TRIBUNA DE LA VERDAD

“Análisis”

Cartas del Lector

post author

Jesús Alvizures
Chus.Alvizures@gmail.com

Sorprende que nuevamente la justicia se preste y se ensañe en contra de la exfiscal Thelma Aldana, ahora con una nueva orden de captura manipulada por la corrupción enquistada en el andamiaje gobiernista; ya se van pero quieren dejar la huella de su maldad, porque eso no es aplicar la LEY. Es una manipulación espuria arropada por algunos congresistas quienes fueron señalados de malos manejos en su función.

Ahora Aldana es enjuiciada y ya con segunda orden de captura por el buen negocio que realizó del edificio del MP en la zona 5 capitalina. Un Fiscal y un Juez la acusan de abuso de autoridad y fraude. No soy defensor de nadie, no conozco de leyes, pero no soy apañador de corruptos, molesta que distorsionen la realidad de lo acontecido.

¿Cuánto fue el costo del edificio? Se sabe que 35 millones y el Ministerio de Desarrollo Social en el edificio que renta en la zona 9 capitalina paga mensual 1 millón 12 mil y fracción; anual 17.2 millones ¿Cuál es el enredo de acusación? Cuando el edificio del MP se compró a un precio razonable. Aldana compró el edificio con lo de dos años que el Mides paga de alquiler.

Ahora la Contraloría General de Cuentas de la nación no tiene por qué decir que hubo sobrevalorización de 3.5 millones, y por qué no lo denunciaron en tiempo. Algunos congresistas principales de manipular en contra de investigar la mencionada compra están Felipe Alejos, Juan Ramón Lau, Fernando Linares Beltranena y otros que cantan la misma canción. Estos señores han estado en el ojo del huracán; pero han tratado de asegurarse la impunidad cooptando el Sistema Judicial para amoldarlo a su mundo corrupto.

Que se investigue a la mayor brevedad el contrato de arrendamiento del edificio que alberga al inoperante Ministerio del Mides en la zona 9; pues a criterio allí si hay gato encerrado. Los ataques de orden político no se deben salir para involucramiento de la Ley; esta que se debe fortalecer en un estatus de respeto a su investidura y al pueblo.

Desde que pasó la era del mandato de la revolución hemos venido cuesta abajo en los diferentes aspectos de servicio; beneficios sociales, trabajo, honorabilidad y en un gesto humanitario velar por las necesidades esenciales de una ciudadanía desposeída. Con esto no se dice mantener haraganes; hay que enseñarles a ganar el pan; y darles el anzuelo para que puedan pescar. No servirles el pescado.

Es tiempo que se entre a un estado de madurez y no seguir causando atropellos a personas que han servido para el engrandecimiento y bien de la nación; un pueblo honrado y honesto apunta hacia un futuro prominente fuera de la pobreza y la miseria que es atacada por la irresponsabilidad de las autoridades en el poder, electas por el pueblo y no por las componendas que llevarán agua a su molino.

Cuando un sapo salta saltan todos y ese no es el concepto.