Algo que puede estar sucediendo y no sabemos

El estrés es un factor de riesgo importante para la aparición y el mantenimiento del abuso de alcohol. Foto la hora: AP

Alfonso Mata

Lo que sabemos
El abuso de alcohol es una de las principales causas de mortalidad prevenible y contribuye anualmente a aproximadamente con 3 millones de muertes en todo el mundo. En algunas personas, el abuso de alcohol excesivo a largo plazo puede convertirse en un trastorno por consumo de alcohol. Se desconocen los posibles efectos en la salud pública del aislamiento a largo plazo sobre el uso y abuso del alcohol.

El estrés es un factor de riesgo importante para la aparición y el mantenimiento del abuso de alcohol. Por ejemplo, el consumo crónico de alcohol da como resultado neuroadaptaciones en las vías del estrés y la recompensa, que conducen a ejes hipotalámicos hipofisarios adrenocorticales y adrenomedulares simpáticos disfuncionales, caracterizados por desregulación de la respuesta del cortisol y déficits en la regulación emocional. A su vez, estas neuroadaptaciones conducen a un aumento de los antojos de alcohol en respuesta al estrés. Los efectos del aislamiento social a largo plazo sobre los niveles de estrés, incluido el aumento de las respuestas neuroendocrinas y la reactividad al estrés, se han descrito en animales. Sin embargo, los bloqueos en curso en muchos países son únicos y se sabe poco de los efectos del aislamiento crónico en la población general (con respecto a la salud y el bienestar) en estas circunstancias.

Un factor de riesgo para la aparición y el mantenimiento del abuso de alcohol y el trastorno por consumo de alcohol es el rasgo de impulsividad (es decir, la tendencia a tomar riesgos o actuar sin la debida previsión o reflexión). La impulsividad puede moderar el consumo de alcohol inducido por el estrés y también se asocia con recaídas en personas adictas. Por lo tanto, este período de aislamiento podría conducir a un aumento en el uso indebido de alcohol, una recaída y, potencialmente, el desarrollo de un trastorno por consumo de alcohol en las personas en riesgo, lo que ejerce una mayor presión sobre los servicios de adicción y drogas y alcohol, y el servicio de salud en general durante y después de la pandemia.

Además de los importantes consejos de salud pública, los gobiernos deberían dar advertencias de salud pública sobre el consumo excesivo de alcohol durante el aislamiento para proteger a las personas vulnerables.

Qué debemos evitar
El alcohol está estrechamente asociado con la violencia, incluida la violencia hacia la pareja. Los hombres perpetran la mayor parte de la violencia contra las mujeres, que se ve agravada por el consumo de alcohol, mientras que las mujeres que sufren violencia probablemente aumenten su consumo de alcohol como mecanismo de supervivencia.”. Si es víctima de violencia y está confinado al perpetrador en aislamiento domiciliario, se necesita un plan para su seguridad en caso de que la situación empeore. Esto incluye tener un vecino, amigo, pariente o refugio al que acudir en caso de que necesite salir de la casa de inmediato. Trate de ayudar a familiares y / o amigos y solicite apoyo de una línea local dedicada. Si está en cuarentena y necesita salir de casa, llame inmediatamente a una línea de asistencia especializada y póngase en contacto con alguien de su confianza.

No sabemos pero existe

Trastornos por consumo de alcohol y encierro
Los trastornos por consumo de alcohol, se caracterizan por el consumo excesivo de alcohol y la pérdida de control resultante de su consumo. Si bien se encuentran entre los trastornos mentales más prevalentes a nivel mundial, también se encuentran entre los más estigmatizados.

Las personas con un trastorno por consumo de alcohol tienen un mayor riesgo de contraer COVID-19 no solo por el impacto del alcohol en su salud, sino también porque tienen más probabilidades de encontrarse sin hogar o en prisión que el resto de la población. Por tanto, es fundamental, en la actualidad, que las personas que se encuentran en necesidad de ayuda debido a su consumo de alcohol, puedan obtener todo el apoyo que necesitan.

Si usted (o alguien cercano a usted) tiene problemas con el consumo de alcohol, considere los siguientes puntos:

La situación actual es una oportunidad única para dejar de beber, o al menos para reducir considerablemente el consumo, dado que diversos contextos sociales y situaciones de presión de grupo, como fiestas, reencuentros, restaurantes y encuentros con amigos en el los clubes son (por necesidad) evitables e inexistentes.

Las intervenciones en línea para los trastornos por consumo de alcohol por parte de profesionales y grupos de autoayuda, pueden ser menos estigmatizantes, ya que ofrecen un mayor anonimato y privacidad, así que verifique qué ayuda puede obtener en línea.

Cree su propio sistema de autosuficiencia con alguien en quien confíe y busque ayuda adicional si es necesario, como asesoramiento, intervenciones y grupos de apoyo en línea.

Practique el aislamiento físico, pero no se aísle socialmente: llame, escriba a sus amigos, compañeros, vecinos y familiares. Utilice formas nuevas y creativas de conectarse sin un contacto físico real.

Evite contextos y factores que favorezcan el consumo de alcohol en la televisión y en los medios de comunicación, donde existe un marketing generalizado y promociones de alcohol; Evite vincularse a las redes sociales patrocinadas por la industria del alcohol.

Trate de mantener su rutina diaria tanto como sea posible, concéntrese en las cosas que puede controlar y trate de mantenerse firme, por ejemplo, a través de un entrenamiento diario, un pasatiempo o técnicas de relajación mental.

Si tiene una infección, informe al profesional de la salud a quien consulte sobre su consumo de alcohol para que puedan tomar las decisiones más adecuadas sobre su estado de salud.

Cómo encontrar información confiable y cómo detectar la desinformación
Busque fuentes de información fiables, como la OMS, las autoridades sanitarias nacionales y sus profesionales sanitarios. Para obtener información actualizada sobre COVID-19, consulte el sitio web de la OMS, el sitio web del Ministerio de Salud.

Siempre verifique la información que recibe.

Tenga cuidado con las afirmaciones falsas y engañosas, especialmente en relación con los efectos del alcohol en la salud y la inmunidad. Tales afirmaciones deben descartarse categóricamente como fuente de información de salud, ya que no hay evidencia de que beber alcohol proteja contra COVID-19 o tenga un efecto positivo en el curso y los resultados de cualquier enfermedad infecciosa.

Tenga cuidado con los mensajes en línea de que el alcohol tiene muchos beneficios que necesita de forma aislada y en cuarentena. El alcohol no es de ninguna manera un componente necesario de su dieta y estilo de vida.

Tenga cuidado con la venta online de bebidas alcohólicas y la entrega a domicilio que pueden llevar a un mayor consumo y afectar a los jóvenes.

Si no bebe, no deje que nada le convenza de empezar.