desde el año pasado una apelación en contra del convenio de colaboración eficaz de Petrona Say, quien era empleada de la familia.

Sin embargo, hasta la fecha el recurso no ha sido resuelto por la Sala de Apelaciones de Mayor Riesgo, por lo que no se ha podido realizar la audiencia de etapa intermedia.