La desnutrición ha sido uno de los grandes retos para el país. Foto: La Hora

Por Grecia Ortíz
gorti@lahora.com.gt

Una proyección elaborada recientemente por Oxfam en Guatemala incluye a diez municipios de diferentes departamentos en el Corredor Seco con mayor población y que requieren asistencia alimentaria, además, la característica de estos lugares es que suman al 30 de agosto 944 casos positivos acumulados de COVID-19, según estadísticas del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS).

La situación, a decir de la analista independiente y medica especialista en salud pública, Karin Slowing, resulta preocupante, puesto que se muestra el alcance del virus a la Guatemala profunda, mientras dos fuentes más explican lo difícil que es la situación actual para esos lugares donde la seguridad alimentaria es precaria.

Los municipios son: Momostenango Totonicapán, Joyabaj y San Miguel Uspantán de Quiché, Jalapa y San Pedro Pinula en Jalapa, San Martín Jilotepeque Chimaltenango, Jocotán Chiquimula, Nueva Concepción Escuintla, Nahualá Sololá y Huehuetenango cabecera.

EN JALAPA LAS FAMILIAS YA VIVÍAN UNA SITUACIÓN COMPLEJA ANTES DE LA PANDEMIA

El municipio de Jalapa es precisamente uno de los lugares que figura entre el listado proporcionado y que antes de la pandemia ya estaba en una situación bastante compleja, según un reportaje de La Hora publicado a inicios de año.

Las numerosas familias en las que los niños predominaban apenas si sobrevivían con lo mínimo, y en los últimos meses, una mujer líder de una aldea en la montaña de Santa María Xalapán dijo que la situación se había agudizado para muchos.

EL INFORME DE OXFAM HABLABA DE UN DETERIORO ALIMENTARIO IMPORTANTE

El informe de titulado “El Hambre es la medida del COVID-19”, expone datos agregados de todos los hogares evaluados en mayo recién pasado por Oxfam en Guatemala.

Este explica que en 2020 se muestra un incremento de 102.8 por ciento en los hogares que requieren de asistencia alimentaria en comparación con 2019, presentando el mayor incremento de hasta 289.2 por ciento, en la Inseguridad Alimentaria Severa, la cual casi se cuadriplicó, pasando de 7.4% en 2019 a 28.8% en 2020.

En cuanto a la situación de Desnutrición Aguda, explican que la tendencia al incremento se presentó antes del primer caso de COVID-19 en Guatemala, eso quiere decir está más bien relacionado al cambio del sistema de registro de casos del MSPAS y combinado al deterioro alimentario de las sequías de 2018 y 2019, no así al impacto de la crisis de COVID-19.

Jalapa es uno de los municipios con mayor necesidad de recibir asistencia alimentaria. FOTO LA HORA CHRISTIAN GUTIÉRREZ

No obstante, las restricciones de movilidad impuestas por el gobierno para frenar el avance de la pandemia del COVID-19 y sus implicaciones en la economía del país, especialmente en la informal, señalaron que sí generaron un deterioro alimentario importante.

Y lo anterior, tiene el potencial de incrementar los casos de Desnutrición Aguda, especialmente entre los meses de julio y agosto, que son considerados como más críticos del período del Hambre Estacional, según detalla el informe.

HAY MAYOR RIESGO POR DESNUTRICIÓN AGUDA EN 12 ÁREAS DE SALUD DEL PAÍS

Los datos del Departamento de Epidemiología del MSPAS, en tanto apuntan a un considerable aumento de casos por Desnutrición Aguda y otros tipos en el país, que hacen la salvedad, existe una modificación al sistema que traslada los datos automáticamente, por lo que las Áreas de Salud deben hacer la validación y verificación de dicha información.

Aunque son datos preliminares, destacan en el último informe que el mayor riesgo en desnustrición está en los niños menores de 5 años para la semana 33 se presenta en 12 de las Áreas de Salud: Escuintla, San Marcos, Zacapa, El Progreso, Retalhuleu, Huehuetenango, Chiquimula, Suchitepéquez, Sacatepéquez, Guatemala Nor Occidente, Guatemala Sur y Guatemala Nor Oriente.

