Imagen después de las inundaciones en Marienthal, Alemania. Foto La Hora/Thomas Frey/DPA vía AP.

A medida que Alemania busca recuperarse de las peores inundaciones de su historia reciente, una palabra se ha vuelto ubicua en los labios de los políticos del país: «klimawandel», que quiere decir cambio climático en alemán.

El desastre de la semana pasada ha llevado el tema del calentamiento mundial al frente de la campaña electoral que decidirá quién reemplazará a la canciller Angela Merkel tras 16 años en el poder.

Y ha dejado a la defensiva al favorito en la contienda, Armin Laschet, nuevo líder del partido de Merkel, en medio de denuncias de que frenó iniciativas para usar más energía renovable, eliminar los combustibles a base de carbón e imponer límites de velocidad en las carreteras en los cuatro años en que fue gobernador del estado Renania del Norte-Westphalia.

En ese estado, donde hay grandes centros industriales y donde vive casi una cuarta parte de la población de Alemania, se registraron algunas de las peores inundaciones, que dejaron más de 200 muertos y ocasionaron miles de millones de dólares en pérdidas.

«He sabido desde hace mucho tiempo que el cambio climático es un desafío al que tendremos que encarar», declaró Laschet en un tenso intercambio con periodistas tras las inundaciones y en el que insistió estar a favor de «mayor velocidad» en las medidas para reducir las emisiones de gases.

Tales declaraciones ofrecen un rayo de esperanza para activistas como Salome Dorfer, quien lleva a cabo una campaña para evitar que la pequeña aldea Luetzerath sea demolida a fin de permitir la construcción de una mina de carbón.

La aldea, ubicada en el estado de Laschet, y cuyo nombre aparece en registros públicos desde hace 853 años, está apenas pocos metros de un enorme cráter en el que la empresa eléctrica RWE está extrayendo carbón para alimentar una planta generadora.

El proyecto debe concluir en el año 2038, pero activistas insisten en que debe cesar por lo menos 10 años antes para que Alemania pueda cumplir con la meta, fijada en los Acuerdos Climáticos de París, de limitar el calentamiento atmosférico a 1,5 grados centígrados (2,7 grados Fahrenheit).

«En cada metro del subsuelo debajo nuestro hay en promedio 46 toneladas de carbón, y eso es un montón de carbón», expresó Dorfer. «Cada metro cuadrado que salvemos evitará un montón de emisiones».

Agencia AP
Associated Press es una organización de noticias global independiente dedicada a la información fáctica, fundada en 1846 y ahora con presencia mundial.
Artículo anteriorPresidente mexicano dice que no aceptará autodefensas
Artículo siguienteEstados Unidos prohíbe ingreso de expresidente hondureño Lobo Sosa