Astros frente a Yanquis, un duelo de titanes

Aaron Boone (derecha), manager de los Yanquis de Nueva York, participa en un entrenamiento del equipo previo a la serie por el campeonato de la Liga Americana ante los Astros de Houston que se disputará hoy. Foto La Hora: AP/Eric Gay

HOUSTON
AP

Es el duelo de la serie por el campeonato de la Liga Americana que la mayoría esperaba cuando comenzó la campaña.

Pero los caminos que los Astros de Houston y los Yanquis de Nueva York siguieron para llegar hasta aquí no fueron exactamente lo que cada uno de los equipos vislumbraba.

“Definitivamente es algo que ha estado cocinándose”, dijo el as de Houston Justin Verlander. “Luego de la primera serie en la que nos enfrentamos, oímos decir: ‘Este es un avance de la serie por el campeonato de la Liga Americana’, y se cumplió”.

El venezolano José Altuve, Alex Bregman y los Astros encabezaron las Grandes Ligas con 107 triunfos _un récord de la franquicia_, pero necesitaron cinco juegos para despachar a los Rays de Tampa Bay en la serie divisional de la Liga Americana. Aaron Judge, el dominicano Gary Sánchez y Nueva York superaron una larga lista de lesiones para ganar 103 partidos y su primer título en el Este de la Americana desde 2012, y luego arrollaron a los Mellizos.

“Los dos equipos arribaron aquí y se abrieron paso para llegar tal vez no con tanta facilidad como la gente pudiera pensar”, dijo AJ Hinch, el manager de los Astros. “Creo que ambas escuadras tuvieron lesiones. Las dos novenas jugaron bien frente a las expectativas, y no es simplemente una campaña en la que todo salga perfecto, sin problemas. Ciento sesenta y dos partidos te exponen a muchos desafíos distintos”.

El primer juego se disputará hoy por la noche en Houston después de que los Astros aseguraron la ventaja de locales durante toda la postemporada al registrar la mejor foja de las Grandes Ligas.

“Para nosotros es enorme que vamos a comenzar aquí la serie por el campeonato de la Liga Americana”, afirmó Altuve. “Nos gusta aquí. El estadio se pone muy ruidoso y en ocasiones eso nos ayuda a nosotros como jugadores”.

Sin embargo, aunque los Astros tienen la ventaja de ser locales, los Yanquis podrían tener otras. Desde que barrieron a los Mellizos habrán tenido cuatro días de descanso al llegar el encuentro de hoy, y contarán con todo su bullpen para el primer partido.

El hecho de que los Astros acaben de terminar su serie frente a los Rays significa que no podrán tener como abridores a Gerrit Cole ni a Verlander en el primer encuentro, sino que en su lugar tendrán que valerse de Zack Greinke, ganador del Cy Young de la Liga Americana en 2009, al que adquirieron justo cuando vencía el plazo para los canjes. Greinke pasó apuros en el tercer partido de la serie divisional, que los Astros perdieron.

Verlander abrirá el segundo encuentro mañana por la noche en Houston y Cole subirá a la loma en el tercer juego el martes en el Bronx.

“Tres abridores excepcionales, y estoy contento de alinearlos de esa forma”, señaló Hinch.

Por su parte, los Yanquis contarán con Masahiro Tanaka en el primer partido, James Paxton en el segundo y el dominicano Luis Severino el martes.

“Una decisión difícil, pero similar a la serie divisional, en la que me estaba costando trabajo elegir”, dijo el manager Aaron Boone. “Simplemente sentí que Masa aquí en el primer juego es la forma en que quería ir a fin de cuentas”.

Estos dos Goliats de la Liga Americana se han enfrentado frecuentemente en los playoffs en la historia reciente. Houston superó a los Yanquis en siete partidos en la serie por el campeonato de la liga en 2017, la primera vez que lo ganaba. Los Astros también ganaron el encuentro por el comodín de la Americana del 2015 en el Yankee Stadium.

Houston se encuentra en esta serie por tercer año consecutivo y los Yanquis regresan por segunda ocasión en tres campañas, luego de que el año pasado sucumbieron frente a Boston, que a la larga se llevó la Serie Mundial.

Houston jugó como local en una serie de tres partidos en abril en la que barrió a los Yanquis, mientras que Nueva York ganó tres juegos de cuatro en su casa en el segundo duelo entre ambos equipos en la campaña en junio.