El economista David Card elaboró estudios que evidenciarían que el aumento del salario mínimo no necesariamente se traduce en menos puestos de trabajo. Foto: La Hora/AP


Por Redacción La Hora*/Agencia dpa

Los economistas David Card, Joshua D. Angrist y Guido W. Imbens han sido galardonados con el Premio de Ciencias Económicas del Banco de Suecia en memoria de Alfred Nobel, conocido popularmente como Nobel de Economía y que es anunciado por la Real Academia Sueca de Ciencias.

De los tres, ha destacado el reconocimiento a Card por estudios que elaboró y que evidenciarían que el aumento del salario mínimo no necesariamente se traduce en menos puestos de trabajo.

En el caso del canadiense David Card, los responsables del Premio han destacado sus contribuciones empíricas a la economía laboral, resaltó la agencia dpa.

Sobre el trabajo de David Card, la Academia ha señalado sus estudios sobre los efectos del salario mínimo, la inmigración y la educación en el mercado laboral «que desafiaron la sabiduría convencional», lo que condujo a nuevos análisis y conocimientos adicionales.

 

«Los resultados mostraron, entre otras cosas, que aumentar el salario mínimo no necesariamente conduce a menos puestos de trabajo», recoge la Academia sueca.

El medio eleconomista.es destaca que Card es un canadiense de 65 años, doctorado en Princeton y que enseña en Berkeley, además, es considerado experto en cuestiones elementales del mercado laboral.

 

MÁS SOBRE SU TEORÍA

“Aunque la trayectoria de los tres daría para varios artículos, llama la atención el recorrido de David Card (Guelph, Canadá, 1956), quien ha profundizado en cuestiones básicas del mercado laboral, como la negociación de los sindicatos, la desigualdad, el salario mínimo, las prestaciones por desempleo y los programas de bienestar”, agregó ese medio.

Asimismo destacó que uno de sus estudios más conocidos, titular ¿Reduce el empleo el salario mínimo?, Estudio del Caso de California 1987-89”, en el cual hace referencia a un aumento del salario mínimo en ese estado en 1988 y que a pesar de registrarse mayores ingresos para los trabajadores no encontró evidencia de que las plazas laborales se redujeran.

«Aunque el aumento del salario mínimo en California elevó los ingresos de los trabajadores con los sueldos más bajos, no parece haber reducido de forma significativa el empleo, incluso en la industria del retail (venta al por menor)», replicó el economista.es.

 

Artículo anteriorJonrón de Freeman coloca a Bravos en Serie de Campeonato
Artículo siguienteJorge Marroquín estilista en Nueva Jersey: “Hay que echarle la mano a la gente de allá”