“Para la semana 33 el reporte oficial en SIGSA web acumuló un total de 19,945 casos. Existe un incremento de 77.2% en el porcentaje de casos reportados con respecto al mismo período del año anterior, como resultado de la implementación del cambio de fuente primaria de datos en el sistema (traslado automático de datos del cuaderno 5a al SIGSA 3); datos que aún no han podido ser verificados por las Áreas de Salud por encontrarse el país en crisis por COVID-19”, señala la información.

 

SLOWING: HAY QUE HACER UN MONITOREO MÁS ESTRECHO

Slowing, anotó que de momento no ha encontrado literatura que a nivel mundial muestre claramente que poblaciones desnutridas estén en un riesgo adicional o mayor al COVID-19, que otras, pero por sentido común considera que tienen una vulnerabilidad mayor, pues no tienen acceso a agua y viven hacinados.

“En principio debería esperar que, sí habrá casos y situaciones más difíciles en esas áreas”

La entrevistada, dice que en lo personal no estaba de acuerdo en que se hiciera un barrido nutricional, más bien porque por el riesgo de llevar el virus a esos lugares, pero sí que se reforzará la entrega de alimentos.

“Hay que hacer un monitoreo mucho más estrecho, obviamente si puede ser gente muchísimo más vulnerable”, comentó.

Además de los niños, Slowing destaca que hay casos de desnutrición en adultos tanto hombres como mujeres.

El dato de los 944 casos en estos municipios dijo que es preocupante, porque el virus afecta a comunidades que están cerca entre sí, “eso quiere decir que el virus ha llegado ya muy a la Guatemala profunda, sí es delicado”.

Menores de edad evaluados en el Cantón Semeja III. Foto La Hora: Christian Gutiérrez/archivo

OXFAM: POBLACIONES ESTÁN EN MAYOR DESVENTAJA

El Coordinador del Programa Humanitario de Oxfam en Guatemala Iván Aguilar, mencionó que la pandemia sigue avanzando, al comentar los datos de casos acumulados confirmados de COVID-19 en estos diez municipios, y que esas poblaciones están en mayor desventaja para enfrentar una situación de salud critica que puedan experimentar asociada al nuevo virus.

Aguilar cree que en definitiva la expansión de la pandemia es un elemento que preocupa para esas zonas con los problemas que tienen, por otro lado, señala que además de lo que está pasando ahora, en años anteriores experimentaron problemas muy fuertes por la falta de lluvia.

“Son poblaciones que ya venían enfrentando una situación de precariedad bastante fuerte y la pandemia lo que está haciendo, sobre todo los efectos socioeconómicos de la pandemia, es precarizar aún más la situación alimentaria de ese tipo de población”, resaltó.

LEA: Informe advierte necesidad de fortalecer asistencia alimentaria para los próximos tres meses

Estas áreas en donde las familias tienen problemas para conseguir alimentos de cada día, explicó que tienen una mayor desventaja a acceder a programas como el Bono Familia.

El tema, aseguró es que muchos hogares comparten contador en el área rural, así que acceder a ese programa es difícil para ellos por esa y una serie de barreras.

También expresó que tienen planeado realizar un nuevo monitoreo en septiembre próximo para tener una idea de que tanto impacto han tenido los programas de protección social que se han puesto en marcha con respecto al COVID-19.

Guatemala es uno de los países con alto porcentaje de desnutrición aguda. Foto La Hora

PERNILLO: SE CONCENTRAN LOS SERVICIOS DE SALUD PREVENTIVOS EN ATENDER LA PANDEMIA

Finalmente, Jorge Pernillo de la Escuela de Nutrición de la Universidad Panamericana, mencionó que el sistema con el que se registran los casos de desnutrición, ahora se hace de forma distinta y que es necesario que se mejore.

Para atender la emergencia dijo que es importante contar con más personal que no solo vea el tema del COVID-19, sino también la desnutrición para localizar y trata a los niños.

La parte del Sur del país, con lo que ha podido ver dice que está en un problema con desnutrición aguda que es importante investigar.

“El peligro es que se está concentrando los servicios de salud preventivos en atender la pandemia… el problema que sí lo miro crítico es en Escuintla… en donde no hay mucha presencia de cooperación”, mencionó.

Foto ilustrativa: Una bodega con alimentos que el Maga tiene previsto destinar para familias afectadas por el COVID-19. Foto La Hora