PRISIONES ESTÁN HACINADAS

Autoridades identifican siete cárceles desde donde salen llamadas de extorsión

FOTO CORTESÍA. La PNC realizó una requisa en la cárcel de Puerto Barrios, la semana pasada.

POR MARIELA CASTAÑÓN
mcastanon@lahora.com.gt

Investigaciones de la Policía Nacional Civil (PNC) han establecido que desde siete cárceles del país, los reos continúan planificando y sacando llamadas de extorsión.

Los investigadores de la PNC han identificado que desde Cantel, Pavón, El Infiernito, Fraijanes II, El Boquerón, Centro de Detención Preventiva para Hombres de la zona 18 y Puerto Barrios continúan saliendo llamadas para extorsionar a diferentes empresas.

Esa es la razón, por la que en los últimos días, los investigadores policiales han solicitado las autorizaciones para requisar las cárceles y decomisar los teléfonos celulares que continúan ingresando, a pesar del Decreto 08-2013 Ley de Equipos Terminales Móviles que prohíbe y sanciona el ingreso, uso y facilitación de teléfonos en las cárceles.

De acuerdo con policías a cargo de estas investigaciones, la situación es compleja para atender los casos, pues aunque identifiquen a los reos que extorsionan, únicamente pueden solicitar que los ubiquen en áreas de aislamiento, pero después nuevamente tienen acceso a los teléfonos.

HACINAMIENTO Y DESCONTROL

La Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP) tiene bajo su administración las 21 cárceles del país, donde prevalece el hacinamiento y descontrol.

Hasta el pasado 14 de agosto, la DGSP cuantificaba 25 mil 302 privados de libertad, de los cuales 13 mil 146 estaban sentenciados y 12 mil 156 preventivos. Actualmente hay 6 mil 809 espacios carcelarios, es decir hay un déficit de 18 mil 493 espacios de reclusión.

SIN MAYORES AVANCES EN NUEVO MODELO

Durante la administración de Francisco Rivas, exministro de Gobernación, iniciaron las diligencias para implementar un Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria.

El 7 de marzo de 2017, fue inaugurado ese esquema en la cárcel Fraijanes I, donde fueron ubicadas mujeres con perfil de baja peligrosidad y con voluntad de reinsertarse y rehabilitarse.

La intención era replicar ese modelo en al menos cinco cárceles; lo que buscaban las autoridades era evitar el hacinamiento, ocio y corrupción, dijo Rivas en una ocasión.

Tras la salida de Rivas del Mingob y la llegada a esa cartera de Enrique Degenhart, actual ministro, no se conoció el proceso que se siguió para continuar o dejar ese proyecto.

La Hora se comunicó con Juan Carlos Corzo, director del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria, para saber qué disposiciones se tomaron en torno a este tema, pero al cierre de esta nota no fue posible obtener respuesta.