Aliados para defender el sistema y “salvarse”

Pedro Pablo Marroquín

pmarroquin@lahora.com.gt

Esposo, papá, abogado y periodista. ¡Si usted siempre ha querido un mejor país, este es su momento de actuar!

post author

Pedro Pablo Marroquín Pérez
pmarroquin@lahora.com.gt
@ppmp82

Para muchos, el verdadero objetivo de 2019 radica en lograr defender un sistema que les ha sido tan rentable y “bueno” mientras habían logrado operar sin mayores interferencias e impunidad. El sistema tenía sus “cosas”, pero muchos siempre lograban ponerse de acuerdo en lo que les era necesario a pesar de existir rivalidades.

Elegían Cortes a su gusto (sin que nadie les cuestionara), otorgaban contratos de medicinas o insumos médicos (sin que nadie investigara), se repartían los botines de las aduanas (sin que se alegara que se afectaba la economía), daban facturas falsas o de pequeños contribuyentes (sin pena alguna), recibían millonarios aportes de campaña mediante esquemas corporativos que buscaban no dejar rastro (para seguir operando como históricamente lo han hecho) y todo lo lograban sin mayores retos y preocupaciones.

Ahora, que todo lo anterior empezó a tener consecuencias, hay quienes han incrementado su convicción, inversión y necesidad de trabajar de la mano con quien necesitan para defender un sistema (intención secundaria) aunque la principal prioridad pasa por salvarse de las rendiciones de cuentas y citas con la justicia (que es para muchos la intención primaria).

Para eso han armado varios frentes de ataque y uno de ellos es el frente ante la comunidad internacional. Está circulando un documento que refleja la Guatemala, según el embajador Espina, y sería bueno preguntarle dónde queda ese país, porque sería de lujo vivir en él. Desean seguir vendiendo espejos a la comunidad internacional, pero esa ventana cada vez más se va cerrando y las consecuencias para el país y sus habitantes llegarán porque esto no es sostenible ni la defensa del sistema ni la procuración de impunidad es el camino correcto.

Como seguimiento al esfuerzo de los tres poderes del Estado por asegurar que en Guatemala la impunidad vuelva a ser la regla, algunos partidos políticos han entendido la necesidad de “conformar un bloque” y por eso han dispuesto defender lo que le está pasando a Sandra Torres y expresar su apoyo a Zury Ríos, por ejemplo.

Estiman que si en el frente electoral pueden pactar lo necesario, le pueden apostar a que uno de los partidos del Pacto de Corruptos pueda salir victorioso (hay quienes, incluso, trabajan en cómo meter las manos en las elecciones) y así asegurar la continuidad/perpetuidad del sistema y operar en total impunidad. Buscan evitar riesgos y, especialmente, que muchos no pongan sus visas en juego por resoluciones judiciales.

Y como parte de la estrategia y de esos esfuerzos pro impunidad, hay que entender las reuniones de los tres Presidentes de los Organismos de Estado. Ayer Linares Beltranena habló de más y hasta dijo que a Arzú Jr le gustó su iniciativa para seguir el ataque a la CICIG, pero al verse descubiertos, el jefe del Legislativo montó en cólera y tiró abajo del bus al diputado y hasta lo llamó irresponsable.

La desesperación es el peor consejero del ser humano y muchos compatriotas están desesperados. Algunos creen que aumentando los esfuerzos pro impunidad y el asalto al Estado de Derecho lograrán su paz, pero eso mismo fue lo que le pintaron a un Maduro y ahora no encuentra ninguna paz a pesar que siguió muchos libretos que hoy están aplicando en Guatemala.

El país ha avanzado, y ahora, lejos de retroceder, debemos dar los saltos definitivos a la reforma del sistema buscando sostenibilidad e inclusión.