Anticonceptivos y salud materna un debate que debe hacerse

Alfonso Mata
lahora@lahora.com.gt

Las instituciones de salud, argumentan que el uso de anticonceptivos es una forma de salvaguardar la maternidad con menos riesgo, ya que apunta a reducir el número absoluto de complicaciones, embarazos no deseados y de abortos. Ante los hábitos sexuales de la juventud actual, de evitar el embarazo demasiado temprano y también demasiado tarde por las parejas, en algunos grupos se ha logrado la disminución de hogares con hijos y también que no sean muy seguidos. Son entonces varios sus efectos esperados sociales.

PRIMERO HABLEMOS UN POCO DE LAS HORMONAS

Desde el nacimiento, nuestro cuerpo está sujeto a las constantes fluctuaciones de las hormonas femeninas y masculinas y eso no solo afecta el crecimiento y desarrollo del ser humano, define su sexo y colabora en las funciones corporales de crecimiento y organización de tejidos, en el metabolismo, en el comportamiento orgánico y funcional y en la conducta de los individuos. Básicamente, los anticonceptivos hormonales, proporcionan hormonas externas para borrar los ciclos naturales en la mujer.

¿PERO CUÁLES SON ESOS OTROS EFECTOS EN EL RESTO DEL CUERPO EN LAS QUE LAS CONSUMEN?

Los estrógenos y la progesterona sintética, base de los anticonceptivos humanos, influyen en los ovarios y el útero para bloquear la ovulación y la implantación de embriones.  Es al poner estos dos órganos en reposo, que tiene lugar la efectividad anticonceptiva.  Pero su campo de acción es más extenso ya que otros órganos también tienen receptores para estas hormonas femeninas. Por ejemplo, el estrógeno está involucrado en el desarrollo del cerebro, el esqueleto y el sistema cardiovascular.  También tienen efectos en el hígado.  Un exceso de estrógeno, también puede aumentar las células grasas, puede causar dolor en los senos y de cabeza.  De ahí la importancia de cambiar la píldora o el DIU en caso de efectos adversos.

Dado que los estrógenos funcionan en sinergia con la progesterona, su médico debe encontrar el equilibrio anticonceptivo hormonal adecuado cuya composición y dosificación se adaptan mejor a usted.

VEAMOS ALGUNOS POSIBLES TRASTORNOS

Trastornos venosos:
El estrógeno sintético puede maltratar el sistema venoso. Todas las píldoras de estrógeno / progestina, incluso si se dosifican ligeramente, pueden hacer que los pequeños vasos exploten, creando arañas vasculares.  También es probable que causen pesadez en las piernas o flebitis que puede degenerar en embolia pulmonar.  Esta es la razón por la cual las mujeres con riesgo de varices y flebitis, deben recurrir a anticonceptivos sin estrógenos, como las píldoras de progestágeno solo, los implantes hormonales o los DIU hormonales.  En caso de presión arterial alta, tenga cuidado con las píldoras de estrógenos, especialmente después de 40 años.

Efectos comprobados en el cerebro:

Un estudio danés, publicado en septiembre de 2016 en la revista JAMA Psychiatry, estableció una correlación entre las hormonas anticonceptivas y la depresión.  Investigadores de la Universidad de Copenhague siguieron a más de un millón de mujeres de 15 a 34 años y encontraron: las mujeres que toman anticonceptivos hormonales tienen un mayor riesgo de depresión en comparación con otras mujeres y entre los jóvenes de 15 a 19 años, este riesgo aumenta en un 80%. Todas las hormonas no son iguales.  El 23% de las mujeres tomaron una píldora combinada (estrógeno + progesterona) y el 34% una píldora que solo proporciona progesterona. Y entre las usuarias del anillo anticonceptivo, el riesgo aumenta en un 100%.  Si bien la mayoría de las mujeres sujetas a hormonas anticonceptivas no informan depresión, el riesgo de sobre-riesgo, parece obvio.

La anticoncepción hormonal, especialmente entre las adolescentes, se asoció en un estudio de gran tamaño, con el uso posterior de antidepresivos y un primer diagnóstico de depresión, lo que sugiere que la depresión es un posible efecto adverso del uso de anticonceptivos hormonales1.

Las hormonas del DIU se propagan por todas partes.

