El Barcelona cae contra todo pronóstico ante el Deportivo

Barcelona's Lionel Messi, left, walks past Deportivo's Raul Albentosa after losing 2-1 in a Spanish La Liga soccer match between Deportivo and Barcelona at the Riazor stadium in A Coruna, Spain, Sunday, March 12, 2017. (AP Photo/Paulo Duarte)

La Coruña
DPA

El Barcelona regresó hoy a su imagen más sombría y protagonizó la gran sorpresa de la fecha 27 de la Liga española al perder por 2-1 en el campo del modesto Deportivo de La Coruña, que hizo méritos suficientes para llevarse el triunfo.

Nadie esperaba semejante resultado del líder del torneo, y menos después de lo ocurrido el miércoles, cuando ganó 6-1 al Paris Saint-Germain en la Liga de Campeones para conseguir una remontada histórica. Esta vez el equipo de Luis Enrique mostró un juego muy vulgar ante un rival que pelea por la permanencia de la mano de un nuevo entrenador.

Fue la primera derrota del Barcelona desde el 2 de octubre. Y expuso su liderato, que reconquistará el Real Madrid si vence más tarde al Betis en el partido que cerrará la jornada de hoy. Los azulgrana tienen ahoa mismo 60 puntos, uno más que los blancos.

El Deportivo puso la ilusión, un argumento suficiente para superar a un Barcelona que pareció un equipo resacoso tras la euforia de la Champions. No jugó Neymar, quien no fue convocado por unas molestias físicas, y el conjunto azulgrana notó la ausencia de su jugador más en forma. Más allá de eso, no hubo noticias del argentino Lionel Messi, de nuevo desenfocado.

El nuevo entrenador del equipo gallego, Pepe Mel, superó sobre la pizarra a Luis Enrique, quien nunca encontró la fórmula de variar la deriva de un encuentro que ya se fue con ventaja 1-0 para el Deportivo al descanso gracias a un gol de Joselu a los 40 minutos tras un grave error defensivo. También del portero Marc-André Ter Stegen.

El Barcelona quiso enseñar las uñas al comienzo de la segunda parte y Luis Suárez igualó a los 48 minutos al aprovechar un balón suelto, pero el Deportivo recuperó el mando del encuentro a los 74 minutos en un nuevo saque de esquina mal defendido por los visitantes. Álex Bergantiños se encargó de marcar el gol que a la postre sería definitivo.

El conjunto azulgrana se encomendó al final a una épica que esta vez no resultó, pues no tuvo ni emoción en su juego. Y todo lo que generó se tropezó con el argentino Germán Lux, el arquero del Deportivo, muy seguro todo el encuentro.

El equipo gallego se llevó así un triunfo con el que nadie contaba para sumar 27 puntos y situarse con ocho por encima de los puestos de descenso. Sorprendió a un Barcelona que pagó caro su exceso de confianza.