La vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, anunciará acuerdos con hasta 13 empresas y organizaciones. Foto: La Hora/AP.

Por Jeanelly Vásquez
jvasquez@lahora.com.gt

Hace unas semanas la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris anunció una visita a México y Guatemala en el mes de junio. Según una nota de CNN, Harris ya está sentando las bases para su arribo, donde se espera que entre los temas discutidos se incluya las causas de la migración.

En ese contexto, La Hora consultó con analistas sobre lo que podría significar visita de Harris, en la coyuntura que vive el país.

Los analistas Juan Pablo Gramajo, Francisco Quezada y Oswaldo Samayoa opinaron al respecto. Foto: La Hora.

J. P. GRAMAJO: LA ADMINISTRACIÓN DE EE. UU. HA SIDO CLARA

En cuanto a las causas de migración, Juan Pablo Gramajo, profesional en Derecho, comentó que la administración Biden-Harris ha sido clara en que Guatemala proporciona condiciones de vida inestables para sus habitantes, lo cual los obliga a viajar a otro territorio.

“Creo que la administración actual de EE.UU., y ella en específico, han sido claras en que consideran la corrupción, la discriminación y la violencia como causas que motivan a muchos centroamericanos a emigrar y que limitan la posibilidad de atraer inversión para generar empleo en los países”, opinó.

Gramajo sostuvo que ante las falencias económicas las autoridades locales han buscado soluciones para fomentar el comercio y estabilidad financiera; sin embargo, el enfoque de Estados Unidos puede ser primordialmente hacia la corrupción ya que el sistema nacional no ha mitigado correctamente esta problemática.

“A nivel local parece, desde hace unos años, los dirigentes políticos y económicos buscan atender este segundo componente —la inversión extranjera—, por ejemplo, promoviendo leyes o reformas que faciliten la creación de sociedades y empresas mercantiles, que eliminen trámites burocráticos, lo cual es positivo. Sin embargo, en cuanto al primer componente —corrupción, discriminación y violencia—, las acciones han sido menos decisivas o notorias, y entonces ahí podría haber una falta de sintonía con el abordaje más integral que propone EE.UU.”, declaró el profesional.

Con base en lo anterior, el abogado argumentó que las propuestas y acciones consecuentes a la llegada de Harris dependerán de la situación de Guatemala en los próximos días.

“Aún faltan unos días para la visita de la Vicepresidenta Harris al país y, si algo hemos aprendido, es que aquí las percepciones y panoramas cambian de un día para otro, así que creo que estos días serán cruciales para fijar la agenda y tono de su visita. Quizá el referente histórico más cercano que tenemos sea la visita del entonces vicepresidente Biden durante el gobierno de OPM cuando estaba pendiente la renovación de CICIG”, concretó.

Lea: Harris: en esta mesa están quienes han abogado por la justicia independiente

CIEN: HABRÁ QUE DETERMINAR SI NOS SIGUE TRATANDO COMO UN PAÍS ALIADO

Con relación a lo anterior, Francisco Quezada, haciendo énfasis en que Estados Unidos ha sido “el segundo hogar de los guatemaltecos y el primer aliado socioeconómico de Guatemala”, explicó que la ayuda del país norteamericano siempre es bienvenida, aunque el enfoque de esta dependerá de la visión del gobierno actual.

“Esperemos que una visita de una representante de un aliado de Guatemala como ha sido Estados Unidos tome precisamente el camino de la efectividad e imparcialidad. Si nos quieren ayudar, la ayuda ha sido históricamente bienvenida de EE.UU.; habrá que ver el tipo de ayuda que venga y si algunos estarán contentos con ella y otros criticándola. Estados Unidos cambia su injerencia externa en la medida en que cambian su gobierno, entonces habrá que determinar si nos sigue tratando como un país aliado o quiere ponernos en un plano aparte”, argumentó el investigador del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN).

Además: CNN: Harris y su equipo están sentando las bases para visita a GT

O. SAMAYOA: AUTORIDADES LOCALES YA TIENEN ESTABLECIDA SU PROPIA AGENDA

Por el contrario, Oswaldo Samayoa, abogado y defensor de los derechos humanos, no cree que la coyuntura guatemalteca influencie las decisiones de la administración norteamericana, ya que, para él, estas autoridades ya tienen establecida su propia agenda política.

“No sé si va a influir —refiriéndose a la coyuntura nacional—; espero poco de Estados Unidos porque tiene su propia agenda antinmigrantes, en contra del lavado de dinero y el narcotráfico. Lo único que lo que podría influir es en una exigencia y una comunicación vaga, digamos, de promover que haya transparencia en el gobierno, pero no creo que ocurra algo más”, expuso.

Asimismo, Samayoa puntualizó que Guatemala no debe esperar a que Estados Unidos resuelva sus falencias, aunque acepta que acciones por para del Estado hacia la ciudadanía han cultivado una cultura de temor.

“No podemos estar dependiendo de Estados Unidos. Está sobre diagnosticada la situación del país —Guatemala—, lo que tenemos es miedo de actuar, por supuesto porque nos intimidaron el 21 de noviembre, porque es notorio que están dispuestos a usar la fuerza contra los ciudadanos que alzan su voz y entonces lo que estamos viviendo es una circunstancia de zozobra, autoritarismo y rasgos dictatoriales muy fuertes dentro el quehacer del gobierno actual. Peor no esperaría yo de Estados Unidos esperaría muy poco”, concluyó.

Por si no lo vio: Harris sigue preparándose y se reúne con congresistas del Caucus Hispano

Jeanelly Vásquez
Estudiante de periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala y entre ratos podcaster. Creo en el feminismo y la lucha por la igualdad social; me interesa la política, medio ambiente y derechos humanos. Estoy comprometida con concienciar a mi generación sobre la importancia de una participación ciudadana activa.
Artículo anteriorJuzgado de Turno envía a Solórzano Foppa y Arguello Mayen a Matamoros
Artículo siguienteCancelación de partidos en el TSE no avanza