Las hormonas administradas por los DIU, tipo Mirena, aparentemente no solo actúan localmente.  Los efectos indeseables de los que se quejan muchas mujeres, pueden tener un impacto en todo el cuerpo: migrañas, dolor de espalda, hormigueo en las piernas, convulsiones, depresión… Por lo tanto, la progesterona no se limita a la esfera urogenital.  Parece estar interfiriendo con la circulación sanguínea general. Después de ser denunciada, esta idea acaba de ser atestiguada por investigadores holandeses.  Su estudio, publicado en febrero de 2017, muestra que incluso llega al cerebro donde puede inducir alteraciones.

Buenas para ovarios y huesos.

Las hormonas sintéticas tienen buenos lados.  Además de su acción anticonceptiva, actúan contra la desmineralización ósea, por lo que previenen la osteoporosis. También reducen el riesgo de cáncer de ovario y útero, como han demostrado varios estudios estadounidenses.  Al reducir el número de ciclos menstruales, reducen la exposición al estrógeno, disminuyendo así la probabilidad de proliferación celular incontrolada.  Este efecto es esencialmente para las hormonas tomadas continuamente, que eliminan los sagrados mensuales.

OTROS PROBLEMAS DE SALUD

De hecho, los ginecólogos han recetado menos pastillas de primera y segunda generación para que las adolescentes y las jovencitas eviten el acné o el posible aumento de peso, porque esos problemas de salud ocupan un lugar desproporcionado entre ellas, que de esa manera corren el riesgo de renunciar a su anticoncepción.

* Manchado. Estas son pequeñas hemorragias que ocurren fuera de los períodos menstruales. Estas hemorragias a menudo aparecen en los primeros meses cuando una mujer toma una píldora. La píldora sigue siendo efectiva a pesar de las manchas.
* Las náuseas son un síntoma bastante común. Una solución puede ser tomar la píldora por la noche.
* Senos adoloridos: Este síntoma es común.
* Dolores de cabeza: Son un efecto secundario común de la píldora anticonceptiva, lo que hace que muchas mujeres la detengan.
* Aumento de peso: Hay una falta de evidencia científica para establecer claramente una asociación entre los dos.  Sin embargo, algunas píldoras mencionan este efecto secundario en su folleto.
* Cambios de humor: Cambios en el estado de ánimo o el bienestar debido a la anticoncepción oral varió del 4% al 10%.
* Una disminución de la libido: disminución en el deseo sexual entre quienes tomaron anticonceptivos hormonales, ha sido reportado que es más frecuente que entre quienes usan anticonceptivos no hormonales.  Estos efectos se deberían al hecho de que los niveles de hormonas sexuales influyen en la libido .

Y QUÉ SOBRE EL IMPACTO AMBIENTAL

Las hormonas y sus metabolitos liberados al medio ambiente a través de la orina, incluye la de las píldoras anticonceptivas, consisten en dos hormonas: estrógeno y progesterona . En el curso de agua que siguen las aguas residuales, estos estrógenos sintéticos pueden ser ingeridos por cualquier organismo acuático u otros con acceso a esas aguas.  Una vez ingeridos por los animales, se llaman xenoestrógenos.  Estos actúan sobre los animales como aves y peces y pueden reducir la tasa de fertilidad, y en los peces pueden incluso revertir el sexo de los machos.  Para evitar este impacto negativo en el medio ambiente, uno de los desafíos futuros que enfrentarán las plantas de tratamiento de agua será filtrar estas hormonas sintéticas y así evitar que lleguen a las corrientes naturales.  Los sectores industrial y agropecuario también liberan muchas toxinas químicas que afectan nuestros cuerpos y el medio ambiente.

¿ANTICONCEPTIVOS FUTUROS?

Hace un par de años se informó que los investigadores estaban trabajando en una píldora natural basada en la combinación de dos ingredientes activos de plantas.  La pristimerina (presente en una especie rara de vid china) y el lupeol (que se encuentra especialmente en mango, oliva, aloe vera o raíz de diente de león). Esos ingredientes evitan la fertilización al bloquear el proceso químico que lleva los espermatozoides al huevo. Esta píldora natural debe tomarse antes de las relaciones sexuales por una de las dos parejas o solo por la mujer si se toma después del acto, y esto dentro de las seis horas. Por lo tanto, este medio de anticoncepción involucra a ambos socios en la anticoncepción, ya que está dirigido a mujeres y hombres.