Analistas sobre continuidad de la CICIG: Se trata de voluntad política

El presidente electo Alejandro Giammattei expuso sus razones por las cuales considera no puede gestionar la extensión del mandato de la CICIG. FOTO LA HORA/AP

Por Douglas Gámez y Regina Pérez
dgamez@lahora.com.gt/rperez@lahora.com.gt

El ganador de las elecciones del pasado domingo, Alejandro Giammattei, argumentó en el programa Conclusiones con Fernando del Rincón de “CNN” en Español, que no renovaría el mandato de la CICIG durante su gobierno, debido a que la implementación de dicho ente internacional le tomó seis años al país. Analistas consultados indicaron ante lo afirmado por Giammattei, que no existen impedimentos para solicitar la renovación del mandato y que se trata más bien de voluntad política.

En menos de un mes finaliza el mandato de la CICIG. FOTO LA HORA

El excanciller, Edgar Gutiérrez, indicó que no hay impedimentos para renovar el mandato de la CICIG y que todo depende de la voluntad política del candidato de VAMOS, Alejandro Giammattei.

“Renovar el mandato de la CICIG no encuentra problemas burocráticos mayores, es principalmente un asunto de voluntad política, este puede ser uno de los puntos a negociar en la transición”, expresó.

Gutiérrez indicó que en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hay un término que se utiliza en casos como el de Guatemala y la CICIG, de existir la voluntad de renovar el mandato, al cual se le denomina “parar el reloj”.

“Por ejemplo, si cumples 65 años y te toca jubilarte pero la ONU necesita que estés más tiempo para cumplir una misión se dice pare el reloj…Naciones Unidas lo podría retomar”, comentó. “Cualquier discurso es una excusa”, puntualizó.

Al consultarle otro de los argumentos dados por Giammattei de que no podría negociar porque aún no es Presidente de la República, mencionó que cuando sea adjudicado como Presidente electo, puede tener acercamientos con la ONU si lo deseara, así como con otros gobiernos.

“El punto es ¿ofrece Giammattei una alternativa? si no lo ofrece el panorama es que vamos a retroceder por lo menos 12 años”.

Edgar Gutiérrez, excanciller.

El excanciller agregó que “no está diciendo francamente lo que quiere hacer” y que se debe también poner atención entonces qué propone Giammattei como alternativa a la CICIG.

“Es obvio que nuestras instituciones aún son débiles, son porosas a la corrupción y no podemos solos sin apoyo internacional enfrentar este lastre de corrupción e impunidad, entonces el asunto es si propone una alternativa bajo otro esquema, con otros términos de referencia, pero que dé continuidad, bajo otro perfil, bajo otra relación institucional…el punto es ¿ofrece Giammattei una alternativa? si no lo ofrece el panorama es que vamos a retroceder por lo menos 12 años”, detalló.

Por su parte, el director del área jurídica de la Fundación Libertad y Desarrollo, Edgar Ortiz, considera que no es válido el argumento de Giammattei, sobre no renovar el período de la CICIG, tomando en cuenta la experiencia que ya se tiene con ese ente.

“Creo que podría ser mucho más rápido la instalación de la Comisión, mucho más mejorada, con las lecciones aprendidas de la CICIG, porque sí hay cosas que se pueden mejorar y pienso que en un período de año y medio se puede implementar otra Comisión más robusta, más completa, que obviamente lo que requiere es voluntad política”, indicó.

Esto llevaría un período de diseño de la Comisión, luego el período de negociación con la ONU como está haciendo Ecuador, incluso puede ser un plazo más corto, indicó.

“No sé si una Comisión Nacional tenga la suficiente fuerza para poder pelear con esos poderes fácticos”.

Edgar Ortíz, Fundación para la Libertad y el Desarrollo.

Sobre si Giammattei puede proponer la discusión de un nuevo mandato a la ONU, Ortiz considera que se podría plantear a futuro, pero si se tratara de una cuestión de intención, lo podría hacer, sería en todo caso la ruta a seguir, indicó.

En cuanto a la creación de una Comisión Nacional como lo anunció el Presidente electo, el experto indicó que el problema actual es la captura del Estado. “No sé si una Comisión Nacional tenga la suficiente fuerza para poder pelear con esos poderes fácticos, si la elección de Cortes sale mal, si va a tener Cortes adversas, instituciones muy capturadas, va a ser difícil que una Comisión Nacional pueda enfrentar ese fenómeno, una Comisión Nacional quedaría muy corta”, opinó.

El empresario y fundador de Duolingo, Luis von Ahn, le escribió a Giammattei en su cuenta de Twitter, que su argumento para no renovar a la CICIG no tenía sentido. “Apuesto que si le pide a la ONU, el Secretario General lo aprobaría de inmediato. Que ni siquiera lo intente me da muy mala espina acerca de su verdadera dedicación contra la corrupción”.