Los partidarios de la candidata presidencial Keiko Fujimori ondean banderas en Lima, Perú. Foto La Hora/AP/Guadalupe Prado.

Perú estaba hoy dominado por la angustia luego que los resultados del balotaje presidencial que lidera el izquierdista Pedro Castillo se aplazaran porque la derechista Keiko Fujimori pidió anular unos 200.000 votos y poco después un fiscal que la investiga por un caso de lavado solicitó apresarla.

Es la primera vez en la historia electoral de Perú que en un balotaje presidencial un candidato presenta tal cantidad de pedidos de anulación, de acuerdo con las autoridades.

En las elecciones presidenciales de 2016, los votos se contaron en cinco días y el triunfo de Pedro Pablo Kuczynski sobre Keiko Fujimori se logró por menos de medio punto y 41.438 votos. Un día después, Fujimori aceptó a regañadientes el triunfo de Kuczynski. Era su segunda derrota.

En la víspera, Fujimori acompañada del vocero de su campaña y exlegislador de su partido, Miguel Torres, anunció que presentó un pedido ante el tribunal electoral para anular 802 actas electorales que, asegura, representan unos 200.000 votos. Si lo logra, entonces podría ganar la elección debido a que Castillo la supera ahora por poco más de 71.000 votos con el 99% de las actas contabilizadas.

El presidente del Jurado Nacional de Elecciones, Jorge Salas, calculó que al menos se necesitarán 12 días para intentar dar respuesta al pedido de la candidata Fujimori. “Creo que sería razonable pensar que se debe tomar algún tiempo mínimo como para poder decidir lo pertinente sin necesidad de atropellarse o que hagan abuso del tiempo demorando”, dijo a la radio local RPP.

La tensión aumentó en el país sudamericano durante estas elecciones presidenciales que siguen a un convulsionado quinquenio en el que Perú ha sido gobernado por cuatro presidentes. Las calles del centro histórico de Lima recibieron sendas manifestaciones de los simpatizantes de Fujimori y Castillo. Ambos grupos afirman que harán respetar sus votos hasta el final.

Castillo no ha realizado declaraciones durante la jornada, pero el miércoles pidió tranquilidad a sus simpatizantes y les exhortó a no caer “en provocaciones de quienes quieren ver el país en el caos”.

En medio de esta incertidumbre, un fiscal que investiga a Fujimori por lavado pidió el jueves a un juez que la candidata sea encarcelada otra vez porque incumplió las estrictas normas de conducta que permitieron su liberación hace año y medio. El fiscal José Domingo Pérez argumentó que Fujimori tenía prohibido hablar con testigos de su caso, uno de ellos Miguel Torres, quien el miércoles se presentó ante la prensa junto a Fujimori para anunciar la anulación de miles de votos.

La fiscalía acusa a Fujimori de presunto lavado de activos por recibir millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht y empresarios peruanos para sus campañas presidenciales de 2011 y 2016, en las cuales fue derrotada. Pérez pide 30 años de cárcel para Fujimori, 22 años de prisión para su esposo, el estadounidense nacionalizado peruano Mark Villanella, y otras solicitudes que incluyen a 38 implicados más cuyas pedidos de cárcel suman en total más de 800 años.

Si Fujimori gana, evitará la prisión y su caso judicial se congelará durante su posible gestión. Si acumula su tercera derrota, irá a juicio, al igual que su esposo. Tampoco podrá cumplir con su promesa de campaña de liberar a su padre, el encarcelado expresidente Alberto Fujimori, quien cumple 25 años de prisión por delitos de corrupción y asesinato durante su gestión 1990-2000.

Quien triunfe en los comicios peruanos recibirá el poder del presidente interino Francisco Sagasti y gobernará por cinco años desde el 28 de julio.

Agencia AP
Associated Press es una organización de noticias global independiente dedicada a la información fáctica, fundada en 1846 y ahora con presencia mundial.
Artículo anteriorOur World in Data: Solo el 0.67% de la población en GT ha sido inmunizada
Artículo siguienteGiammattei: Hemos sido incapaces de generar soluciones a los problemas de nuestra gente