Una serie de opciones a visitar en diversos bosques y selvas del país, contribuyen para la conservación de la biodiversidad. Foto: La Hora


POR ANA LUCÍA GONZÁLEZ
agonzalez@lahora.com.gt

Una serie de opciones a visitar en diversos bosques y selvas del país, contribuyen para la conservación de la biodiversidad.

Guatemala es un país megadiverso, en flora y fauna. Gracias a su posición geográfica y diversidad de hábitats le permiten ser un territorio rico en especies de aves. El estudio del Instituto de Agricultura, Recursos Naturales y Ambiente (IARNA) “Riqueza de especies de aves en Guatemala y estado de su conocimiento”, identificó que existen 724 especies formalmente reportadas, algunas de las cuales provienen del Norte, del Sur y las propias de Mesoamérica (2008).

A pesar de esta riqueza, 29 de estos grupos de aves se encuentran amenazados y cuatro en peligro de extinción, incluyendo tres endémicas o de distribución restringida, de acuerdo al informe. De esa cuenta, la región es un punto clave para el estudio sistemático y conservación de todas estas especies.

Por eso, una forma de protegerlas es el conocimiento y su promoción a través del aviturismo en las diferentes regiones del país donde pueden apreciarse, ya sea por su canto, sus vibrantes colores o simplemente por la libertad de su vuelo.

La Estación Biológica Las Guacamayas ofrece una experiencia de vida silvestre única.

Existen opciones según el nivel de experiencia del visitante. Desde la selva petenera, adentrarse en las montañas de las Verapaces; o si prefiere algo más cercano como los bosques de Sacatepéquez.

Esta actividad le permite al visitante no limitarse a la observación de especies, sino también como una oportunidad para realizar actividades al aire libre. Además de contribuir para reinvertir en la conservación de la biodiversidad. Aquí dos destinos para adentrarse en este mundo.

SELVA PETENERA

La Estación Biológica Las Guacamayas ofrece una experiencia de vida silvestre única. Se encuentra en el Parque Nacional Laguna del Tigre, en la Reserva de Biósfera Maya. Se encuentra a una distancia de 80 kilómetros en carretera de terracería en vehículo 4 x 4, en un tiempo aproximado de dos horas, desde Ciudad Flores, Petén. También se ofrecen vuelos en helicóptero.

Rodeada de los ríos San Pedro, Yalá, Sacluc, San Juan y Chocop, así como de humedales y bosque alto, son el hogar de la guacamaya roja, de jaguares, jabalíes, cocodrilo de pantano, tortuga blanca, tapires; seguido de millares y millares de aves, las cuales se han registrado hasta el momento más de 400 especies residentes y migratorias, una gran diversidad de reptiles anfibios y mucho más.

Puede leer: Conozca la aldea Doña María, Gualán, Zacapa, un destino diferente para turismo

La Estación cuenta con un restaurante con precios accesibles y hospedaje. Las expediciones tienen un mínimo de dos personas y un máximo de 12. Están diseñadas para finalizar en el sitio arqueológico Perú Waká.

“Estuvimos unas 48 horas en Petén, intensas y fructíferas. Disfrutamos de ambientes espectaculares entre arqueología y naturaleza. El grupo identificó un total de 110 especies de aves, unas residentes y otras migratorias que pasaban el invierno en estas latitudes”, afirma el fotógrafo Jeovany Tut.

LOS BOSQUES DE SACATEPÉQUEZ

En las aldeas de San Bartolomé Milpas Altas y El Hato, Sacatepéquez, es donde se resguarda gran parte del bosque natural que aún conservan los alrededores de Antigua Guatemala. Aquí se encuentran los jardines de lavanda más grandes del país, así como senderos rodeados de naturaleza, donde se pueden observar las aves que llegan al sitio.

En aldea El Hato existen, reservas naturales privadas y listas para recibir a los turistas, en donde aún se encuentran bosques naturales, principalmente de pino y encino, que además conservan especies nativas y miles de aves migratorias.

“En una semana, un observador de aves puede identificar más de 300 tipos de aves en el país, incluyendo especies endémicas regionales o de hábitat restringido, así como variedad de especies migratorias. Además, la experiencia se enriquece por los abundantes atractivos culturales y de paisajes, ya que pocos lugares en el mundo cuentan con tal variedad en tan poco tiempo”, comentó Irene Rodríguez, socia de la comisión de Turismo Sostenible de Agexport y presidente de la Asociación de Aviturismo de Guatemala.

LEA: CHICHICASTENANGO O EL ENCUENTRO CON LOS ANCESTROS, AQUÍ UNA GUÍA PARA UN VIAJE INOLVIDABLE

A nivel mundial, esta especialidad turística se posiciona como uno de los segmentos mejor establecidos del ecoturismo y más importantes en términos económicos. No requiere de grandes inversiones en infraestructura y contribuye a la conservación de la biodiversidad. También significa una fuente de ingresos para las áreas protegidas nacionales y las reservas naturales privadas.

“Es una actividad en auge, se nota en redes sociales a grupos de pajareros que comparten avistamientos y fotografías. Además, la especialidad en este tipo de imágenes ha tomado relevancia, al punto que los operadores ofrecen este segmento en el mercado internacional”, afirmó Dagmar Moreno, de la Comisión de Turismo Sostenible, Agexport.

Foto ilustrativa de un ave captada en Petén. Foto La Hora/Carlos López Ayerdi

FERIA DE PÁJAROS

Con el objetivo de apoyar la reactivación económica de este sector, Agexport anunció la realización de la Feria de Aviturismo el próximo 10 y 11 de abril. El primer día realizarán talleres y conferencias científicas en forma virtual, el domingo 11 organizan dos recorridos, con un máximo de diez personas para la observación de aves hacia el Parque Florencia.

Ana Lucía González
Periodista guatemalteca apasionada por contar historias de la realidad nacional. En ser voz de los que no tienen voz. Afanada en un aprendizaje constante. Me debo a los lectores y a mis valores y principios.
Artículo anteriorPara prevenir contagios Covid-19, INAB implementa restricciones en Parques Nacionales
Artículo siguienteBiden presidirá su primera reunión de gabinete