Barcelona reduce un 50% la población de palomas con anticonceptivo veterinario

El Ayuntamiento de Barcelona ha confirmado este viernes un descenso del 50% en la población de palomas en un lapso de tres años. Foto: Marcela Castillo

Por Marcela Castillo

El Ayuntamiento de Barcelona ha confirmado este viernes un descenso del 50% en la población de palomas en un lapso de tres años. Las autoridades han indicado que, desde el 2017, las palomas de la ciudad han sido alimentadas con 51 dispensadores automáticos que contienen pienso recubierto de un anticonceptivo veterinario.

Según la administración, se implantaron 47 dispensadores en marzo de 2017, de los cuales 37 contenían pienso recubierto con el tratamiento veterinario y otros 10 sin el principio activo. De esta forma, podrían comparar los resultados entre ambos grupos.

MAÍZ RECUBIERTO DE NICARBAZINA

Nicarbazina es el nombre que recibe el fármaco veterinario anticonceptivo que recubre el maíz. Los dispensadores han sido programados para administrar, a primera hora de la mañana, una dosis de Nicarbazina a las palomas que se encuentran presentes.

Según la administración, se implantaron 47 dispensadores en marzo de 2017, de los cuales 37 contenían pienso recubierto con el tratamiento veterinario y otros 10 sin el principio activo. Foto: Marcela Castillo

El Ayuntamiento de Barcelona ha señalado que el fármaco veterinario anticonceptivo inhibe por completo el desarrollo de la yema del huevo, provocando así infertilidad. Sin embargo, asegura que la infertilidad es reversible si se deja de administrar.

Según el Servicio de Ecopatología de Fauna Salvaje de la Universidad Autónoma de Barcelona [SEFAS], el promedio de palomas en una ciudad debería estar entre 300 y 400 palomas por kilómetro cuadrado. No obstante, Barcelona tiene entre mil 300 y mil 700 palomas por kilómetro cuadrado, una cifra que cuadruplica el promedio.

EL CONFINAMIENTO TUVO UN EFECTO POSITIVO EN EL SISTEMA

El confinamiento debido a la pandemia del COVID-19 tuvo un gran impacto en las colonias de palomas, sobre todo en las que tenían mayor dependencia a la actividad humana. Una de las zonas con más afluencia de la ciudad, Plaza Cataluña, tiene una colonia totalmente dependiente al alimento de residentes y turistas. En horas pico, se pueden llegar a observar más de un millar de palomas concentradas en esta parte del centro.

El confinamiento debido a la pandemia del COVID-19 tuvo un gran impacto en las colonias de palomas, sobre todo en las que tenían mayor dependencia a la actividad humana. Foto: Marcela Castillo

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha explicado que las zonas fueron seleccionadas acorde al número de quejas recibidas por parte de los ciudadanos. En marzo 2017, la población total de palomas se encontraba alrededor de 3 mil 801 palomas. Luego de ocho meses, se registró un descenso del 17% de la población de estas aves.

En noviembre 2018, la cifra inicial se redujo aún más y el Ayuntamiento de Barcelona reportó un descenso en la población de 52% con un total de mil 814 palomas. Tomando como referencia el balance anterior, las autoridades han estimado que cuando se cumplan 5 años con el sistema, la reducción de la población de las palomas será de un 71,5%.

Gracias a los 47 dispensadores, el Ayuntamiento de Barcelona ha logrado comprobar la eficacia de dicho sistema y controlar, de forma ética, la reproducción de estas aves. Barcelona se ha convertido en la primera ciudad europea en recurrir a la reducción de natalidad como una herramienta para gestionar la población de las palomas.